“El diálogo” es para sostener en el poder al capitalismo

El diálogo no es un espacio para decidir sobre temas de interés nacional, como lo creen muchos ingenuos que hacen recomendaciones de temas para sean discutidos en México; no se trata de gente que debate los problemas del país y busca soluciones: no se trata de cambiar democracia por Citgo, o por vacunas, el oro que ya se robaron los ingleses por la libertad de los presos políticos de la derecha.… El diálogo es más bien: "¡cómo hacemos para permanecer en el gobierno hasta el final y salir de él sin persecución y sin cárcel!", el diálogo es terminar el período de gobierno a cambio de negocios y poder, o sea lo que pidan los otros a cambio. Por lo visto EEUU no quiere que esto pase; la consigna es "váyanse ahora, y no habrá sanciones", pero ¿quién les cree? ¡El madurismo la tiene difícil!

Las opciones de EEUU son un golpe de derecha o unas elecciones presidenciales adelantadas, convocadas por maduro, pero para que gane la derecha a sus servicios (Guaidó o cualquiera de ellos); unas elecciones adelantadas produce el mismo resultado, pero es un procedimiento políticamente más barato y más limpio para el imperio.

Es incierto cómo se va a resolver la salida del madurismo del gobierno, saber quiénes, de los que dialogan, reclamarán una participación en el gobierno cuando maduro se vaya, enfrentándose, quizás, a los Guaidós, que lo harán en nombre de EEUU; quiénes quedarán fuera y quiénes dentro, pero, de seguro que la restauración del modelo capitalista colonial va con todos los hierros, y el madurismo comprometido (muchos huirán a la derecha) y el chavismo en general, los verdaderos socialistas, seremos arrasados después de ese diálogo, fracase o no. La última palabra la tiene EEUU… China y Rusia (ese es el verdadero diálogo).

O nosotros, los chavistas-socialistas. La opción del chavismo, de los militares patriotas y chavistas, la opción para salir del fondo del abismo es retomar el control del gobierno y ordenar el país apartando a Maduro y al madurismo de él, que traicionaron lo legado por Chávez. La verdad es que no sabemos exactamente cómo comenzar desde ahora, pero existen organizaciones de base, precarias, manipuladas por el madurismo, pero están ahí, y una inútil maquinaria electoral que podría servir de organización de base, que se podría reorientar para producir política seria, para mejorar nuestro destino, junto a líderes obreros chavistas y a las organizaciones estudiantiles y profesionales socialistas, movilizar al país para un gran debate nacional en defensa de la revolución socialista y de Chávez; corregir la dirección y volver a Chávez. Hacer asambleas de resistencia popular, barricadas ideológicas en contra de la imposición del capitalismo por el madurismo, con sus ZEE, sus casinos, sus privatizaciones y restitución de tierras y empresas confiscadas, a latifundistas y conspiradores; frenar la venta del país al capital privado y botar a los traidores. Darles un mensaje claro a los enemigos al servicio del gran capital que no estamos dispuestos volver a ser sus esclavos.

La opción chavista-socialista, que sabe que Maduro y el madurismo son un fraude, sigue siendo una corriente de pensamiento, de opinión política honesta y de peso político muy importante. El socialismo sigue siendo una opción válida a pesar del desprestigio acumulado por el gobierno de Maduro actuando de una forma fraudulenta en su nombre, calumniando a Chávez y al socialismo con sus mentiras y manipulaciones. La gente honesta que cree en el socialismo, y en una sociedad más humana y más justa somos mucho más que aquellos que siguen arreados por el madurismo electorero, llevados de las narices o atontados con sus mentiras. Ya nadie cree en ellos y cada vez menos en sus excusas.

Las sanciones y el bloqueo pueden golpear duro a un país, eso es cierto, pero no tienen que doblegar a un pueblo y mucho menos a sus líderes, si son honestos y verdaderos luchadores patriotas, sin son revolucionarios y socialistas. Las sanciones no pueden ser la excusa para no luchar, ¡quítense la máscara! Es inconcebible que unos hombrecitos eunucos puedan chantajear al gobierno bocón madurista, con las sanciones y el extraño bloqueo – que hace aparecer por todo el país redes de tiendas ("bodegones") vendiendo de todo importado –, que tras las cámaras de televisión entrega el país, que es de todos, a los intereses privados.

Nuestro problema no es la corrupción, nuestro problema es el capitalismo y todo lo que se deriva de él, la ignorancia, la indiferencia, el egoísmo mezquino; sin esa lacra moral y social es difícil que el individuo se corrompa. Los que más hablan de corrupción son aquellos que más lo tienta el dinero fácil, las ventajas, el provecho de lo ajeno y de lo público. El socialismo es una revolución moral, sin él todo estará perdido, volverá a enseñorearse la mentira dentro de nuestra sociedad, la falsa democracia, las promesas electorales, la demagogia que es la escopolamina con la arrastran a los tontos al matadero.

Mientras haya capitalismo e injusticia social no puede haber paz, en Venezuela no cabe "todo" ni cabemos "todos". ¡Volvamos a Chávez y al Plan de la Patria socialista!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 839 veces.



Marcos Luna

Dibujante, ex militante de izquierda, ahora chavista

 marcosluna1818@gmail.com

Visite el perfil de Marcos Luna para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: