Crítica ácida

In english or in spanish = vencidos Estados Unidos

Enervan los venezolanos que nos acusan de estar entregados a Cuba y "matarle el hambre a los comunistas", estúpida expresión que aburre en medio de la infinidad de sandeces que repiten. En su idolatría por quienes en la realidad nos explotaron hasta 1999 y desean fervientemente volver a caer en sus redes salvajes, esa atrasada formación ideológica ultra radical de derecha pitiyanqui justifica asesinatos para sostener el anticomunismo, y con respecto a latino América unida. N P I, es decir Ni Pequeña Idea.

Gracias a Luis Britto García, conocemos estadísticas que ocultan a propósito periodistas del pitiyanquismo, ajetreados en sacar a flote ese "Titanic" que es la falsa democracia representativa liderada por los USA, modelo decepcionante siglo XX y XXI al que no salvan de su debacle ni inventando excusas para sostener su morbo negociador de vacunas en la pandemia, con amenazas convertidas en gestos parecidos al de los músicos de la orquesta en el gran buque, que tocaba mientras iban al fondo del mar.

El escritor y articulista venezolano Brito García prolífico de la moderna literatura e investigación política, cuenta que en cifras del 2020 hay 16 millones de iletrados en EE UU y lo admitió la BBC de Londres, mientras en Cuba el analfabetismo es cero. Le agrego que en Venezuela hay cifras reducidas menores a las heredadas en 1999, superadas con el plan "Yo si puedo" de ayuda solidaria y experiencia recibida de los hermanos antillanos, con muchos años de haber erradicado el analfabetismo en la isla.

La esperanza cubana de vida es 79,6 años, mejor que la de Estados Unidos que es 79,2 años admitida por el programa de naciones unidas PNUD. El índice de mortalidad infantil cubano es 4.0, menor que el de la potencia que bloquea a cubanos o a quien les venga en gana. El último índice de GINI disponible revela a Cuba como uno de los países con menor desigualdad del mundo; en esto Venezuela va boyante por haber actuado desde hace tiempo, mientras en Chile se vive la peor desigualdad de todo el continente, nación en la que encarecen el cobro de agua potable.

El mundo descubre a EE UU como el segundo país más desigual del planeta, y para remate del futuro socialista o comunista esperanzador el índice cubano de desnutrición infantil certificado por la UNICEF, es cero, mientras tan solo en el estado de Florida con el doble de habitantes que en Cuba, la pandemia ha causado cerca de 38 mil defunciones, entre ellos venezolanas y venezolanos que engañados abandonaron el país en busca de la green card estadounidense, y entretanto son humillados.

Hay que enterar de estas verdades a los disociados y describir lo miserable de viejos periodistas decrépitos que hicieron carrera adulando la era adecopeyana, y hoy junto a nuevos comunicadores se merecen el peyorativo fablistanes, bichitos de la comunicación social que se burlan de los medallistas que nos representan en Tokio, quienes han cumplido ya la mejor actuación de Venezuela en la historia de los Juegos Olímpicos, ofensa a los vencedores a los otros 39 competidores y a nuestra delegación.

Los desordenados defensores de la oposición contrarrevolucionaria, pierden la chaveta ardidos porque el entrenador de la atleta medallista de oro olímpica y record mundial salto triple, Yulimar Rojas, es entrenada por un ganador de medallas internacionales cubano, Iván Pedroso. Para colmo de la hipocresía politiquera, hay ejemplos de cómo se conducen hala mecates de gringolandia y al respecto me voy de ejemplo.

Enrique Salas Römer y su hijo Enrique Salas Feo, fueron gobernadores de Carabobo y contrataron entrenadores cubanos, su Estado se titulo varios años campeón de los juegos nacionales. Seguro que Mario Moreno "Cantinflas" estupendo humorista de crítica social a desgobiernos demócrata representativos aztecas, les podría decir "ahí está el detalle, vamos a tratarnos como caballeros o como lo que somos", y trasladando esa conducta de los Salas ejemplificar la hipocritocracia representativa.

No les importó traer de la comunista nación cubana y no llamaron intervencionistas a deportistas antillanos, posiblemente porque según denuncia reciente de Diosdado Cabello, el junior Salas Feo que se quitó en campaña el apellido de su señora madre, no perdía oportunidad de probar el famoso ron cubano y los habanos, Salas junior asistió borracho a las diez a m, a una reunión con chavistas encabezados por Cabello Rondón, conducta de cierta oposición incierta, equivocada y desplazada.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 693 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: