Ahí viene el comunismo

Decir eso equivale a nombrarles el coco a los niños o cuestionar sobre la existencia de Dios en la misma Iglesia. Impensable, cruel, sacrílego. Cuando menos, aterrorizante. Pocos se preguntan qué es el comunismo en verdad, menos aún se han tomado la molestia de buscarle una definición justa, que reivindique el principio según el cual la existencia de una sociedad dividida en clases es una aberración.

El pecado más grande que cometieron Marx y Engels fue hablar de la necesidad de que no existiese propiedad privada sobre los medios de producción.

Ese fue el mayor error propagandístico de la historia. Su idea de una doctrina que propugnara la igualdad social hubiese resultado maravillosa, si no se hubiesen atrevido a meterse en los espacios de la propiedad, lo cual casi equivale a decir al propio ego. "Yo soy más en tanto tengo más", es el principio fundamental de este mundo egoísta en el cual vivimos.

El talón marxista es justamente ése: los seres humanos, más específicamente los occidentales, vemos con buenos ojos todo lo que se haga en beneficio de la comunidad, excepto aquello que nos perjudique a nosotros mismos. Primero yo, y por encima de mí, mi apartamento, mi otro apartamento, mi carro, mi celular, y todo aquello que me confiera poder, me dé prestigio y por tanto me haga feliz. Seré mejor persona mientras los demás aprecien cuántas cosas tengo.

Por eso es que hay que hablar de Socialismo del Siglo XXI. Por el miedo al comunismo; porque compartir no entra en nuestro diccionario; porque las palabras "bien común" inspiran temor a la pérdida del ego cimentado en la propiedad. Por eso estamos inventando nuevas definiciones y nuevas ideologías; para no herir más el sacrosanto principio de "con lo mío no te metas".

Los norteamericanos han arrollado al mundo con su propaganda de una sociedad perfecta donde todo funciona y donde se privilegia el confort.

Es el sueño tras el cual muchos han perdido la vida y otros cientos de miles han sido asesinados. La preservación de su especie egoísta es lo único que importa. Por eso Bush nos amenaza ahora. Se reedita el "macarthysmo": olemos a comunismo.

mlinar2004@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3365 veces.



Mariadela Linares


Visite el perfil de Mariadela Linares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mariadela Linares

Mariadela Linares

Más artículos de este autor