Venezuela fragmentada por carencia de liderazgo civil como militar

En todo tiempo no se ha hecho otra cosa que recoger lo que dejaron las generaciones pasadas y, sumando los conocimientos adquiridos a los que aportamos con nuestra experiencia personal enriquecemos nuestro caudal filosófico. Sólo así avanza el mundo, solo así se comprende la perfectibilidad de la vida

Y esto, es la cultura, un aprovechamiento continuo de los estudios e ideas que otros hombres dejaron. De allí, una cultura revolucionaria que se quería aprovechar para darle un máximo provecho de esas enseñanzas al pueblo. Pero, el tiempo ha dado otras realidades y disposiciones naturales. Los preceptos revolucionarios alimentaron otros pechos que se convirtieron en delincuentes para encadenar al hombre en un presente lleno de calamidades y miseria.

Siempre he creído que la cultura es enciclopédica y universalista, sin que tenga que estar bastardeada por el criterio dogmático y estrecho de los hombres, accidentes en el tiempo.

¿Un arte proletario? Nunca ha existido, representa un cuadro y aspecto de la ideología burguesa, copiando fatigosamente lo que a una mentalidad actual no puede interesar, claro, hay que hacer un arte q ue responda totalmente al modo subjetivo de la cultura que intentamos crear y que solo podemos manifestar con rasguños con lo producido en el contexto del pueblo. Lo demás es copia y decoración para los nuevos ricos representados en el ala militar y la capa delictiva socialista.

El arte, nunca ha respondido a modos políticos, sino a necesidades espirituales. España, Alemania y Francia fracasaron cuando han querido hacer de la literatura, un trabajo de jornalero para manipular a las masas, allí esta el caso nuestro en la visión de nuestro cantautor Alí Primera, quien creó un cuerpo netamente socialista el solo y cayó un tiempo con estrépito al ser utilizada su música de masas populares a otros fines.

Sencillamente es una contemplación de lo grotesco en una realidad. El hombre se ha enamorado de nuevas formas de vida y se ha construido un mundo individualista y minoritario. Es que ha creado sus propias supersticiones ante las incertidumbres de un materialismo histórico que jamás ha existido. Estamos reproduciendo hechos del pasado, cuerpos típicos de un debate que, implícitamente, nada tiene que decir. Los invasores del precepto socialista lo han llevado más allá de la estética marxista.

Todavía el encarcelamiento y muerte de García Lorca permanece en el silencio. Solo denuncias de la prensa de izquierdas, sin argumentaciones sólidas, es que, precisamente son los roles sociales de una sociedad atrincherada en una utopía que se desprende de las generalidades de quienes ejercen el poder. Es una evolución de La Alemania Nazi y la España franquista que crearon un clima de desasosiego desde el año 1934, porque la historia evoluciona, no es estancada y muchas veces carece de un criterio paternalista. Simplemente son campañas perniciosas ya manipuladas que solo buscan apretar más al proletariado, el mejor ejemplo, el valor del bolívar soberano ante el dólar. En la actualidad, los socialistas no son verdaderos, es un circuito profesional que esclaviza al pueblo y se distancia claramente de los postulados de Carlos Marx y otros filósofos contemporáneos.

El proletariado o clase trabajadora venezolana no tiene un bastón de mando, se encuentra atrofiada porque no hay un líder que reoriente el país. Solo hay un fascismo abierto, Los generales gobernadores para completar les abrieron las puertas a las guerrillas, sea cual fuere su representación, es el adormecimiento de la patria y la locura nos envuelve cualquiera sea su dimensión.

El contenido de la vida cuesta y más su emplazamiento hacia nuevas realidades. Ya la cortina quedo descorrida, El repique oriental se siente en nuestras tierras, cuando somos expresamente occidentales., más allá se encuentran los mapas de la migración, ya esos sueños no existen, Bolívar perdió el tiempo en Perú y Ecuador países xenofóbicos hacia Venezuela y ahora de tanto humillarnos nos piden oxígeno, sinvergüenzas.

Ya entre los venezolanos se quiere ver una imagen soviética o china, en las colas es común oír hablar del presidente, ni los viejitos dan un sí. Es el momento de reflexionar y orientar al pueblo, Necesitamos una nueva bandera de protección, yo me quedaría con la rusa y norteamericana. Ellos, ambos Estados, representan al verdadero campesino con su hoz en el campo. Esta revolución es simbólica, no de hechos y acción comunitaria, Estamos en un estancamiento ante la critica y el silencio es un sentimiento colectivo de frustración ante una caída de la moneda de una manera vertiginosa, Es el momento de construir viejos episodios de la patria, Es el momento de anhelar una burguesía amplia y el país con ella, que sea culta y comprensiva Por ello, asumamos conciencia ante lo imprevisto, y sigamos con optimismo viendo el futuro.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 435 veces.



Emiro Vera Suárez


Visite el perfil de Emiro Vera Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: