Ecuador elige: derechas, izquierdas, indígenas. Un detalle a considerar.

Las elecciones en Ecuador tienen en alerta roja a los movimientos sociales y a la izquierda (particularmente me es altisonante eso de "progresismo", pareciera ser un "soy pero no soy de izquierda", pero eso es otra reflexión).

En Ecuador, preocupa más porque allí la izquierda, materialmente no ha perdido una elección desde que Rafael Correa ganó en 2006, pero fue insólitamente traicionada ante la vista de Correa y parte de su entorno -porque Moreno era del entorno-, y de los ministros y parlamentarios que traicionaron. ¡Y nadie se daba cuenta!

Ya se sabe quién es Guillermo Lasso, un hombre de derecha, un banquero neoliberal: es parte de los que sedujeron a L. Moreno, quien con sus canciones ante un piano y con su discapacidad se ganó a la izquierda en Venezuela, en Cuba, en Nicaragua. Algo es normal porque el infiltrado obra poco a poco, con mucha empatía, como el buen espía y contra espía, puede pasar años trabajando desde adentro, dañando, complotando. En Venezuela, la lista ya es larga ¡Y nadie se daba cuenta!

Eso se lo hizo Gorbachov al poderoso partido comunista Soviético. Pasó décadas haciendo su trabajo. Repitiendo eslóganes, dando vivas a Marx, a Lenin, gritando contra el imperio gringo, y hasta realizando gestos de generosidad, se metió a 16 repúblicas socialistas en el bolsillo y las implosionó en complicidad con la el papa que hecho santo exprés ¡Y nadie se daba cuenta!

Lucio Gutiérrez en Ecuador; Ollanta Humala en Perú, Michelle Bachelet en Chile, forman parte de ese liderazgo que llegó al poder con los votos de la izquierda, para luego gobernar exclusivamente para los intereses de la derecha. Cuántas veces se les oyó en campaña vociferar consignas populares y promesas en favor de los más pobres.

Los mejores proyectos ideológicos son los que alcanzar a brindarse desde cada espacio. Con formación, trabajo de campo, superación de dificultades, sacrificios constantes. Donde para ser el primero, hay que hacer como Cristo, lavar los pies, subir escalones, sin trepar. Irse a caminar con los que viven entre el barro, en las aldeas, en los callejones. Despojarse de todo como un Simón Bolívar, un Tomás Sankara. No hacer del poder una forma de vida, sino una manera de servir.

Guillermo Lasso es un público y declarado enemigo de los pueblos, y su oferta es el neoliberalismo. No hay nada mejor que conocer al enemigo para vencerlo. Carlos Pérez o Yaku Pérez, cómo ahora eligió llamarse, es el otro candidato, ahora peleando por la segunda vuelta. Se presenta como una suerte de nini, de un centro sin dirección, de candidato indígena. Ha sorprendido la orden de "fuego", sin "preparen" y "sin apunten", que de pronto han dado contra él.

En este caso basado en sus declaraciones y posiciones antes de la candidatura, que no hicieron en la campaña. Son pocos los datos sobre Pérez, sin poder negar que se quiera o no, tiene con él un sector de indígenas que los respalda, de derecha o centro derecha, pero lo respalda. En cualquier momento, aparecerán los de izquierda "progresista", esperamos, en acercamiento mutuo con UNES. Esto es imprescindible para el futuro del Ecuador multiétnico y pluricultural.

El "fuego" contra Pérez, que se da fuera de Ecuador, en el temor de que sea el contendor a la segunda vuelta, olvida que podría llegar de "tercero" y ser factor importante en las negociaciones, él o su entorno. Disparar a mansalva sin tener el frente enemigo bien definido no es de estrategas.

Afortunadamente, Arauz, o Correa, o UNES, han tenido, hasta ahora, cuidado en no caer en esta tentación de irse por la línea de destruir al contendor. Esto lo intentaron hacer los 15 candidatos en los debates televisivos contra Arauz, y se le revirtió la táctica, porque lejos de perjudicarlo, sembraron más su imagen en los votantes.

El gobierno de Moreno, dirigido desde afuera por los enemigos de los proyectos de izquierda, desesperadamente unge estratagemas a fin de sacar a Arauz de la competencia. ¿Qué tonto o tonta va a creer que una candidatura de izquierda con clara opción de victoria va a buscar recursos económicos para la campaña con un grupo que en Colombia se encuentra en jaque? La derecha suramericana, que si fue financiada por una empresa corrupta de Brasil, quiere reflejarse de esa manera, y para ello se presta un mandatario que día a día demuestra una torpeza política sin precedentes, como es el sub-presidente de Colombia.

No es abriendo fuego de adjetivos contra Pérez que se ganaran las elecciones en Ecuador. Es con el estilo que UNES con Arauz está demostrando de hacer propuestas realizables para el pueblo y de mostrar una obra de gobierno de Correa que cambió al Ecuador; así como garantizar, que cada cuadro de UNES, de la Revolución Ciudadana juega y jugará cuadro cerrado con el pueblo. Es no repetir los errores de no dialogar continuamente y dar protagonismo a los pueblos indígenas y afrodescendientes. Todo indica, que UNES, Arauz y Correa tienen esto, ahora, muy claro.

La campaña más que contra el segundo en la competencia, ha de ser contra las fuerzas internacionales neoliberales y sus aliados internos. Los primeros encabezados por la OEA, los segundos por el hábil Moreno quien se metió a la izquierda en un bolsillo y en 2019, de manera inesperada se salvó de ser derrocado, al meterse también a los indígenas de derecha y centro en el otro bolsillo.

No solo es ganar unas elecciones, es poner a gobernar al pueblo, a los pueblos ecuatorianos.

 

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 719 veces.



Reinaldo Bolívar

Investigador, fundador del Centro de Saberes Africanos, vicecanciller para África

 reibol@gmail.com      @BolivarReinaldo

Visite el perfil de Reinaldo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: