Auditórium

Con alacranes y cocos secos, no hay revolución

"Unirte a gente mediocre es unirte a gente tóxica, sin darte cuenta de que el aire viciado entra por tus poros y te enferma". Bernardo Stamatea.

Mirando sin pasión, la actual tragedia venezolana que es justamente lo que sobra, y analizado sin sentimiento, el combustible necesario para la locomotora de cocos secos y alacranes, que está terminando por descarrilar el proyecto de Hugo Chávez, iniciado el 4-F de 1992, siendo esto el comienzo del fin de la mayor sacudida política a la democracia de este país, si ahora incluimos el cruel goteo corrupto de estos alacranes cocos secos, ahora si puede decirse que empieza a lastrarse el avance progresivo hacia la recuperación de la economía, la modernidad, y el estado del bienestar. Por lo tanto, pasión revolucionaria ya no hay, lo que se ve es el interés oscuro, de un alacrán mediocre inmenso en el devenir de la aventura, sí, aunque así lo refleja el descontento popular, esto figura entre las primeras preocupaciones de la ciudadanía venezolana.

Esto es fin de mundo, donde un alacrán señalado de gravísimos hechos de corrupción en los medios de comunicación, y las rrss, y con una diputación regalada por el cne, donde se anuncia con bombos, y platillos, que interpelará en la Asamblea Nacional, al Fiscal General de la Republica, y al Presidente del TSJ, sobre la corrupción en la extinta AN de Guaidó 2015-2020, precisamente desde donde este alacrán se hizo famoso, y rico, así me lo manifestó con preocupación un militante del psuv.

Los expertos, y aquellos que no lo son, pero tienen algo que decir han escrito mucho, y bien estos días sobre el asunto, que los más osados desequiparan, a esto con una revolución. Si así fuere, con la reciente adopción de este corrupto, a claras se ve la falla del liderazgo revolucionario, cuando este tumor putrefacto, entra como un cáncer terminal para hacer metástasis en el enfermo cuerpo de la revolución, quien fue cooptado para que cumpla ese papel, ahora este alacrán se presenta como el genuino representante del pueblo movilizado, aun cuando sabemos que nació como coartada de la huida hacia delante del segmento opositor mas corrupto, y putrefacto, y sin escrúpulos de la escena politiquera venezolana, cuando se vio autodestruido, e iba a ser perseguido judicialmente por su participación en hechos de corrupción.

Luego, los conversos trasnochados borbónicos de los que habla el presidente Nicolás Maduro, lo convirtieron de repente en árbitro de la revolución, donde nutrió el accionar de su agitación permanente en las filas opositoras hasta finales del 2019, y quien ahora se ha convertido en la muleta decisiva de la revolución bolivariana, donde la ocasión la tiene en bandeja de plata, que le han puesto los alicaídos lideres de la revolución bolivariana, para sostenerse, y atizar a sus ex compañeros opositores de la fenecida AN.

Este condón de alacrán, por mas que le pese, y les moleste, a muchos dirigentes honestos de la revolución bolivariana su imposición, este espécimen no oculta su meteórico ascenso financiero ante el dramático cuadro de miseria del pueblo revolucionario, donde ha ido desplazando con su ‘prontuario’ a líderes revolucionarios con carismas, indiscutibles, capaces de liderar todas las elecciones, a las que se presenten. Este alacrán no tiene cualidades morales, para presidir esa comisión, y menos con autonomía de decisión, sino el de cumplir el encargo sucio de traidor poniendo la cara. y la firma.

Hay otros alacranes cocos secos con banderas, como espadachines de la revolución, que asustan a los militantes, pero a la falta de líderes, sobra la chapuza en las comisiones parlamentarias que seguramente a estas alturas les está quitando el sueño a algunos, y algunas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1013 veces.



Edgar Perdomo Arzola

Analista de políticas públicas.

 Percasita11@yahoo.es      @percasita

Visite el perfil de Edgar Perdomo Arzola para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: