La Tecla Fértil

El charrasqueo del izquierdismo venezolano

La contemporaneidad en Venezuela ha traído alarmismo en cada escenario que se describe en los escenarios políticos. Es que se refleja el tema de la gestión urbanística por la profunda división económica en la sociedad. Es un paralelismo real entre la exclusión dentro de las naciones y regiones, como la prosperidad creciente de los oprimidos en América Latina. La misma marca ya un 60%. Nos han convertido en ancianos jóvenes, somos más visibles, una población mayor deprimida y finamente, los partidos deberían servir para vincularles directamente con las generaciones jóvenes.

Desde la II Guerra Mundial, la derecha política se ha vestido de nuevos ropajes y, hasta organizaciones adoptaron algunos de los valores de la izquierda y aceptaron el marco básico del Estado de Bienestar. Desde los ochenta, las cosas han sido al revés debido al influjo ideológico creciente del neoliberalismo. Desde esta visión, la izquierda es la que tiene más que ganar porque diversifico sus categorías para dejar de dudar sobre sus principios metodológicos y, la derecha desde ese momento esta identificada como una obsesión política obsoleta.

Las diferencias políticas, no es solamente cuestión de polaridad, son criterios de actitud en cuanto a la igualdad y como favorecerla, porque es un concepto relativo para entender las diferencias sociales en un contexto. Estamos, en una época de democracia, una sociedad perfecta que genera desigualdades por la permanencia de una derecha que crea descontentos y conflictos para controlar el mercado neoliberal y tener control de la moneda.

La desigualdad crea sus núcleos motivando individualidades, dando lugar a una política para la emancipación mediante el fomento de fuerzas, donde un ala de ese sector tiene un principio vital, , el bienestar y la autoestima de la gente y esto, prevalece en esa gran masa humana que es el Psuv, no hablo de su dirigencia, me refiero a sus militantes, ciudadanos que se la jugaron con Chávez y ahora están frustrados ante la política neoliberal del gobierno.

Las familias tienen una naturaleza cambiante en el trabajo y la identidad personal y cultural. Recordemos que la izquierda clásica es emancipadora, porque sus políticas son para la vida y, el asunto es ser bueno o no., estamos atañados a decisiones de un acercamiento global, con un centro político que implica compromisos, acuerdos y alianzas, nunca un punto medio, es una alternativa muy definida, es cuestión de diferentes niveles de poder.

En consecuencia, es el momento de tomar a Gramsci y a Trotsky. Porque ha llegado el momento de renovar la cultura cívica, regresar los militares a los cuarteles porque deben estar listos para la guerra, es su carrera tomada por algunos jóvenes por vocación, e ir al Estado Comunal., hacer un nuevo registro castratal de las tierras y asumir cuadrantes bancarios y de registros territoriales para enfrentar el calentamiento global y la aplicación del sistema HARP por parte de los viejos imperios que desean más poder y oro en sus arcas, lo que implica la entrada de una juventud y sociedad altamente reflexiva y dispuesta a luchar por sus ideales, tal como lo vienen haciendo en Chile y Brasil, EEUU y Canadá.

Es una sociedad joven caracterizada por altos niveles de organización e investigación. Es el compromiso cívico que tiene su arraigo en el pasado para ir a una comunidad local en su conjunto.

De modo que las fronteras se verán más difusas porque deben adecuarse a un sistema más realista donde el multiculturalismo aprecie el sentido de la historia y su identidad para hacerle frente al tribalismo étnico representado por la derecha que en este tiempo, solo busca la confrontación y la desintegración de los Estados mediante la fobia generalizada y solo asistir un entorno tolerante a sus requerimientos. De modo que solo desean sentirse cosmopolita y ser en el recuerdo, miembros de un pasado imperial, es cuestión entonces de control de fronteras y no cerrarlas, ellas son libres y solo marcan un hito histórico y se debe proceder a un cerramiento cuando hay virus o pandemias.

Con la defunción del socialismo como teoría económica de una gestión ha desaparecido una de las líneas divisorias entre derecha e izquierda. La izquierda, siempre quiso utilizar la tesis y doctrina marxista para derrocar al sistema capitalista y, solo la justicia social definirá los nuevos valores.

Necesitamos actuar, la modernización política implica un consorcio en el que los gobiernos, empresas, ecologistas moderados y científicos cooperen en la restructuración de la economía política comunista con arreglos a criterios más defendibles ideológicamente.

Estamos frente a una sociedad heterogénea y percibo que los candidatos a La Asamblea Nacional manejan un discurso de la ignorancia muy aparatosa en la formulación de propuestas para el Estado de Bienestar. Las diferenciaciones políticas son continuas y reciprocas.

Después del fallecimiento del comandante Chávez se abrieron las puertas de la corrupción y cada político bailo su propio merengue.

Los delitos son graves y necesitamos tener evidencias para trabajar fuerte y tener transparencia democrática y despedir a los ineptos de la burocracia del Estado. La verdad, debe ser una herramienta viable de lucha por la igualdad y equilibrio social.

Hay que generar confianza y, siempre habrá un ganador o perdedor. Los dirigentes del Psuv deben dar una respuesta clara sobre las sanciones a Venezuela y actualizar sus leyes mediante una reforma parcial o total de las mismas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 376 veces.



Emiro Vera Suárez


Visite el perfil de Emiro Vera Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: