Asidero

Occidente, refleja un vacío comunista y reconstruir el socialismo es del pueblo

Nos encontramos en una emergencia civilizatoria, abriéndose coyunturas que no sirven en lo absoluto para el progreso de la nación e impide en esta parte del mundo organizar clubs de inversionistas para crear puestos de trabajo. De allí, la pérdida de los sentidos y la destrucción directa de los sujetos históricos como las identidades territoriales a la que se pretende acorzar con una utopía y abolir incluso la dimensión del futuro.

Hay que repensar el proyecto de la contemporaneidad. , de rearmarlo de nuevo en función de nuestras necesidades y de nuestro proyecto bolivariano histórico. Claro, todo lo expresado se encuentra plasmado en una balanza, porque hay manipulación y destrucción mediática de las culturas populares y nuestros sistemas simbólicos. No hay duda, la filosofía norteamericana es la secuela de estos vientos, alejándose un poco del racionalismo cartesiano y la metafísica para introducir el concepto religioso, que juegan siempre como vallas para desalentar la emergencia de un pensamiento propio y Simón Bolívar y Hugo Chávez Frías siempre quisieron que el hombre latino asumiera una ideología resultante de sus ideas particulares.

Hoy, estamos ante una política de chatarras. Falsos rituales para falsos mitos. Más que crear obras coherentes y genuinas, la influencia de un arte estereotipado viene saqueando de un modo irresponsable los distintos universos simbólicos, para apropiarse de elementos que serán degradados en combinaciones absurdas y facilistas. Es un fetichismo de la mercancía. Así que el capitalismo se hace sentir en este Estado Bolivariano de Venezuela de una manera colectivista y como una matriz simbólica de apropiación selectiva de elementos culturales y tecnológicos ajenos, provenientes de China, Irán, (persas), y Cuba.

Las tecnologías de punta se manipulan cada vez más como feroces espejos de colores para demoler los universos simbólicos que han logrado, pese a tantos bombardeos coloniales y neocoloniales que, buscar preservar su coherencia en el tiempo y seguir reelaborando en términos propios los préstamos culturales de otros países. Esto quiere decir que, los resultados no han sido óptimos en los intentos de las reformas económicas e institucionales, lo que su enfoque difiere en el fracaso del Estado y su utilidad en la reconstrucción del país.

Necesita el Estado, garantizar el orden público y la defensa ante invasiones externas, antes que proporcionar un seguro de enfermedad universal o global y, esta pandemia es una referencia, ante el término de fuerza

Muchos países del mundo se han estancado por la democracia liberal. Se puede afirmar, sin temor a equivocarnos que la política del siglo XX, estuvo tremendamente determinada por las controversias acerca del tamaño y la fuerza del Estado. En el ámbito político, la economía neoclásica gano un tremendo prestigio al convertirse en la primera ciencia social y, en la tercera democratización, América Latina, Asia y África salieron del autoritarismo para entrar en una etapa de desarrollo en espacios pertenecientes al antiguo régimen comunista.

Todavía, surgen nuevas amenazas.

El pueblo, es una gran masa irredenta, la que ansia grandes y sabias transformaciones de todos los órdenes, cuando crea en algo y en alguien. El mismo sufre todas las penurias y desdichas y, es por tanto capaz de pelear con todo el coraje y esta dispuesto hacerlo. Cuando se observa el incumplimiento de una multiplicidad de promesas.

Hay que dejar de hablar sobre lo mismo. Se debe dejar atrás la costumbre de hablar sobre lo demás. No trae nada positivo y, las preguntas surgen para manifestarse en cada ser humano, dando un resultado muy positivo con nuestra conciencia.

Hoy, vemos transferencias emocionales por todos lados en busca de un solo liderazgo, pero, el pueblo no considera esta realidad, su conciencia vaga de un lugar a otro con fijaciones infantiles de una sola intensidad. Hay que ser responsable y cubrir nuestras insuficiencias para no caer en insuficiencias. Dejemos el sadismo equivoco hacia nosotros mismos y avancemos a las teorías de Freud para abrirnos al campo político, no dejemos que los reptilianos acaben de abrazarnos para destruir nuestra moral.

La política en el movimiento izquierdista se encuentra por la deslealtad. Un ejemplo claro fue la actitud de Piedad Córdoba, militante del Partido Liberal Colombiano años anteriores y conocía las rutas de los guerrilleros de La Paz, teniendo una gran amistad con los congresantes de Estados Unidos de Norteamérica y una consecuente turista en Washington, ya sabemos de la muerte de Raúl Reyes de parte del ejército colombiano y un alto catire que parecía más norteamericano o israelita que colombiano.

En el proceso de coloniaje al África y América Latina, estuvieron los franceses, que luego incluyó a la India, Libia, a la vez territorios del viejo Imperio Otomano. La muerte de Reyes se produjo tres días después de una reunión en Panamá con el comisionado Luis Carlos Restrepo, Daniel Parfait- ex embajador de Francia en Colombia y esposo de la hermana de Ingrid Betancourt y Noé Sans, asesor del gobierno francés. Esto en relación con la liberación de tres norteamericanos secuestrados.

Leyendo textos adquiridos en Las Librerías del Sur, en época pasada, más mis libros académicos, me doy cuenta de la traición de la izquierda hacia sus propios dirigentes, incluso presidentes que incluyen a Rafael Correa, Evo Morales y Cristina. En el caso de Daniel Ortega no hay vestigios, es un avezado dirigente de base marxista- leninista y su historial solo se perfila en fortalecer a Nicaragua, muy al contrario de Venezuela, país lleno de escorpiones, alacranes, desleales traidores, saltamontes y colectivos que causan malestar al pueblo, en vez de fortalecer los vínculos populares.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 385 veces.



Emiro Vera Suárez


Visite el perfil de Emiro Vera Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: