A Maduro no lo saca nadie de Miraflores, él se va...

…A IR ACOSTUMBRANDO AL EJERCICIO DEL PODER Y SE VA A POSTULAR PARA EL PROXIMO PERIODO, Eso es lo que uno percibe en todas sus actuaciones. Ese protagonismo exagerado con el tema del Corona Virus y la pelea que tiene cazada con Iván Duque, Donald Trump y lo que el llama "la izquierda infantil" es simplemente una estrategia adelantada de campaña electoral. Quiere llegar al 2025 como el Presidente indispensable sobre el cual descansa la paz y el progreso de Venezuela.

Si algo estudiamos en Ciencias Políticas, los que nos graduamos de Politólogos, es El Poder. Al tema de cómo se obtiene, como se conserva y porque se pierde El Poder, le dedicamos prácticamente los cinco años que duran los estudios en esta rama de las Ciencias Sociales. "El Príncipe" de Nicolás Maquiavelo se convierte en nuestro libro de cabecera.

Lo peor que le puede suceder a alguien que ha saboreado las mieles del Poder, es perderlo. Para algunos es una tragedia de tal magnitud que prefieren perder la vida antes que El Poder. El poder decidir sobre la vida de los demás es un placer tan fuerte que todavía no se conoce algún otro placebo o droga que lo sustituya. Marx, creo no fue asertivo, cuando aseguro que el motor que mueve la historia de la humanidad es el de la Lucha de Clases; yo pienso que es la lucha por la obtención y mantenimiento del Poder el motor que mueve y ha movido a la humanidad durante toda su historia.

En ningún país del planeta un Presidente acumula tanto Poder como en Venezuela y es por eso que siempre han sido militares quienes han ejercido este cargo. Son la gente formadas para mandar y para hacerse obedecer. Si uno revisa la historia patria se dará cuenta que han sido militares los que han detentado el real Poder en Venezuela y cuando han puesto algún civil es porque quien manda tras bastidores es un militar. En el caso actual, aunque Nicolás Maduro es el Presidente Nominal, quienes realmente lo sostienen son los militares orientados por un militar que ya falleció y dejó a sus iguales como herederos para que lo vigilen y controlen. Es por eso que todos se identifican como Chavistas para que no queden dudas de quienes son los que realmente mandan.

Nicolás Maduro Moros sabe lo que es El Poder, sabe manejarse entre los poderosos y también sabe el triste papel que le tocará jugar si dejara de ser Presidente; lo esperaría una embajada en Rusia, China o Irán, que son los tres países donde podría sentirse seguro. Dejar de ser el primer actor en la obra de la revolución bolivariana no está en sus planes y menos dejarle a Diosdado, a la Vicepresidenta, al gobernador de Miranda o al Negro Aristóbulo las posibilidades de que se aprovechen de su obra realizada y luego querer mandarlo.

Cuando uno ve que Nicolás Maduro Moros, con todo el Poder acumulado en sus manos, no ha podido o no se ha atrevido a tocar a los verdaderos poderes fácticos, los que realmente deciden sobre la vida de más de 28 millones de venezolanos, es porque existe un Poder sobre él que se lo impide o él ya tiene previsto que pasará a la historia como el que lo hizo. Nicolás decidió jugársela y es por eso que está embalado en una campaña electoral adelantada haciendo el papel de protector del pueblo, súper ocupado en su salud y alimentación.

Yo voy a sacar como conclusión de que si en noviembre de este año, es reelecto Donald Trump como Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica y el 06 de diciembre los seguidores de Nicolás Maduro obtienen la mayoría de diputados en las elecciones de la Asamblea Nacional, habría que revisar y rehacer todos los pensum de estudios de nuestras universidades donde otorgan títulos sobre Ciencias Políticas, Derecho Constitucional y Relaciones Internacionales.

Si algunos gobernantes del mundo han hecho lo imposible para no ser reelectos por sus respectivos pueblos son Trump y Maduro, parecen que se hubieran puesto de acuerdo para contradecir todas las teorías y manuales que existen sobre la conservación del poder por sufragio popular, si lo logran voy a mandar al diablo a Maquiavelo, a Sartori. A Max Weber, a Ramos Jiménez, a Gándara, a Ron Ely y a todos esos profesores y Técnicos Electorales que tuve en la ULA durante los años 1990-1995.

Podemos constatar que los dos están diciendo una cosa y haciendo lo contrario para potenciar al Sistema Capitalista y su modo de producción, uno construyendo un muro para proteger a sus connacionales de la inmigración de los zarrapastrosos latinos; el otro abriendo fronteras para salvarlos de la epidemia y tener sana la mano de obra barata que pueda ponerse a producir para la empresa capitalista que está activando a millón. Es inexplicable como puede Trump desarrollar al capitalismo norteamericano y competir con China sin la mano de obra barata de la inmigración ilegal o Maduro construir y hacer la Revolución del Socialismo del Siglo XXI sin haber desarrollado una economía capitalista sustentable.

Nadie le puede negar el derecho que tiene Nicolás Maduro de querer continuar ejerciendo el Poder hasta su muerte, ese es el sueño de todo aquel que ha luchado por obtenerlo y lo logra después de mucho esfuerzo y sacrificio; lo que si debe tener en cuenta nuestro presidente es, que dentro del grupo que luchó con él, hay también otros aspirantes con derecho y credenciales para sustituirlo y van a intentarlo y no por eso hay que considerarlos enemigos, sino categorizarlos como adversarios, para que la lucha no sea a muerte. Hay mucha gente que quiere sacrificarse por la Patria y salvar a la humanidad y nadie tiene el derecho de impedírselo.

¡!!Leales Siempre, Traidores Nunca!!!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3396 veces.



Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: