De alexander Kerenski a Vladimir Lenín: Venezuela en referencia

"...nos encontramos ante uno de esos raros casos en

la historia en que los intereses de la cabeza y

del cuerpo social son divergentes...".

L.N, Gumilev.

"...desde el punto de vista del realismo, el símbolo

no es ninguna verdad exterior, pero es

sicológicamente verdadero, ya que constituye

el puente que lleva a todas las grande

consecuencias de la humanidad...".

C.G.Jung en Liliane Frey-Rohn

En cierta oportunidad le comenté a un político de derechas, inteligente y prudente, que no lograba entender cómo Jaime Lusinchi había "...llegado a Miraflores...". Interesante respuesta obtuve del sesudo político quien nos dió una lección de Teoría Política cuando nos respondió que "...ningún mediocre llega a Miraflores...". Tiempos posteriores, cuando el tema del Caldas, aquella respuesta regresó del inconsciente y desde entonces, por doquier hemos caminado, siempre hemos tratado de analizar a aquellos personajes políticos que rige las responsabilidades del Ejecutivo cuando, en ocasiones, hemos percibido a líderes, políticos astutos, buenos conductores de las responsabilidades consecuentes como también a estadistas. Por ejemplo, sí se nos permite, el caso de Deng Xiaoping, un caso interesante y muy poco estudiado, menos comentado.

Permítasenos un paseo histórico-biográfico del personaje en mención. El Partido Comunista Chino, PCCh, en sus primeras temporalidades, envió a Francia a tres de sus cuadros: Zhou Enlai, Zhu De y a Deng Xiaoping. Tiempos posteriores Zhou Enlai se trasladó a Alemania por una temporada para continuar hacia Moscú mientras que el caudillo, señor de la guerra, convertido en comunista, Zhu De, y Deng Xiaoping se mantuvieron en el país galo donde conocieron a Ho Chinmin, para continuar sus andanzas hacia la capital de la Revolución Bolchevique y del Gobierno de Soldados y Campesinos. Se sabe que Zhu Enlai se convertiría en el comisario político en la Academia Militar de Whampoa durante las temporalidades de los primeros años del Frente Unido Nacional. Años posteriores, después del fracaso de la política frentista, en aquellas montañas agrestes, Zhu De se convertiría en la máxima figura del ejército del PCCh en construcción mientras que Deng Xiaoping, durante la Guerra Civil (1947-1949) sería el comisario político de un sector del ELP que combatiera sobre las geografías de la provincia de Shandong, la provincia natal de Kong Fuzi. Es decir, no solo "caminaron juntos" sino que siempre estuvieron en las sectores militares de la revolución china.

Durante la primera fase del gobierno del PCCh bajo la batuta de Mao Zedong, el pequeño líder, Deng Xiaoping, sería el responsable del día a día del gobierno, siempre cercano a Mao, a sus polémicas políticas como también junto a Zhou Enlai y a Zhu De. Años posteriores, durante la Revolución Cultural, Deng cayó en desgracia por esas confrontaciones tan típicas de las izquierdas mundiales. Fue humillado, vilipendiado, paseado, coronado con "orejas de burro" de cartón y aún así la "Banda de los Cuatro" nunca se atrevieron a "fellecerlo" porque era uno de los hombres de los triunfantes mariscales del ELP. Sería Ye Jieying, el señor de la provincia de Cantón quien lo rescata y protege de las persecusiones de la banda referida.

Varias circunstancias se sucedieron cuasi simultaneamente. El fallecimiento de Mao Zedong y la aparición de su sucesor, Hua Guofeng, comenzaría el regreso de Deng Xiaoping a la política del PCCh aún alejado de las responsabilidades del gobierno. Sería en aquel diciembre de 1978, momento cuando la Historia de China, en su proceso revolucionario, comenzaría en una nueva etapa de "cambios profundos" El comisario político, Deng Xiaoping, quien nunca ejercería como secretario general del PCCh, se convertiría en el "poder detrás del trono", ejerciendo la dirección tanto de la Política Nacional como la del PCCh, a partir de aquel diciembre, con "mano muy dura" hasta llegar incluso a autorizar la participación del ELP en los avatares de la plaza de Tian Anmen. La paz y el progeso eran dos factores supremamente importantes frente a la nueva geopolítica mundial.

Ustedes se preguntarán cuál es la relación entre el título propuesto y las líneas sobre el líder chino Deng Xiaoping. Son los tiempos históricos cuales impactan las decisiones políticas que son necesarias e inevitables en el referente del proceso revolucionario en una nación en estudio ante el necesario análisis y estudio.

En ese orden de ideas, cabe preguntarnos porqué Kerenski perdió el sentido del Poder en toda su significación política así como nos preguntamos cuándo y cómo Vladimir Ilich Ulianov Lenin percibió esa debilidad en Kerenski para poder así poder captar el preciso momento para poder motivar a sus bases políticas para, podríamos decir, poder asumir las responsabilidades de Estado bajo una direccionalidad no esperada por "tirios y troyanos" en aquellos momentos históricos para la Rusia en cambios profundos. El líder revolucionario percibe el momento histórico cuando debe dar ese paso fundamental en el marco del proceso socialista.

Fue un acto de debilidad político-personal de Kerenski cuando no percibió lo que las masas de obreros y campesinos le estaban exigiendo como conductor del Poder en el marco de la histórica herencia adquirida como de las aspiraciones inevitables de esas masas que habían sido humilladas por centurias. Cierto que las realidades de aquel febrero no eran iguales a las de aquel octubre aunque, posiblemente, las mismas bases, paradigmas, se encontraban presentes en esos escenarios político-sociales como económicos. Cierto que las ideologías de ambos líderes eran asimétricas.

En ese orden de ideas, el blanquear la ideología social en su referencia antropológica tratando de aplicarla a realidades sociales, económicas en los inconscientes colectivos se presentan asimétricas y contradictorias; es decir en su contradicción en sus más profundos estamentos, por lo que consideramos que es una típica aspiración de ciertos íderes políticos que buscan poder alcanzar un "equilibrio no violento" para su permanencia en el Poder.

La Historia es la única referencia obligante que nunca nos llega a agradar en sus inevitables coclusiones por objetivas; es decir, Karl Marx explicó con cristalina claridad el proceso histórico de la Humanidad, lo inevitable en evolución permanente cuasi natural; es decir, Marx lo que no nos enseñó es el cuándo se deben asumir esas terribles decisiones para poder alcanzar esos "cambios de Era", como diría Rafael Correa. Expresandonos en tiempos diferentes, por ejemplo, cuando en cada paso que la "guerrilla castrista", el ejército del Comandante Fidel Castro Ruz, tomaba una drástica por necesaria decisión era, necesariamente, un paso más hacia la conquista del Poder para poder así ejercer ejercicio el Poder en Cuba.

Venezuela se encuentra en una dramática encrucijada por diferentes variables objetivas que se contradicen entre sí cuales juntas producen efectos de diferentes calidades en cada miembro de la sociedad en todos y sus variados subconjuntos sociales. El Presidente Nicolás Maduro Moros vienen logrando equilibrios necesarios no solo para continuar ejerciendo la direccionalidad del significado del Poder histórico venezolano sino para poder, en el marco de ese escenario de equilibrio, evitar que las contradicciones se conviertan en dramas no deseados con efectos sobre toda la sociedad venezolana cual podría "bañar de dramas continuados en y sobre otras naciones".

Frente a ese escenario nos encontramos con dos diferentes contradicciones como son: el gobierno de Washington en su realidad consecuencial de lo que significa el Poder establecido norteamericano; siendo la otra contradicción lo que significa la figura de Juan Guaidó cuando no nos referimos a su persona como individuo sino a su significado sico-ideológico cual es muy bien captado por las masas tanto de derechas como las izquierdas cuando unas lo suscriben impensando las consecuencias mientras las izquierdas gritan al unísono: "preso y cárcel". En ese orden nos preguntamos: ¿solucionaria enjuiciar la imagen cuando no nos referimos a la persona?

¿Qué hacer? Se preguntarían Lenín y Deng Xiaoping con respecto a Venezuela.

Al considerar la variable militar presente en el ejercicio del proceso revolucionario ante las presiones del imperio norteamericano ello obliga a objetivar al propio proceso revolucionario en toda su significación revolucionaria socialista sobre las bases ideológicas del pensamiento bolivariano y chavista cuando aceptamos la conjunción de ambos pensares en uno solo por sus realidades históricas inevitables considerando que Washington no solo no acepta nuestros paradigmas lo cual sería lo menos importante en el marco de la "Guerra total del pueblo" sino que desconocen menos tratan de aprender y comprender el significado de dos variables: el significado real del pensamiento bolivariano-chavista como el significado del "consciente colectivo-historico" del "ser social histórico" venezolano, lo cual es supremamente grave porque se podría concluir la inevitabilidad de la confrontación armada en cualquiera de sus expresiones modernas como la hemos ya conocido con los sucesos de Macuto y Cata. Se abre hilo.

UNIDAD, LUCHA, BATALLA, VICTORIA.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 469 veces.



Miguel Ángel Del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: