Si hemos sido exitosos en lo político, ¿por qué no serlo en lo económico?

Una ventana quedó abierta en el anterior artículo. Así dijimos: "Esta lucha está en pleno desarrollo, como también lo está nuestra visión sobre ella, lo cual abordaremos en muy pronta oportunidad". Lo prometido es deuda. A eso vamos.

Partimos de algunas premisas para fundamentar el planteamiento: DENTRO DE UN CAPITALISMO EN CRISIS, ES POSIBLE NUESTRA RECUPERACIÓN ECONÓMICA.

EL CAPITALISMO ES INSOSTENIBLE

El capitalismo ha venido conduciendo a la humanidad toda a un callejón sin salida, y se hace cada vez más insostenible. Y decimos, capitalismo a secas, porque lo de salvaje es un eufemismo redundante. Sus crisis, que desde su nacimiento lo han venido acompañando, obedecen a su naturaleza y lógica de injusticia y opresión. Los resultados están a la vista de "quienes quieran ver".

Un 1% que se apropia de lo producido por toda la humanidad, no puede sino conducir al hambre y la pobreza de miles de millones en todos los rincones del planeta. El Programa de Naciones Unidas para el desarrollo (PNUD), nos habla de 1.300 millones de personas en pobreza extrema a nivel mundial. Esto permite suponer que la pobreza no baja de 4.000 millones de personas, lo que equivaldría a un 54% global. Naturalmente, con subterfugios de todo tipo, esto último no lo dicen, como tampoco abordan en profundidad los factores que lo originan.

LA CRISIS DEL CAPITALISMO ES IRREVERSIBLE

Esta compañera inseparable del capitalismo estaba presente mucho antes de que apareciera la pandemia. La Gran Recesión del 2008-2009 nunca fue totalmente controlada. Las recetas keynesianas aplicadas por la FED (Reserva Federal Estadounidense), como siempre, solo sirvieron como paños calientes. En esencia, los factores que la originaron, no sólo siguen presentes, sino que se han agravado. El capitalismo financiero ha continuado con sus "derivados" y otros artificios de "ingeniería financiera", inflando sus burbujas que en cualquier momento explotan, y aflora la catástrofe "escondida". Estamos, pues, en presencia de una Crisis Continuada del Capitalismo. Sobre ello, ya se han referido especialistas como Walden Bello, Eric Tousaint, Michel Roberts y otros. Sugiero leerlos en Rebelión, Red Angostura u otro postal, donde conseguirán suficiente material.

Sólo queremos puntualizar en este aspecto que las manifestaciones más preocupantes para los dueños del capital, son el estancamiento del crecimiento económico y, lo que es la razón de ser del capitalismo, la disminución de la rentabilidad, vale decir, de sus ganancias. Enredados en sus propias contradicciones, ese es su gran dolor de cabeza.

EL CAPITALISMO DESTRUYE LA NATURALEZA Y AMENAZA LA VIDA

DEL PLANETA

Se ha venido afirmando, y comprobando, que el modelo de desarrollo económico e industrial implantado por el capitalismo, destruye la naturaleza, su biodiversidad y ecosistema, y en consecuencia, atenta contra la vida del planeta en sus diversas manifestaciones.

El Efecto Invernadero y el Cambio Climático son los términos más usuales para definir el grave y casi irreversible daño que a diario, y paulatinamente, se le está infligiendo a la madre naturaleza. Esto se traduce, entre otras cosas, en un aumento desmesurado de la temperatura a nivel global, la disminución del volumen de los glaciares y reducción de las superficies polares, aumento del nivel del mar y la consecuente reducción de las costas, el aumento de las superficies desérticas y la disminución de áreas aptas para el cultivo, disminución de las lluvias e incremento de desastres naturales, entre ellos las pestes y pandemias, ... y pare Ud de contar, que nos estamos quedando sin vida.

Estudios realizados por especialistas en la materia, señalan que las superficies con temperaturas medias, superiores a los 29 grados centígrados, son ahora del 1%. De continuar el incremento anual de 2 y 3 grados, la superficie con esa temperatura podría ser de 18%, en sólo 50 años. Esto obligaría a 3.500 millones de personas a tener que emigrar de las tierras donde viven. SAQUEN SUS PROPIAS CONCLUSIONES. Profundizar en esto, leyendo a especialistas como Ian Angus, John Davies, Leonardo Boff, entre otros, es recomendable.

El haber desarrollado someramente los 3 aspectos anteriores es debido a que, en mi opinión, lo que podamos hacer a nivel interno para superar el actual estado de cosas, pasa obligatoriamente con la ruptura de ciertos paradigmas que nos impiden avanzar en el terreno económico. Entremos, pues, a tratar algunos aspectos:

LA MANIPULACIÓN DE NUESTRA MONEDA

Sobre esto bastante se ha escrito, se ha dicho y poco se ha avanzado. Sobre lo dañino que esto es, nadie lo discute. Se coincide en llamarla el "arma mortal" de todos los ataques. Eso como se sabe afecta toda nuestra cotidianidad, minimizando cada vez más nuestro poder adquisitivo. Dos planteamientos resaltan para desprendernos del efecto perverso del dólar.

El Bolívar Oro es uno de ellos. Lo argumentado a su favor supera con creces a lo expresado en contra. Ha habido, más bien, cierta cautela de algunos, en el temor de que esto pueda ser usado en contra por el poder financiero mundial. China y Rusia los mayores compradores de oro en la pasada década, parecieran tener algún plan, en conjunto, o por separado, para regresar a mediano plazo al patrón oro. Lo que sí es un hecho, de ambos y otros países emergentes, el abandono del dólar como moneda de intercambio. Seguimos pensando que el Bolívar Oro sigue siendo la más viable y mejor alternativa para fortalecer y estabilizar nuestra moneda de circulación nacional.

El Petro pareció, por momentos, la alternativa a ser impulsada por el gobierno nacional. El problema de "usabilidad" de la criptomoneda, al no ser resuelto, ha dejado lo anunciado en una espera, no desprovista de cierto misterio para el común de los morrales. Decir algo más, sería caer en el plano de la especulación. Preferimos optar por un prudente silencio.

OPTAR POR ABASTECERNOS A NIVEL INTERNO

Muchos, entre los que me incluyo, tenemos serias reservas sobre la viabilidad de la llamada "Venezuela Potencia", en los términos hasta ahora planteados. Y en mi caso, no es porque tenga alguna duda de nuestras potencialidades naturales, sino porque los errores de distinto orden y la corrupción, particularmente manifiesta en la minería de extracción, aunado a la inestabilidad política, y el bloqueo y guerra económica continuada, han conducido a nuestra economía a niveles realmente deplorables. Es necesario poner los pies sobre la tierra, y proponernos metas más modestas y realizables, que no entran en contradicción con el Plan de la Patria y las 7 líneas Estratégicas, de reciente formulación.

Entiendo que lo afirmado, requiere de un análisis de mayor profundidad que escapa al alcance del presente artículo. Para sintetizar la idea, podría adelantar que lo que vayamos a planificar y ejecutar en materia de Petróleo y Petroquimica, en el sector Agropecuario y de la Agroindustria, en las Empresas Básicas, en el resto de la Industria y el sector Manufacturero, en el sector Comercio y de Servicios, y en cualquier área o sector que sea necesario y viable continuar desarrollando, tiene que privilegiar la satisfacción de nuestras necesidades internas. En la estrategia a mediano y largo plazo, y en alianza con países con intereses geopolíticos comunes, debemos aspirar producir todo lo que realmente necesitemos.

NATURALMENTE, ES NECESARIO ACLARARLO, QUE PDVSA Y LA INDUSTRIA PETROLERA, GASIFERA Y PETROQUIMICA REQUIEREN UN TRATAMIENTO Y CONSIDERACIÓN APARTE. Sobre este tema existe un amplio abanico de opiniones de expertos, a las cuales no se les ha prestado la debida atención. Pero, sobre todo es necesario escuchar a los obreros de base de la industria petrolera y no quedarse con el reducido grupo de "dirigentes" petroleros de siempre. Mecanismos de consulta los hay. El carnet de la patria, entre otros. Sólo falta la voluntad política.

LA ECONOMÍA MIXTA Y LA ECONOMÍA COMUNAL

La Constitución del la Republica Bolivariana de Venezuela (CRBV) establece en el Título VI: DEL SISTEMA SOCIOECONÓMICO, y, particularmente en todo el articulado del Capítulo I, las bases jurídicas y políticas de nuestro desarrollo económico. Esa es la guía fundamental y a ella debemos ceñirnos. No es una simple frase, DENTRO DE LA CONSTITUCIÓN TODO, FUERA DE LA CONSTITUCIÓN NADA.

Con frecuencia se sataniza cualquier acuerdo o emprendimiento con el sector productivo privado. Igualmente se habla de las comunas y la economía comunal, como si el desarrollo de una de ellas, pongamos por caso "El Maizal", fuera el nivel de desarrollo de la mayoría de ellas. Se confunde el deseo con una realidad, que es otra muy distinta. Se deja de lado una sentencia Leninista, que es fundamental para apartarnos del dogmatismo: "Análisis concreto, de la situación concreta".

En todo caso, lo que quiero puntualizar es que no es excluyente el apoyo al sector empresarial productivo, bueno es recalcarlo PRODUCTIVO, y la necesidad de desarrollar la Economía Comunal. Pero ser exitosos en saber conjugar los esfuerzos en ambas direcciones, precisa de ser muy realistas, de poner los pies sobre la tierra. En ambos casos, y, en mi opinión, en cualquier otra iniciativa ligada a lo económico, debe privilegiarse lo local, en cuanto a sus potencialidades propias. En cada estado, municipio o parroquia hay realidades diversas que hay que tomar en cuenta. La conjunción planificada de esas potencialidades locales, nos hará fuertes. De eso no nos quepa la menor duda.

Algunas ideas quedaron pendientes en su desarrollo. Ya tendremos tiempo de abordarlas y

profundizar en algunas de las ya tratadas. AMANECERÁ Y VEREMOS.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1070 veces.



Hugo Márquez

Ingeniero Electricista (UNIVERSIDAD DE ORIENTE),Especialización en Gerencia Pública, Diputado a la Asamblea Nacional por el Estado Anzoátegui (20062011)

 huramar1@gmail.com

Visite el perfil de Hugo Márquez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: