Tiempos de alternativas para el cambio

Vivimos tiempos trágicos, escenarios de dolor y muerte, donde América Latina se enfrenta a grandes desafíos para poder salir de la pobreza y la miseria, como consecuencia de malos gobiernos y de los intereses del gran capital, capital que plantea ahora la recolonización del planeta dentro del paradigma globalizador.

En estos escenarios que en la actualidad enfrentamos, hay que entender que sobre la cultura occidental, representada por los países con vocación imperial y que se han denominado como países desarrollados, se encuentra la mayor responsabilidad sobre la desgracia que en la actualidad nos ocurre a todos.

América Latina históricamente ha sufrido y sigue sufriendo las devastaciones, que el modelo occidental ha promovido en nuestra región, saqueando incansablemente los recursos naturales que la naturaleza ha depositado en nuestros suelos.

El eurocentrismo junto a su racionalidad "ilustrada" impulsadora del actual modelo de dominación dentro del llamado capitalismo y el llamado socialismo, ha devastado con su expansión y sus ansias de dominio y de control, los patrimonios propios y los ajenos, sin pensar las consecuencias que eso traería consigo –pues nunca les ha importado la suerte de nuestros pueblos- y que hoy vivimos por su causa, que sólo ha traído y ha generado sufrimiento, atropello y muerte sobre los seres vivos en general y los ambientes naturales que nos acogen.

Es menester reconocer que la apatía, la desidia e indiferencia acompañada de la ignorancia el complejo de inferioridad y el discurso de la derrota en nuestras conductas, solo registra el reflejo del instinto de supervivencia para defenderse de la muerte que permanentemente e insistentemente nos amenaza, sea esta física, mental o espiritual. Pero las apatías, desidias e indiferencias se transforman cuando las realidades se concientizan por tantos errores que hemos cometidos y ese proceso concientizador llega, porque la realidad nos obliga, por la existencia de una crisis insoportable que amenaza la vida.

El problema en el que nos encuadramos es muy complejo, pues hay que terminar con esas rutinas que nos hipnotizan, nos aliena, que nos hacen creer que vivimos en libertad y democracia por las matrices publicitarias que siembran en el cerebro humano quienes nos dominan. Para ello, hay que encontrar las realidades que la cotidianidad oculta y es allí donde está la responsabilidad de los que tienen claro la tarea para motivar el dialogo, la discusión necesaria que ha de conducirnos por el camino del entendimiento y ubicar la necesidad de cambiarlo todo.

SACRIFICIO Y DOLOR

Hay que dejar los lineamientos partidistas, que ocultan los intereses grupales de cúpulas que sirven de control social y a los intereses del gran capital, que motivan el individualismo junto a la violencia horizontal, además de evitar la configuración para mirar en otros espacios de nuestra propia y original historia.

Hay una responsabilidad histórica, que es la de prepararse en todos los sentidos que las luchas por la emancipación exige, para poder enfrentar el dolor y el sacrificio que toda lucha exige

Nuestro instinto de conservación unido a la indagación científica y a la comunicación empática, entendida esta, -como el dialogo sin conflicto - tiene que servirnos para ello, para asimilar, para aprender a conversar con la disidencia y poder abrir espacios para la convivencialidad y la reconciliación, no mirando al otro o a los otros como el inferior o los inferiores sino al igual y a los iguales..

Estas posturas que tienen que salir del sentido humanista, nos traerá nuevos caminos que tendremos que recorrer –claro esta con sacrificio y gran dolor- pues se trata de conquistar la vida para la libertad en democracia y donde el poder real lo obtenga el pueblo. De esta manera, el dolor y el sacrificio dejan de ser estimados como un castigo y se cambia por una verdadera oportunidad para la redención social, pues como dice la consigna la "libertad no se mendiga se conquista" en las luchas que en la actualidad se libran y han de venir, porque la misma es prolongada y más en estos tiempos donde quieren ver a la humanidad esclavizada y de rodillas frente al imperio del gran capital.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 713 veces.



Enrique Contreras Ramirez

Militante de Ruptura

 comentando.noticia@gmail.com

Visite el perfil de Enrique Contreras Ramirez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Enrique Contreras Ramirez

Enrique Contreras Ramirez

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Otros artículos sobre el tema Calentamiento global - Cambio climático - Ambiente y Ecología

Pulse aquí para leer ver todas las noticias y artículos sobre Calentamiento global - Cambio climático - Ambiente y Ecología