Compatriota Presidente

Como usted bien lo ha dicho, todo señala que este nuevo comienzo, debe ser el gobierno de la profundización y el avance, pues es hora de revisar con detenimiento nuestra eficacia revolucionaria en pro de la construcción del Socialismo Bolivariano, único objetivo de esta revolución heredada del Comandante Chávez.

Ya nadie tiene dudas de su solidez para resistir y contra atacar las continuadas patrañas contra la patria por parte de la derecha maltrecha, que en su afán por conquistar el poder a través del caos, insiste en motivar desgracias e inspirar la desbandada en la población, captar a algún ególatra ex funcionario y potenciar la estupidez ilustrada que este grupúsculo guarda en el lado oscuro del corazón, como arma contra su propia incomprensión. Ellos, seguirán desconociendo al pueblo protagónico, y nunca aceptaran que si bien hemos pasado el peor momento económico de nuestra historia reciente, no es menos cierto que con Ud., hemos resistido y avanzado, pues, nos sabemos dueños y señores de nuestra historia.

En otro orden de ideas, desde el sector opositor, se evidencia que del ridículo a la estupidez, el imbécil viaja a velocidades supersónicas. Por eso el auto investido presidentito Juan Guido, con la misma desvergüenza con que muestra sus nalgas, ríe y posa en Wikipedia como presidente de la república.

Pero más allá de esa innombrable locura oposicionista. Lo cierto es que es hora de cambios profundos, sobre todo de los cuadros que por cansancio o debilidad ideo política revolucionaria, han caídos en la ineficacia y la apatía propia del burocratismo.

No quiero ser pavoso, pero el enemigo no va a descansar y seguirá activando todo cuanto tenga contra la patria, lo que quiere decir, que aquellos que se comprometen como dirigentes en la función pública, deben inspirar con su ejemplo y estar a la altura de nuestra militancia, que con "Hambre y sin Empleo con la Revolución están Resteada".

Este nuevo gobierno no necesita Ni Patiquines Engreídos por el Puesto que Ocupe, Ni Analfabetos Funcionales con Ínfulas de Grandeza. Zapatero a su zapato camaradas.

Si algo distingue a las revoluciones hermanas de Cuba, China, Vietnam, China y la Rusia de ayer y hoy, es que para ser nominado a un puesto en el gobierno, es menester ser el mejor, en sus conocimientos científicos técnicos y en su formación política e ideológica.

Como profesor universitario, he sido testigo de los avances logrados en la producción de profesionales del más alto nivel científico y técnico, a las pruebas me remito, obsérvese de donde provienen la mano de obra especializada en los países receptores de inmigración venezolana. Sin embargo, a pesar de haberse graduado gratuitamente en nuestro sistema de educación universitaria, por sus acciones políticas y muy bajo nivel discursivo, no satisfacen la demanda social transformadora que se aspira en la revolución.

De la misma manera podemos decir, de ese compañero voluntarioso el cual ocupa posiciones de mando en áreas que demanda claridad cognitiva para la cual ese extraordinario camarada, no está preparado. Sus resultados, no son los más deseados, pues el desconocimiento trae desidia y es caldo de cultivo para el opositor en acecho.

En consecuencia insisto, en la tesis que señala que el Estado Revolucionario demanda calidad de servicio, entrega absoluta y compromiso militante en cada uno de sus trabajadoras y trabajadores. Por ello corresponde al Partido, proponer a la dirigencia política Estatal, las y los candidatos a ocupar cada puesto, pues no se trata de una tarea cansona y repetitiva, un trabajito circunstancial, un resuelve etc, sino de un servicio vocacional que exige estar comprometidos hasta con la propia vida, si fuera necesario.

Un mismo gobierno, esta pequeña pausa y una excelente oportunidad para corregir, sustituir y avanzar. En lo interno, la exigencia es multiplica los esfuerzo, sus esfuerzos, por la normalización del orden económico y social, para ello se debe involucrar al poder popular organizado: pueblo y gobierno, en todo caso pueblo y comuna: Estado Comunal.

En el plano internacional, es urgente estrechar los lazos con todos los países que nos reconocen y respetan; elevar al máximo el nivel de relacionamiento, abrir misiones residentes y por reciprocidad, establecer las alianzas a que haya lugar.

Todos coincidimos que las relaciones diplomáticas son multidimensionales y por ende siempre deben potenciar las dimensiones donde prelen los intereses comunes, bien sean estos, económicos, políticos, culturales o geo estratégicos, todas juntas o una de ellas, en todo caso de interés común.

Allí tenemos que seguir avanzando, haciendo sentir nuestra presencia como una nación libre y democrática, respetuosa de la autodeterminación y casada con los más caros principios de Paz y Hermandad con todos los pueblos y Gobiernos del mundo, hasta con aquellos gobiernos, que se han declarado contrarios a nuestra particular praxis política revolucionaria.

Sigamos Juntos. Inventemos el futuro.

 

 

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 635 veces.



Ángel Rafael Tortolero Leal

Profesor Investigador Titular en la UNERG, Diplomatico Ex Embajador, Analista Internacional, Miembro del Centro de Estudios Socialistas Jorge Rodríguez. Internacional Bolivariana y Miembro de la Línea de Investigación: Políticas Publicas y Pensamiento Contra Hegemónico. Militante del PSUV

 angeltortolero@gmail.com      @ANGELTORTOLERO1

Visite el perfil de Ángel Rafael Tortolero Leal para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ángel Rafael Tortolero Leal

Ángel Rafael Tortolero Leal

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a274167.htmlCd0NV CAC = Y co = US