Correcciones necesarias

En este riquísimo proceso chavista y bolivariano, o bolivariano y chavista, porque esto hay que dejarlo bien claro, Chávez es el mejor exponente del bolivarianismo llevado a la realidad, traído de las nubes confusas de muchos y muchas para hacerlo pueblo, carne y hueso... este proceso, en realidad se fortalece en la medida en que todo un conglomerado entienda el rol que le toca desempeñar en la sociedad nueva en construcción. Algo que a veces parece difuso, camino a diluirse, pero de las entrañas más profundas de la historia vuelve el Bolívar pueblo a enderezar los entuertos y a marcar la pauta a seguir. Como es obvio, es un "camino largo y tortuoso" como lo señaló Argimiro Gabaldón, "pero es el camino", remató el guerrillero de los sueños que por allá en la década de los 60 se atrevió junto a otras y otros valientes desafiar el proyecto de traición a la patria y a Bolívar por los representantes de lo que conocemos hoy como cuarta república, la república oligárquica se coyundaba para exterminar los ideales libertarios de Bolívar. Pero "Bolívar despierta cada cien años, cuando despiertan los pueblos", palabras del poeta, tan acertadas cómo lo que hoy nos toca desencadenar por toda la patria grande.

El desencadenante histórico del bolivarianismo que irrigue la patria grande que éste soñó entendiendo que su momento pasaría "por las próximas edades"... pues estamos doscientos años después intentando "tomar el cielo por asalto" cuando desafiamos a las oligarquías del mundo en la tozuda idea de construir la patria socialista. Nuestra patria socialista, a nuestra forma y manera, sin calca ni copia, como diría Mariátegui, sino en una "creación heroica", y justamente eso es lo que hace nuestro pueblo, creación heroica.

Los think tank del imperio no se explican muchas cosas, y es que estos señores inteligentísimos no comprenden la capacidad de resistencia de este pueblo. No han bloqueado la economía, y aún cuando hay muchas y muchos venezolanas y venezolanos que lo niegan, en el fondo hacen en el día a día lo imposible por sobreponerse a los efectos de las medidas imperialistas contra el pueblo venezolano... Nos han sometido a un asedio permanente, han utilizado la ingenuidad de muchas y muchos al hacerlos creer que son unos vivos al agredir al país con mecanismos perversos como la especulación, extracción del cono monetario, extracción de medicamentos, alimentos, rubros estratégicos, minerales, y un largo etcétera que diariamente nos afecta hasta en lo más mínimo. Un buen amigo y camarada de comentaba, ante el rumor lanzado a la calle en contra de la FANB de ser permisivos con las mafias de contrabandistas que operan desde Colombia, como lo he señalado anteriormente, con la anuencia del gobierno colombiano en su tesis de "reflotar la economía subterránea", todos sabemos de que se trata, pero fundamentalmente de la economía esa podrida que sostiene el narcotráfico, la prostitución, los juegos de invite y azar, el contrabando, etc. me comentaba este camarada que si nos ponemos a ver las cosas tal cual son, para las mafias colombianas le es más conveniente que sean venezolanos y venezolanas, o bien colombianos nacionalizados, o hijos de éstos, quienes se conviertan en especie de mulas para el traslado del cono monetario hacia el exterior. Miles y miles de venezolanos pasando hacia Colombia, que van y vienen diariamente, si cada uno pasa unos 4 o cinco millones de bolívares, pues échenle lápiz a la cifra y se darán cuenta que parte de nuestra población a lo mejor sin quererlo y sin saberlo, ha encontrado en estas actividades delictivas una forma de paliar la situación. El efecto momentáneo es el de una aparente "solución" al problema individual de cada quien... si vas a Colombia con cinco millones de bolívares y te transfieren 12 o 15 millones, aparentemente eso representa un éxito, quizás individualmente te cree una sensación de ganancia, pero cuando te vuelves a Venezuela y los especuladores de esperan con un punto de venta y te venden las cosas 3 veces por encima del costo en su valor en efectivo te das cuenta, o quizás no, de que te han estafado y en el fondo has contribuido con las mafias que operan contra la patria y la patria no es una persona o una parcialidad política, la patria somos todos y todas...

Ahora bien, sabemos que los oligarcas no tienen patria, para ellos es lo mismo desayunar en Caracas, almorzar en Madrid y Cenar en Nueva York; tienen cómo hacerlo, se mueven en un mundo de mezquindad y odio latente a sus nacionales, más aún si son pobres, desprecian a sus países de origen y tienen en mente la decepción de haberles tocado nacer en Caracas, Valencia, Maracay o Maracaibo, o en cualquier otra ciudad de la provincia... Por eso odian tanto a Chávez, odian a Bolívar, más porque perteneciendo éste a la mantuanidad caraqueña, siendo éste uno de los más ricos del país, como dijo Martí... "con los pobres del mundo quiero yo mi suerte echar", Martí dijo esto quizás inspirado en quien no lo dijo pero lo hizo, en Bolívar el que juró y cumplió hasta el último suspiro, pero no aró en el mar como el mismo lo dijo, sembró, a lo mejor en el mar ubicando su contexto histórico, pero cuando las ideas son justas y les llega la hora, "desde el fondo de una cueva se derrotan ejércitos", otra vez Martí, la expresión poética y militante del bolivarianismo que Chávez nos colocó enfrente y de forma tan sencilla que hoy podemos hablar, entender, recorrer los caminos con Bolívar a la vanguardia reencarnado en Chávez.

Es muy fuerte la carga histórica de este proceso venezolano, pero además, éste es absolutamente innovador, es algo inedito; siempre las vanguardias procedían de sectores medios y altos de las sociedades, el proceso bolivariano no; si observamos el alto mando político de la revolución la presencia de los sectores populares han estado a la vanguardia ¿De donde vino Chávez? De un pueblito campesino de Barinás en el interior del país, ¿De donde viene Maduro? De Caracas, pero de un barrio de Caracas, no proviene del Country Club caraqueño. Un Diosdado Cabello; proviene del Furrial, un pueblito del estado Monagas. Podemos decir que la nomenclatura social de la vanguardia de la revolución bolivariana tiene casi nexos nulos con la vieja oligarquía venezolana. Esto desquicia a la oligarquía, a los llamados "amos del valle", desde la irrupción de Chávez en la escena política nacional, a pesar que intentaron rodearlo, mimarlo a veces, doblegarlo otras, no contaban con las dotes de un lider muy adelantado a sus obsecadas acciones de odio, a Maduro ni siquiera le dieron chance de una mimadita, aunque muy al comienzo le lanzaron algunas flores, sobretodo cuando intentaban hacerlo pelear con Diosdado, algo tan estúpido el solo pensarlo que han dejado a un lado esa posibilidad, aunque no hay que subestimarlos porque el imperio es tozudo en eso de insistencias, pero la fortaleza del chavismo originario ha demostrado unidad inexpugnable...

Hay que preguntarse algo... ¿Si el núcleo central de una roca es tan sólido, por donde le entras? Ah, es allí donde comienzas a pensar en la periferia, es allí donde llegas a intentar bajar un poco más a los más débiles, es donde comienza el plan a nivel de regiones, de sectores y de la base misma incluso. Siempre me ha llamado la atención las peleas internas que se desarrollan en las regiones por liderazgos locales, gobernadores, alcaldes, etcétera. Esas situaciones que a veces pasan desapercibidas pudieran estarnos generando un daño a posteriori importante, por tanto ha llegado el momento de entrarle al tema con pasión chavista. Hay buenos cuadros que se han quemado por el solo hecho de no querer ser manzana de la discordia, a veces son arrastrados a situaciones insólitas por los llamados "equipos", que no son equipos nada sino grupúsculos que operan desde una instancia de poder y no hacen otra cosa sino pensar cómo le obstruyen el camino a quien consideran su rival interno. El partido nacional ha hecho un gran esfuerzo por erradicar esas viejas prácticas de derecha, sin embargo, aunque usted no lo crea, hay quien dice ser más chavista que Chávez, no obstante, en la práctica cotidiana es más betancourista que Betancourt. Hay quienes se comportan de manera sectaria y se hacen dueños de los cargos o posiciones que ocupan dentro de la estructura del estado. Usan esas instituciones para fortalecer los llamados "equipos", quien no les rinda pleitesía son apartados e ignorados, por tal razón quien no se pliegue a esos grupos es sometido al más absoluto de los desiertos, estorban, huelen mal, son "de cuidado" y un montón de epítetos que se elaboran para no reconocer que la esencia de este proceso y la fortaleza del mismo está en la democracia y el respeto hacia lo interno de la opinión de cada quien... Alguien hizo por allí una frase muy popular, luego que Chávez comentara sus artículos, "irreverencia en la discusión, lealtad en la acción", aunque este personaje a la hora de la lealtad se quedó solo en frases, apenas nombrado Maduro al frente del timón salió a caerle a palos, y todo porque en el mundo de esas gentes, los que provenimos de la clase obrera somos de segunda, hay un enorme racismo en la actuación de mucha gente, el personaje que lanzó esa frase, "irreverencia en la discusión y lealtad en la acción" me imagino que no la ha vuelto a repetir, pero nosotros si la repetimos, porque la esencia del chavismo es la crítica... ¿Quien más crítico que Chávez? Y el propio Maduro, ahora, hay una diferencia enorme entre la crítica sana y constructiva, la crítica creadora y la crítica destructiva, la crítica que divide y confunde al pueblo, aunque este pueblo es tan pilas que le pasa por encima a toda esa burocracia polítiquera disfrazada de chavismo, pero no lo neguemos, nos hacen dañó, perdemos el objetivo estratégico allá abajo en la base al poner a pelear a los de UBCH, el CLAP, el Somos Venezuela, el alcalde, el gobernador y cada quien dice tener la razón, pero ninguno que actúe por grupos, por sectores, por círculos sectarios tienen razón, esa gente está equivocada y dirigente que apoye esas prácticas debe ser echado del partido, sacado de toda responsabilidad porque hace daño a las estructuras del pueblo; los CLAP, las UBCH, los CLP, los Consejos Comunales. Esas son las herramientas orgánicas del pueblo para avanzar en lo organizativo y lo político y cada estructura de estas debe tener mucha claridad estratégica, mucho tacto en el abordaje y mucha capacidad pedagógica e iniciativa organizativa para que el pueblo se empodere, no ellos y sus grupos de amigos.

Ya el presidente Maduro, que no se anda por las ramas, ha lanzado las líneas de abatir la corrupción y la burocracia, allí entra un plan de repolitización importante que debe bajar a las bases, se debe procurar generar debates y discusión de temas de importancia nacional en esas instancias de organización popular, debemos proponer grandes temas en el marco de lo productivo, del nuevo sistema económico que está en pañales, el tema de la estrategia de las bases para abatir la especulación y las distorsiones del capitalismo en el sistema de distribución y comercialización, por ejemplo; el impulso de los ámbitos productivos con una visión de lo endógeno de cada comunidad, la interconexión entre comunidades en lo productivo, organizativo que nos permita planificar por zonas productivas y módulos distributivos; temas como las redes de distribución y de conservación de bienes y servicios, etc, son de vital importancia y que por lo importante no solo debe ser tema de expertos y técnicos sino de un pueblo volcado haciendo revolución productiva.

Sanear nuestra economía es urgente, los resultados de la guerra económica han demostrado con creces el daño causado, no solo en lo material sino en lo psicológico. Precisamente es por allí en donde nos han tratado de doblegar, aunque parezca paradójico hay todavía gente de nuestro pueblo que motivado por el odio incubado hacia la revolución, hacia ellos mismos, insisten en creer que la guerra económica es una tetra del gobierno para desviar la atención. En ese contexto encontramos profundas contradicciones, se han exacerbado los males del capitalismo como el odio, la envidia y la mezquindad. En este orden de ideas es factible trabajar palmo a palmo la atención a nuestra gente inspirados en una profunda espiritualidad nacional que preserve lo nuestro. Elevar la autoestima de los venezolanos y las venezolanas es tarea de esta revolución que debemos encarar sin demora, no se trata de habladera de paja, se trata de impulsar acciones en donde se predique con el ejemplo. No hay mejor manera de propagar el socialismo que relanzar y reeimpulsar la espiritualidad chavista que nos de cuerpo como nación libre, para lograrlo urge un proceso muy profundo de relanzamiento de la conciencia nacional y no hay mejor manera que llegar a las profundidades genéticas de nuestros orígenes. Esa identidad que parió a un Bolívar, a un Chávez y muchos que con su sangre incluso regaron la semilla de lo que hoy tratamos de construir.

El imperio no se quedará tranquilo mientras exista, la conspiración contra Venezuela y su revolución será permanente, no hay mejor respuesta a ello que la implementación de un principio Troskista, la revolución permanente, no se puede caer en la tranquilidad de que todo esta listo, que como ya no existe oposición formal con contundencia y claridad en su rumbo, ésta ya murió, no, enfrentamos al imperio, la derecha venezolana simplemente ejerce el papel de peones de los poderes fácticos mundiales, jamás podemos olvidarlo.

El impulso de una nueva ética nacional que pase por una cultura renovada del trabajo, que marche hacia lo productivo es importante y vital hacerlo, no basta con lanzar planes que se quedan en el aire y la burocracia los pulveriza y hace inefectivos, no podemos seguir lanzando iniciativas para que un grupo de mafiosos se apoderen de los resultados de la política de redistribución del ingreso nacional con mecanismos especulativos. Iniciativas como el carnet de la patria deben ser reforzadas por una cruzada nacional de formación y capacitación para el trabajo creativo que permita romper con la dependencia de los mercados foráneos, el nacimiento de un nuevo empresariado que rescate la esencia de su función que es emprender, iniciar, arriesgar para triunfar, un sector empresarial no necesariamente público sino privado también que de la mano del estado y con la orientación del estado produzca los bienes y servicios que la patria requiere a precios normales sin la especulación terrible capitalista y ésta se exacerba mucho más cuando los actores económicos se prestan para conspirar en contra del pueblo; los poderes creadores del pueblo tienen que plasmarse en hechos concretos, y pueblo no solo somos los de a pie, hay mucho empresario nacionalista que debemos proteger, así como hay que condenar y quitarle el cuello, leteralmente hablando, al empresario mafioso o que se preste para la proliferación de mafias, al empresario o comerciante honesto hay que protegerlo con todo el poder del estado. El carnet de la patria empresarial es un arma poderosísima para conocer y saber a ciencia cierta qué tenemos y quienes son los que están dispuestos del sector privado a emprender la marcha a la grandeza económica de la patria. El presidente Maduro está clarísimo en este sentido. En la revolución económica no hay que caerse a pasiones y en dogmas estériles, allí hay que hablar en lo concreto, lo que funciona, bien, lo que no funciona se desecha... hay que exigir resultados, quien no los de, llámese como se llame está obligado a ceder el espacio.

Esta revolución económica implica una revolución política, es menester dotarse de un pensamiento crítico, muy bien estructurado en la combinación de la teoría y la praxis, sin caerse a pasiones y especulaciones sino pensando en los resultados más adecuados para salir del atolladero económico en el cual nos ha metido el derrumbe capitalista. Si algo han demostrado los capitalistas venezolanos es que son un montón de incapeces. Siglos manejando la riqueza de esta patria y no fueron capeces de crear un sistema economíco que desplegaran y expandieran las fuerzas productivas ni siquiera en el concepto clásico del capitalismo. Todo se lo entregaron a intereses foráneos que poco o nada le importaba si se desarrollaban o no las fuerza productivas de la patria; el resultado es el colaposo del sector privado incapaz de cubrir siquiera la demanda de la población; todo eso lo tapan, o intemtan taparlo desatando una ola especulativa guiada por la estrategia imperialista de ahogarnos económicamente, de cercarnos para que nuestro pueblo pase hambre. El sector privado que se impuso en Venezuela fue el sector especulador, aquel que traía cualquier baratija de cualquier parte del mundo y los niveles ed utilidad pasaban del 100%, el estado venezolano nunca jugó a desarrolar las fuerzas productivas criollas hasta que llegó la revolución. Ahora todo esto se agrava con el bloqueo yanky, incluso el sector privado sufre consecuencias graves del bloque... el presidente con un gran olfato político ha convocado a un gran acuerdo nacional productivo. Ese acuerdo hay que verlo con una visión multidimensional y procurando dar soluciones múltiples a un problema también con incidencias múltiples. Ahora bien, la solución estructural de fondo está en la gobernanza económica y en la democratización de la economía. Eso no tiene otro nombre sino economía socialista, socialismo bolivariano o socialismo chavista, como lo quieran llamar. Venezuela está llamada a convertirse en la guía mucial de la refundación del socialismo y para ello hay que repensar la economía y pensar cómo ésta ciencia se coloca al servicio de la sociedad, no al servicio de pequeños y reducidos grupos económicos. La democratización de la economía significa en la búsqueda de soluciones para le gente en el marco de una nueva cultura del trabajo y relaciones productivas; el trabajo productivo, la plusvalía, la acumulación casi inercial de riqueza, más aún cuando ésta depende en alto grado de la renta... es una reingeniería económica que debemos pensar y para ello hay que asumir el tema sin complejos de ningún tipo. Ojo, a nosotros nos ha hecho mucho daño los complejos conque abordamos los temas álgidos, que si es economista u experto es valida la opinión, que si pertenece al grupo tal o cual, es válida la opinión, entonces se encierra el debate en cuatro paredes, el resultado, un anuncio burocrático más, una idea muerta que no tiene asidero y que se cae por su propio peso. A mi manera de ver, llegó la hora del debate económico y de la revolución económica marchando aceleradamente hacia la democratización de la economía. Democratizar la economía no es otra cosa q el trabajo para que todos crezcamos por igual, que todos podamos vivir dignamente y orgullosos de servir no de ser servidos.

Esto requiere de una profunda revolución en lo político que trascienda lo meramente electoral, no solo se trata de construir maquinarias para ganar elecciones, hay que construir maquinarias para hacer la revolución



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1676 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Economía