El capitalismo se niega a morir

Todo sistema – en nuestro caso entiéndase capitalista—gesta en sus propias esencias lo que ha de ser su contrario. El capitalismo ha venido acelerando su propio fin. Este hecho se materializa partiendo de la enfermedad congénita que le abriga, esto es, la crisis periódica o cíclica que hoy traquetean inocultablemente en sus entrañas, visibilizando que haga lo que haga por torcer la historia se está ahogando a la orilla de la mar.

La descultura capitalista que trasciende al egoísmo y el individualismo, la acción de los medios de comunicación social privados con toda su carga manipuladora, maliciosa y desinformadora, el pueblo, los pueblos del mundo le están saliendo al paso al capitalismo con el establecimiento de relaciones solidarias y de igualdad, están utilizando instrumentos como la educación y el trabajo deslastrado de la opresión y la explotación. Han entendido el camino hacia el Socialismo. Que el Socialismo es el único plan b con que cuenta la humanidad ante la destrucción de toda forma de vida que venía gestando el neoliberalismo imperialista. Los pueblos del mundo han transitado en los últimos dos siglos un acelerado atajo hacia la consolidación de una vida basada en el consumo creciente de bienes y servicios en aras del afán de lucro sin límites impuesto de manera dominante como único medio de subsistencia por el decadente capitalismo salvaje.

Por eso el pueblo de Venezuela se enrumbo hacia el camino del Socialismo Bolivariano cuyo sistema de gobierno "produce la mayor suma de felicidad posible, la mayor suma de seguridad social y la mayor suma de estabilidad política", sentenció Bolívar. Esto se traduce en un desarrollo integral y contextualizado --no disociado—de alto contenido humanista, incluyente y ecologista, que planifica la utilización de los bienes naturales previendo la sustentabilidad y su conservación; la materia cultural está sustentada en "el amor y el arte hacia el disfrute de la vida perdurable y en los poderes creadores del pueblo", tal como lo subrayó nuestro Aquiles Nazoa. En suma, en estos escenarios de paz, de progreso y Revolución Socialista, que solamente es atacada por la burda y desfasada derecha fascista apátrida, el capitalismo salvaje está en la peor de sus crisis, en su debacle total. "Sean siempre capaces de sentir en lo más hondo cualquier injusticia cometida contra cualquiera en cualquier parta del mundo", Che Guevara. Entre tanto, Engels señaló este camino: "El socialismo es la expresión de la verdad, de la razón y de la justicia y basta con descubrirlo para que su propia virtud conquiste al mundo".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 585 veces.



Alberto Vargas

Abogado y periodista, egresado de la UCV, con posgrado en Derecho Tributario y Derecho Penal. Profesor universitario en la cátedra de Derechos Humanos

 albertovargas30@hotmail.com

Visite el perfil de Alberto Vargas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Alberto Vargas

Alberto Vargas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a260914.htmlCd0NV CAC = Y co = US