ANC mediatizada y elecciones regionales sin seguro: escenarios de la pugna de dos alas de la burguesía

EL ORIGEN DE LA CRISIS

La economía nacional sigue sufriendo los efectos de la crisis capitalista internacional que derrumbó los precios petroleros y con ello los ingresos con los cuales se construyó la imagen de los gobiernos bolivarianos. De acuerdo a la mayoría de los pronósticos lo que resta del año 2017 y el venidero 2018 la caída se va a seguir profundizando, aderezado con las políticas capitalistas que aplica el gobierno de Maduro, el cual desde hace unos años que se ha venido quitando el ropaje nacionalista con el cual se había investido para poder montarse sobre las masas que insurgieron el 27f y que por mucho esfuerzo que realizó Chávez y ha realizado Maduro, no las ha podido desmovilizar para imponerles a plenitud el plan de austeridad que exige el gran capital financiero internacional. Los 2 bloques en pugna: PSUV-GPP y la MUD tapan este hecho para poder darle oxígeno al capitalismo.

UN DESCONTENTO ENCRECIMIENTO

El descontento de las masas explotadas y oprimidas crece día a día y en esa misma medida el gobierno asume mayores medidas autoritarias contra estas para evitar el desbordamiento de la institucionalidad burguesa, descontento que se vio claramente reflejado en los resultados de las elecciones parlamentarias de diciembre de 2015 y en las movilizaciones del 1º de septiembre de 2016, cuando por primera vez la oposición burguesa al gobierno fue capaz de convocar un mayor número de marchantes que el chavismo.

EL "DIÁLOGO" LA VIOLENCIA Y LA REPRESIÓN

La oposición agrupada en la MUD, después de haber perdido un valioso tiempo durante el año 2016 en un "diálogo" de oficina y acosada por un tiempo que se le termina en su objetivo de adelantar la caída del chavismo, pues las presidenciales son para diciembre de 2017, tras una breve vacilación y desde la derrota de las sentencias 155, 156 del TSJ, que eliminaban de un plumazo la Asamblea Nacional, en abril del presente año, toma un segundo aire lanzándose a alcanzar su objetivo central de derrocar al gobierno, por medio de una táctica doble: la movilización de masas convocadas directamente por su "frente burgués: La MUD" y con el accionar de una vanguardia violenta integrada por estudiantes de origen pequeño burgués y clase media alta, fuertemente reforzada por sectores lúmpenes, que son los encargados de las acciones de mayor violencia y desmanes contra la población y bienes públicos y privados (locales comerciales, unidades de transporte y edificaciones gubernamentales). Paralelo, en las últimas semanas, aparte de convocar en días festivos movilizaciones de masas de decenas de miles de personas, empieza tímidamente a hacer hincapié en movilizaciones sectoriales como trabajadores de la salud y estudiantes, aunque todavía de carácter minoritario en dichos sectores sociales.

Parejo al discurso pro "diálogo" el gobierno acentúa el mecanismo de la represión frente a las acciones vanguardistas, foquistas, de los violentos de la MUD y también contra anunciadas movilizaciones de masas dirigidas hacia instituciones del estado. Esta represión es ejercida vía los cuerpos represivos del estado reforzados con bandas, también violentas, que le son afines llamadas "colectivos". Desde el inicio de las protestas en abril se han producido más de 60 víctimas mortales entre manifestantes, transeúntes, efectivos policiales y militares, una cantidad que supera ampliamente las 40 víctimas del año 2014 donde ambos bloques se acusan mutuamente de dirigir la violencia armada y donde ambos tienen la razón, pues los dos la están usando sin ton ni son.

Al no poder derrotar las acciones vanguardistas de una derecha reaccionaria que se ha refugiado en puntos muy específicos de ciudades como San Cristóbal, Mérida, Barquisimeto, Ciudad Guayana y Caracas donde se hacen fuertes, siendo magnificadas por los medios de comunicación, el gobierno en apariencia da un paso atrás cuando el miércoles 23 de mayo el CNE anuncia que para finales de julio se realizarán las votaciones para la Asamblea Nacional Constituyente y el 10 de diciembre las Legislativas regionales y las de gobernadores. Según, la Constituyente estará integrada por más de 545 miembros, los cuales la mayoría -364- serán electos territorialmente y no la mitad como inicialmente Maduro lo había anunciado y 181 sectoriales. Al retroceder en este punto de la paridad de diputados sectoriales y territoriales, el gobierno quiere tapar el hecho que la territorialidad municipal le va a permitir obtener más diputados con menos votos, tal y como ha sido la tradición electoral burguesa del país desde la vieja IV República, y así salir favorecido con la manipulación de los ámbitos electorales y que junto a la sectorización de los elegibles, "se garantiza" la mayoría de los Constituyentistas y así poder realizar los cambios constitucionales organizativos pero también los políticos que se ha trazado, no solo para perpetuar su mandato presidencial, sino el de afinar postulados legales para reprimir y judicializar las manifestaciones de descontento obrero. La convocatoria de la Constituyente tiene también un cierto carácter de pegamento en las filas bolivarianas, sobre todo en aquellos sectores que se han alejado del gobierno, sin pasarse a la oposición burguesa.

El CNE tan lento para dar respuestas a la MUD en la petición de un referéndum revocatorio y de la fijación de fechas para las elecciones regionales, ha sido más que expedito al fijar la fecha para ambas elecciones mandadas por el poder ejecutivo nacional y la fijación de fechas para las postulaciones. Todo un cronograma a presión a fin de restar posibilidades de que se acreciente la protesta por el desenmascaramiento de la falsa solución a los problemas económicas y la democratización de la estructura de poder político en el país vía Constituyente.

CONSTITUYENTE COMO SALIDA A LA CRISIS ECONÓMICA Y POR LA PAZ

Maduro, ha venido manejando un discurso de "Paz" a fin de tratar de enganchar con lo que es un sentimiento de todo el pueblo frente a la violencia de los "guarimberos" y de los "colectivos"; trata de identificar Constituyente con Paz, Constituyente con democracia y poder popular, del pueblo constituyente, Constituyente con desarrollo económico y nada más alejado de la verdad.

En primer lugar el origen inmediato del descontento social que se desarrolla a pasos agigantados, no está en lo funcional o no de la Constitución Nacional, el desarrollo del descontento está en la crisis económica que vivimos a partir de 2008 tal y como lo señalamos al principio, cuando la explosión de la crisis hipotecaria en los EEUU que al poco tiempo se extendió a las bolsas de valores y al precio de las materias primas como el petróleo y el gas, derrumbándose los ingresos por exportación, lo que hizo inviable los programas sociales y las medidas económicas reformistas que se venían aplicando. En segundo lugar la crisis tiene sus raíces en las medidas económicas que ha tomado el gobierno de Maduro que buscan hacerle pagar al pueblo trabajador dicha crisis, privilegiando el pago de la deuda pública, el financiamiento de la burguesía y la entrega de las riquezas mineras a las transnacionales. Si Maduro no logra resolver la crisis económica, que no lo va a poder lograr con medidas que apuntalan la estructura capitalista dependiente semicolonial de nuestra economía, la crisis va a seguir profundizándose, agudizando el descontento y las luchas y que solo podrán ser derrotadas con fuertes medidas represivas y de judicialización de las luchas. Una vuelta a la "paz" es decir el que cada bando guarde a sus colectivos violentos tiene que venir de una derrota total del adversario, cosa que no se ve tan fácil y la otra a unas negociaciones donde ambos bandos cedan en sus posiciones extremas, cuestión que está en el tapete.

Pero la otra "paz" la más problemática para Maduro y la MUD, que es la paz social que se siente puede ser rota en cualquier momento por parte del movimiento obrero organizado o por sectores populares no se va a lograr sino se mejora la situación económica del pueblo, cuestión que no es posible dentro de los marcos del capitalismo que tanto procura embellecer el gobierno con sus aliados empresarios, vendiendo la (im) posibilidad de cambiar el modelo capitalista rentista por uno productivo y exportador. Puede Maduro reformar cuantos artículos quiera de la Constitución pero si no ataca el poder del capital, la propiedad privada de los medios de producción, cuestión que iría a contravía de las medidas que está desarrollando en alianza con el capital imperialista y nacional (endeudamiento con el Goldman Sachs, Expo Venezuela Potencia, Mesas de Economía Productiva, entrega del arco minero del Orinoco y el Carbonífero del Zulia), la crisis no se va a superar sino que se va a profundizar en contra de las mayorías explotadas y oprimidas del País. Maduro puede prometer y ejecutar cualquier reforma a la "mejor Constitución del mundo", pero dentro del esquema capitalista en el cual está nadando, lo que requiere es abaratar el costo de los procesos de producción que hagan atractivo al capital invertir en el país y dar las garantías buscadas al retorno a las ganancias. Recordemos que ya la actual Constitución, que ahora es defendida también por la MUD, garantiza las inversiones privadas y como demostración allí están las petroleras imperialistas en la Faja Petrolífera del Orinoco y en el Arco Minero del Orinoco.

LA CONSTITUYENTE Y LA DEMOCRACIA PROTAGÓNICA

En el plano político, la Constituyente tampoco es la salida a la violencia abierta y encubierta que se extiende por todo el país, ni al entronizamiento en el gobierno de una burocracia cada vez más autoritaria que se refleja en las empresas en manos del estado, en las Inspectorías, en gobernaciones, alcaldías y en los programas sociales como las Misiones. La misma sectorización y regionalización son muestras de los métodos antidemocráticos que violentan la representación proporcional de la población instituida en la Constitución vigente. Lo progresivo de la actual Constitución, no ha sido impedimento para que se tomen medidas y se aprueben leyes que recortan derechos democráticos que se disfrutaban como el derecho a la organización sindical y el derecho a huelga, el de manifestación, el ser juzgado por los jueces naturales y el de opinión, que por encima de los establecido en la Constitución son violentados todos los días, no como en una dictadura militar como señala la MUD, pero tampoco en una democracia plena como nos lo quiere vender el gobierno. Al contrario lo que nos promete Maduro, ante el crecimiento del descontento por la grave situación económica que se ha instalado y que crecerá, no es una mayor paz social lo que viene. Es posible que en las próximas semanas, por acuerdo entre el PSUV y la MUD, el grado de violencia callejera se vea disminuida, pero entonces, pasado la ilusión de la Constituyente, el crecimiento de las luchas que en el año 2015 elevó las luchas obreras y populares a unas 5000 al año, retomen su cauce y con mayor fuerza y extensión y entonces la represión que hoy se le aplica a las acciones de la MUD, se le empiece a aplicar al pueblo trabajador, al pueblo llano, pues no bastará con los discursos y las medidas judiciales para desmontar el descontento. La Constituyente puede servir de distractivo, puede servir para realizar algunas reformas que le permitan al chavismo sobrevivir en espacios sociales aún después de una derrota electoral, pero la Constituyente no puede ampliar el marco de los derechos democráticos, pues la crisis capitalista no se lo puede permitir.

CANDIDATOS INDIVIDUALES Y DE APARATO. LA SECTORIZACIÓN Y LA REGIONALIZACIÓN

Maduro ha querido presentar el mecanismo de la sectorización y la regionalización como métodos de representatividad democrática insuperables, pero no hay tal cosa, incluso es un serio retroceso con respecto al método planteado cuando la Constituyente de 1999 impulsada por Chávez y ni siquiera se le compara con unas elecciones de sindicato de empresa o delegados sindicales o de un Comité de Huelga. Pero antes de entrarle a este aspecto clave para el ejercicio de una verdadera democracia de clase, revolucionaria, analicemos un aspecto clave que devela el carácter antidemocrático y burocrático del método planteado por Maduro a) La Constituyente convocada por Maduro es un mecanismo de representación que privilegia "delegados" de un determinado aparato y no de las bases. Los candidatos son electos por las direcciones de las organizaciones políticos que los postulan; son candidatos sin representatividad de las bases sociales a los cuales les van a pedir el voto. Ya desde este momento los candidatos están separados de las bases que los "elegirán" para cumplir la responsabilidad de "diseñar" el marco legal del país que dicen vamos a construir. Desde este mismo momento esos candidatos se deben al aparato burocrático que los postula y les financia la campaña electoral para que lleguen a constituyentistas. Todos hemos vivido el cómo los candidatos del PSUV fueron electos en círculos cerrados adherentes de tal o cuál corriente interna y ya veremos, primero en la recolección de firmas y luego en la campaña cómo los grupos más fuertes financian y mueven las maquinaria para hacer elegible a los suyos independientemente de su arraigo en las masas. Este elemento es fundamental para entender el carácter antidemocrático de la Constituyente pues al estar sus integrantes separados en las ideas de las bases que los elijen, puesto que los candidatos triunfadores van con sus propias ideas a "legislar" por lo que ellos creen o por lo que le mandan sus aparatos político económicos y no por los requieren las masas laboriosas de votantes, con los cuales nunca discutieron el qué defender al final, luego de "discutir" en la Asamblea Constituyente aprueban textos que solo entonces el pueblo trabajador tiene "oportunidad" de medio leer, para que en una votación refrendaria diga si lo aprueba o no y no para que cuestione y realice modificaciones en discusiones desde las bases de cada centro de trabajo y barrio obrero. Los constituyentes son plenipotenciarios y no el pueblo. b) El mecanismo electoral le da el mismo poder electoral a los parásitos sociales amos del capital y los parásitos que les sirven, que son los responsables y grandes beneficiarios de la crisis, que a los trabajadores, productores de toda la riqueza nacional y víctimas de la crisis y las medidas económicas, con el detalle que mientras los amos del capital tienen todos los recursos económicos y palancas en sus manos para lanzarse y lanzar a sus candidatos para defender sus intereses, los trabajadores y luchadores populares no tienen ni recursos, ni palancas, ni tiempo para lanzarse a disputar un puesto en esa Constituyente. La desventaja entre los candidatos es más que evidente.

EL POR QUÉ MADURO -DIOSDADO SE LANZARON POR LA CONSTITUYENTE

La dirección del PSUV se encontraba y no puede decir que ya salió del problema de un todo, generado por el desarrollo de la crisis capitalista y una oposición que no quiere transigir en lo de las elecciones, por lo que necesita buscar una formulación que permitiese los mecanismos transicionales de traspaso de poderes, que le garantizasen ciertos espacios de "poder" al derrotado chavismo. Para cumplir esto, la dirección del PSUV ve en la Constituyente el mecanismo que le permite lanzarse al reagrupamiento de la base que se ha alejado en medio de la crisis y así poder presentarse con cierta fuerza, con poder de negociación post elecciones, aparte de servir para ganar un tiempo político, cuestión que aún está por verse, ante la determinación de sectores de la MUD que se niegan a culminar acuerdos para una transición "pacífica" de poderes.

LA SALIDA ESTÁ EN LA CLASE OBRERA ORGANIZADA REVOLUCIONARIAMENTE

Como dijimos hemos señalado, la Constituyente por sí misma no es la solución de la actual crisis, pues de acuerdo a lo perfilado por las principales fuerzas políticas que la promueven o que la niegan no tienen entre sus planes atacar el problema desde la raíz: el capitalismo que está en crisis, lo que no se soluciona con medidas económicas aisladas unas de otras y éstas aisladas del problema de quién ejerce el poder y cómo lo ejerce. La nacionalización de la banca, aislada del monopolio del comercio exterior y ambas aisladas de la expropiación de los monopolios no resuelven la crisis; todas estas aisladas del problema de qué clase controla el poder político y a través de que palancas de poder, tampoco resuelven el problema, pues este implica no solo la propiedad de los medios de producción sino del manejo de los mismos. Si los medios son estatizados, lo cual es progresivo, pero si el control y planificación de la economía, que tiene que ver con a quién se sirve y queda en manos de burócratas muy bien intencionados o de la propia burguesía, la dinámica de la lucha de clases empujará al retroceso de las medidas y la perversión política del nuevo régimen. Junto a la expropiación de los monopolios, la banca y el comercio exterior, tiene que constituirse organismos de poder de tipo soviético, asambleario como el surgido en la comuna de París, o a los sóviets de 1905 y 1917 en la Rusia zarista para que el poder sea ejercido democráticamente por el pueblo trabajador, el proletariado, desde organismos asamblearios en las empresas, coordinadas y centralizadas democráticamente vía delegados revocables y con mandato; organismos que tienen que constituir su propio ejército sobre la base de milicias obreras que estén bajo el mando de los organismos de poder obrero, pues la burguesía y las fuerzas imperialistas no se van a quedar de brazos cruzados viendo como se les expropia y luego como se demuestra que solo un gobierno obrero y popular en una Venezuela Socialista resuelve la crisis económica capitalista a favor de todo el pueblo trabajador, de los campesinos, estudiantes, minorías étnicas y sociales.

La actual crisis es la crisis total del capitalismo no se resolverá con la Constituyente convocada por Maduro y "combatida" por los factores de la MUD que solo lo hacen para evitar ser derrotados políticamente por el gobierno y ver entonces alargados los tiempos de cuándo puedan volver a controlar la renta petrolera o apoyada con eufemismos por sectores que se reclaman socialistas y hasta marxistas, sin reparar en el carácter burgués de la constituyente del ´99. No la podrá resolver la dirección chavista, puesto que, en su práctica, esta se ha casado con el gran capital financiero internacional en sus variadas versiones, pero cada vez más cercano al imperialista yanqui que le acaba de solucionar un problema de liquidez coyuntural, vía Goldman Sachs y vendrán nuevos actos de entrega vende patria, encubierto en un discurso antiimperialista o pro paz social cada vez menos creíble. Pero tampoco la superará la MUD, por ser tan solo una versión, más proimperialista que la del gobierno y por lo tanto tener las mismas raíces que dieron origen a la actual crisis.

La no derrota de la actual crisis por parte de la clase obrera le permite a las fuerzas de la burguesía continuar aplicando "in crescendo" el plan de austeridad económica, que apenas está en sus comienzos y su aplicación completa será un verdadero programa de choque que soliviantará el ánimos de las masas y que de no ser derrotadas vía control de la burocracia sindical y comunal, con apoyo del peso político de los partidos burgueses y colaboración de organizaciones de izquierda de carácter centrista o reformista, un golpe militar encubierto o en toda forma será la respuesta de la burguesía a la rebeldía de nuestro pueblo explotado y oprimido. De salir victoriosas las masas laboriosas, tendrá que ser sobre la base de la expropiación de la burguesía y la instauración de un gobierno obrero y popular en una Venezuela socialista.

EL PAPEL DE LOS MARXISTAS REVOLUCIONARIOS

Frente a esta disyuntiva los revolucionarios tenemos que librar un duro combate para desenmascarar el carácter antidemocrático y contrarrevolucionario de la Constituyente que no solo quiere imponerse sobre la base de eliminar las elecciones regionales, como expresión del derecho democrático de "elegir" a los gobernadores y diputados estatales, para imponer esquemas más antidemocráticos como el de la sectorización y regionalización planteado por Maduro en su proyecto de Constituyente; el de la adecuación de las normas constitucionales para justificar una mayor penetración del capital transnacional como en el arco minero, y el de aprobación de un nuevo arsenal de normas más restrictivas en derechos de organización, reunión y de protesta del pueblo trabajador y masas populares, así como de otras que le darían más poder de decisión al poder ejecutivo, sin pasar por ningún control, así sea el burocrático de la Asamblea Nacional.

No es casual entonces el método escogido por Maduro para escoger los candidatos pues se trata de garantizar una mayoría propia para imponer un estado autoritario y facilitador de las inversiones que profundizarán el carácter de semicolonia de la nación venezolana, donde ellos controlen el poder ejecutivo, de allí que los revolucionarios tenemos que rechazar el llamado y el desarrollo de la Constituyente y llamar a la clase obrera y pueblo revolucionario a impulsar desde las bases de cada empresa la realización de Asambleas obreras desde dónde se discuta el cómo derrotar al gran capital generador de la crisis que nos hunde en el hambre, la miseria y el desempleo, a impulsar un proyecto de país libre y soberano lo que sólo puede ser posible con la creación de organismos de poder que excluya frontalmente a los amos del capital, que son los responsables de la crisis que vivimos, un proyecto que coloque en manos del pueblo trabajador, de sus organizaciones centralizadas democráticamente los monopolios, la banca y el monopolio del comercio exterior. Nada hacemos si rechazamos Constituyente antidemocrática y su producto una Constitución antidemocrática y burguesa para quedarnos con una Constitución que es usada para limitar los derechos de los trabajadores y el pueblo combatiente, para justificar la explotación y opresión capitalista, la profundización de la entrega de nuestro país al gran capital. No participar e impulsar Asambleas de Trabajadores activos y desempleados, es una misma tarea revolucionaria.

Este combate pasa por tener claridad que no es apoyando a las fuerzas burguesas que hoy disienten del chavismo, llámese MUD u otro, en su objetivo para sacarlo de la presidencia de la República, ni es sumarnos a las masas que ella moviliza con una política reaccionaria en sus objetivos y métodos, sino impulsando la creación y fortalecimiento de un campo programático de clase, socialista revolucionario, que aunque en lo inmediato no adquiramos el peso que permita impulsar la derrota de la política entreguista y capitalista de Maduro, ni la que la MUD impulsa haciéndola aparentar distinta, pero que si pueda apolíticamente a la vanguardia proletaria consciente de la necesidad de librar los combates de resistencia a la ofensiva del capital que se expresa en los centros de trabajo y en la Venezuela toda y que en el proceso permita disputar los espacios necesarios para asumir la dirección del movimiento obrero que hoy se encuentra desarmado pues desde sus direcciones sindicales y políticas o le están haciendo el juego a la burocracia sindical y vecinal chavista, y a las direcciones de la MUD en sus variadas caras. Es decir, rechazamos la propuesta del gobierno, al igual que la propuesta de la MUD, por burguesas, entreguistas y levantamos nuestra propia táctica basada en el impulso de organismos y métodos de la propia clase: de democracia obrera, anticapitalista y socialista proletaria: Asambleas de Trabajadores Activos y desempleados, coordinadas local y nacionalmente de manera democrática por Delegados electos desde las bases revocables y con mandato.

Es tiempo de mucha propaganda a nivel nacional que prepare el terreno para el momento de la agitación, cuestión que puede, y existen condiciones para que cambien, incluso violentamente y no solo de manera mecánica ante las medidas de austeridad que nos apliquen.

La construcción de un Partido Socialista Revolucionario de los Trabajadores, sección de una Internacional Leninista de Combate, será el factor decisivo al momento de que las masas entablen los combates por su supervivencia frente a la agresión del gran capital.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1004 veces.



Corriente Socialista Revolucionaria El Topo Obrero


Visite el perfil de El Topo Obrero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a247490.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO