...Y ¡Jaque Mate Constituyente!

Ya se veía en el ajedrez político, un desenlace trágico para la oposición: ¡jaque mate constituyente!; dado en su contra por Nicolás Maduro, con una histórica y definitiva jugada antecedida por dos jaques dados también por el presidente. El primero, corrigiendo el error político cometido por el TSJ con sus dos sentencias; jugada que dejó con los crespos hechos a la oposición y a la derecha internacional, intentando montar fiesta con la intervención extranjera en Venezuela (ver mi artículo del 02-04). Y el segundo jaque, convocando a elecciones regionales con el slogan "el pueblo dará voto castigo"; al interpretar acertadamente el presidente Maduro, las condiciones objetivas y subjetivas existentes en el país, y observar el rechazo generalizado de toda población al terrorismo de la oposición que se niega a rectificar (ver mi artículo del 25-04). Veamos cómo estaban las piezas en el tablero, antes de dar el mate constituyente:

Las del presidente Maduro, situadas al igual que en el anterior jaque, con un gobierno sólido, dando la batalla antigolpe y contra la guerra económica; un pueblo movilizado en todo el país; una FANB unida más que nunca; un PSUV fortalecido y mejor organizado; los poderes ciudadano, judicial y electoral, haciendo su respectivo trabajo; y una media comunicacional consolidada. Piezas a las cuales se sumaron los recursos financieros para realizar otra jugada: el aumento del salario mínimo, la cesta de alimentación y las pensiones.

Mientras las de la oposición se mantenían estáticas: un Luis Almagro de capa caída rechazado hasta en su propio país, una media internacional centrada en otras situaciones, medios comerciales venezolanos dando poca cobertura a las escuálidas movilizaciones de la oposición, una Asamblea Nacional que nadie le para bola y los partidos de oposición disminuidos con sus seguidores totalmente desorientados.

Veamos entonces la última jugada del presidente Maduro que precedió al mate constituyente: la invitación de nuevo al diálogo. Respondiendo la oposición con una peorra jugada: rechazarla y continuar movilizando a los terroristas; lo que devino como era de esperar, en el magistral jaque mate del presidente Maduro, convocando la Asamblea Nacional Constituyente.

Ahora la oposición, con el rey derrotado, no le queda otra que postular sus candidatos a diputados, indirectamente en forma sectorial y territorial; para luego sentarlos en la Asamblea Constituyente a dialogar y debatir los nueve puntos planteados por el presidente Maduro.

Es decir, fin de la partida. Vendrán otras cuando el CNE convoque este año a elecciones regionales y locales; además de montar el proceso para seleccionar y elegir los diputados a la Asamblea Nacional Constituyente.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1955 veces.



Sergio García Ponce

Ex-vicerrector de Desarrollo Territorial de la Universidad Bolivariana de Venezuela (UBV).

 sagarciap@yahoo.es

Visite el perfil de Sergio García Ponce para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Sergio García Ponce

Sergio García Ponce

Más artículos de este autor


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a245219.htmlCd0NV CAC = Y co = US