Cinco sentidos revolucionarios

Camaradas, se encienden los motores. En medio de la diáspora opositora, la banderola anuncia la partida del Clásico Presidencial. Y, mutatis mutandi, la cohesión de los factores patrióticos es un hecho contundente. Pero así como el Presidente Chávez no puede ser el alcalde de cada municipio venezolano, tampoco podemos esperar que, por nuestro enchinchorramiento, se convierta en el gran patrullero de este proceso comicial.

Aguzemos nuestros sentidos, démosle luz revolucionaria y salgamos a ejercitarlos con amor y lealtad numantina.

Sentido de la Vista: Tengamos siempre el ojo pelao. Ojo con nuestras ejecutorias y ojo con las de quienes nos rodean. Confrontemos puntos de vista y aprendamos a leer en las necesidades del pueblo. Miremos el horizonte con vista de largo alcance y tengamos claridad en nuestros conceptos y transparencia en el trabajo electoral.

Sentido del Oído: Desarrollemos la capacidad de escuchar. La capacidad de acatar y obedecer a nuestros mandos orgánicos de campaña y seamos correas de transmisión entre el electorado y nuestras agrupaciones políticas. Fuerte es el rugir de un pueblo redimido por su líder.

Sentido del Olfato: El triunfo que se avecina huele a 10 millones de conciencias. Huele a un pueblo levantado por dignidad en contra del imperialismo. Que aspira la profundización y aceleramiento del proceso revolucionario. Que respirará hondo por el esfuerzo realizado en el cansancio del trabajo victorioso.

Sentido del Tacto: Tocar la puerta del camarada, para acercarnos a él, constituirá un deber sagrado lleno de rigor y disciplina patriótica. Estrecharemos su mano y percibiremos el calor venezolano. Golpearemos bien fuerte a la mezquindad, despedazaremos la ignominia y quitaremos las máscaras de los farsantes. Sólo así palparemos la suave caricia de un pueblo agradecido.

Sentido del Gusto: Salado es el sabor de la sangre, el sudor y lágrimas del pasado. Amargo es su recuerdo y agrias han sido las disputas. Por eso, para deleitarnos con el dulce sabor del logro debemos abrevar en los nobles bajeles de la ideología inspiradora. Bolívar, Rodríguez, Zamora, Martí y muchos prohombres son fuentes inagotables que sacian al sediento patriota venezolano.

Y un sexto sentido: el Revolucionario Sentido cuyo motor es el amor y la solidaridad. Cuyo fin es la felicidad y la paz con justicia. Cuyo primor se fragua en la sencillez y la lucha contra la exclusión. Un sentido lleno de audacia y capacidad para operar bajo presión como siempre lo ha hecho el pueblo venezolano cuando la historia se lo ha reclamado. Donde la voluntad de edificar elimina obstáculos y esclarece relaciones donde no debemos perder el sentido del camino y aceptar que lo mejor es lo que sucede para avanzar en la concreción de la utopía revolucionaria. Y cuyo líder, Hugo Chávez Frías, invicto en la batallas de la historia, transita con amor los caminos de la Patria futura dando un grito liberador a los pueblos oprimidos del mundo.

jmartoranoster@gmail.com, j_martorano@hotmail.com, juan_martoranocastillo@yahoo.com.ar


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2155 veces.



Juan Martorano

Abogado, Activista por los Derechos Humanos, Militante Revolucionario y de la Red Nacional de Tuiter@s Socialistas (RENTSOC).

 jmartoranoster@gmail.com      @juanmartorano

Visite el perfil de Juan Martorano para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a23829.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO