Espíritu-Materia en Filosofía, Ciencia y Religión

Los mundos son la manifestación material del pensamiento-espíritu, dichos espíritus residen en el alma (archivo conciencia) y transmigran a los diferentes mundos, donde se hacen de cuerpos para manifestar su poder creador, coexistentes en Dios (Después Inventaremos Otra Sistema). El espíritu también se refiere al conjunto de entidades particulares que conforman una entidad mayor (Eloí) y que funcionan de manera independiente (libre albedrio). Eloí es energía, luz, omnímoda, omnipresente, universal e infinita. También se podría decir que, el espíritu se refiere a la «sustancia» de los seres humanos, aquello que los hace iguales o hermanos. Factores como la raza o el contexto de vida son los «accidentes» que logran diferenciarlos. Es evidente entonces, que el término espíritu se ha empleado como sinónimo del concepto griego de pneuma por Friedrich Hegel, Ken Wilber y Friedrich Schelling.

Por su parte, Los Mapuches, pueblo amerindio que habita principalmente en el sur de Chile y Argentina, creen que los espíritus de los seres vivientes provienen de «Pu-Am» un ánima (espíritu) universal, de donde se desprende cada hombre, llamada el «am», que acompaña su cuerpo mientras vive. En Los Guaraníes, autodenominación étnica original «ser humano», grupo de pueblos indígenas suramericanos de Paraguay y Argentina, afirman que el alma proviene del paraíso «Tupá Rueté» (Dios de la lluvia) y que al morir el espíritu vuelve a su lugar de origen. Sobre la base de las consideraciones y/o conceptualizaciones anteriores, desde el apartado etimológico, filosófico, ontológico y antropológico, el autor no pretende declarar verdades absolutas, persuasivas ni alienantes, solo servirse de una amplia cosmovisión suscrita a la dialéctica del discurso, donde lo sustantivo siempre obedece a la trascendencia del conocimiento más allá de las diferencias.

Ahora bien, desde la perspectiva teológica-religiosa propia de la Biblia, basada en Isaías 11:2, que dice: "Y reposará sobre él el Espíritu de Jehová; espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor de Jehová."; desencadenando una categorización que define siete espíritus de Dios: (1) Jehová, (2) Sabiduría, (3) Inteligencia, (4) Consejo, (5) Poder, (6) Conocimiento y (7) Temor de Jehová. En cambio, para los Mormones "La parte del ser viviente que existe desde antes del nacimiento del cuerpo mortal, que mora dentro de ese cuerpo durante la vida terrenal y que después de la muerte existe como un ser separado hasta la resurrección", continúan diciendo que "todos los seres vivientes «el hombre, los animales y la vegetación» fueron creados espiritualmente antes que existiese físicamente sobre la tierra forma alguna de vida" (Gén. 2:4–5; Moisés 3:4–7). "Todo espíritu es materia, pero es más refinada y pura que los elementos o la materia terrenales" (DyC 131:7).

En discrepancia a lo que se ha expresado anteriormente, se encuentra la filósofa canadiense-norteamericana Patricia Churchland (nacida en 1943) Neurofilosofía presente en el materialismo elimininativo, profesora de la Universidad de California y Universidad de San Diego - EEUU; perteneciente al Instituto Salk para estudios Biológicos y asociada al Laboratorio Computacional de Neurociencias (Sejnowski Lab) del Instituto Salk, quien recibiera el Premio MacArthur en 1991; formada en las Universidades de Columbia Británica, Pittsburgh y Oxford. Churchland va a decir "los conceptos de la psicología popular como «creencia», «voluntad libre» o «conciencia» necesitarán ser revisados cuando la ciencia entienda más acerca de las funciones del cerebro", de acuerdo con su «Programa de Coevolución de las Ciencia» "las ciencias menos desarrolladas deben evolucionar presididas por aquellas otras que son más completas, que en el caso de los problemas que nos ocupan serían las neurociencia… tantas ramas de la psicología están destinadas a desaparecer". Churchland afirma que los seres humanos son solo materia y actividad molecular cerebral o actividad neuronal-sináptica.

De acuerdo con los razonamientos que se han venido realizando, se tiene que la ciencia fue una rama de la filosofía en Aristóteles, separándose de ella en el siglo XVI como ciencias naturales. En Mario Bunge (1995), autor de «La Ciencia, su Método y su Filosofía», citado por Darío Palminio "La Ciencia es un Sistema de ideas caracterizado como conocimiento racional sistémico, exacto, verificable y falible que es una reconstrucción conceptual del mundo". La ciencia post-estructuralista o postmodernista tiende al conflicto y contraposición con la filosofía, presente en el positivismo y neopositivismo (el círculo de Viena o círculo de Viena para la concepción científica del mundo - movimiento creado por el Dr. Johan Craidoff y Moritz Schlick en 1922 en Viena).

Sin embargo, para la filosofía irracional moderna en Friedrich Nietzsche (1844-1900) "no hay hechos, hay interpretaciones" y Martin Heidegger (1889-1976) filósofo alemán contemporáneo, autor de «El ser y el tiempo» (1927), quienes otorgan privilegios a las corrientes filosóficas en cuanto a la voluntad e individualidad en reprimenda a la comprensión racional del mundo objetivo, inherente a las ciencias y sus métodos. De la misma forma se observa en Inmanuel Kant (1774 – 1804), filósofo de la ilustración y criticismo; precursor del idealismo alemán «Critica de la razón pura» o conocimiento de la razón pura y su fenomenología kantiana, quien propone que "las cosas en sí no las podemos conocer, sólo podemos percibir los fenómenos", en tal sentido, no se puede conocer la esencia de las cosas, pero se reconoce que hay cosas reales, es decir, las cosas tienen «ser» pero no sabemos lo que son.

A manera de colofón, es importante permitirse una remembranza sobre Platón y su «academia» escuela filosófica fundada alrededor del 388 a. C. en los jardines de Academos en Atenas, para la cual era necesario dominar la geometría y las matemáticas; así como también hacer alusión al poder supremo de la iglesia de la Europa en la edad media, implosionada por Rene Descarte (1596-1650), autor del «Discurso del Método» y conocido por sus celebres palabras "pienso luego existo"; precursor del dualismo religión-ciencia que da paso al materialismo. En virtud de la inexistencia oportuna del alfa y el omega, para la comprensión del constructo espíritu-materia, se pudiera concluir en filosofía, ciencia y religión, así como en la interpretación de sus máximas, métodos y deidades, que son interdependientes en la dimensión del conocimiento y construcción del hecho científico; bien para la impronta de las subjetividades circunscritas al sujeto o desde el mundo material constituyente de la realidad.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3004 veces.



Wilman Bernal

Lcdo. Administración, organización y sistemas. Profesor universitario

 wilmansanz@gmail.com

Visite el perfil de Wilman Bernal para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: