¿Hacer Ciencia es un acto de Libertad?

La civilización se sirve de una superestructura materialista e idealista para su desarrollo, basada en acuerdos logrados por las personas que la integran, a lo largo de incontables generaciones. Acuerdos que permiten la evolución, el funcionamiento y el progreso. Uno de ellos es «La Libertad», del latín libertas (franqueza, permiso); facultad natural del ser humano para actuar a voluntad sin restricciones, respetando siempre los derechos de terceros. La libertad suscribe la posibilidad de tomar decisiones sin perder de vista los canones morales. Cuando se habla de «Moral» (del gen. latín moris, ‘costumbre’, y de ahí moralis -lo relativo a los usos y las costumbres-) conjunto de normas, creencias y valores que guían la conducta de las personas en sociedad. La moral permite diferenciar entre acciones correctas e incorrectas.

Es importante señalar que la libertad no se trata de hacer lo que desees, sino lo que se debe hacer en sociedad; las personas libres piensan antes de actuar. La dimensión o medida de la libertad también obedece al derecho de los demás, el orden público, político, así como las responsabilidades individuales van a enriquecer tanto el derecho colectivo como las libertades en cualquier ámbito. La filosofía coloca a la libertad en un sitial de honor, declarándola el bien más preciado del ser humano. La contraposición será entonces conocida como «esclavitud», flagelo presente aún en los días que transitan, producto de severas incongruencias en un mundo postmoderno, rodeado de avances tecnológicos y sistemas de leyes vanguardistas, donde miserables permiten y/o practican la esclavitud depredadora, perversa, denigrante y malévola.

En la actualidad se aprecia la existencia de varios tipos de libertad, a saber: libertad de conciencia, de expresión, de reunión y de asociación, entre otras. También se habla de libertad de estado, libertad condicional y provisional. Como quiera que sea, las acepciones para el término libertad son amplias, complejas y diversas, pero todas obedecen al principio inalienable e irrenunciable, que abre la posibilidad de tomar decisiones propias dentro de una dinámica social, legal y moral, que garantiza el libre ejercicio para todos sin vulnerar las libertades de otros. Manteniendo el hilo conductivo y temático, se tiene a Edgar Morin (París, 8 de julio de 1921) filósofo y sociólogo francés. Morin diserta sobre un mundo indisociable, donde las personas poseen espíritus con conocimientos ambiguos, desordenados, necesitadas de acciones retroalimentadoras.

Morin va a proponer un abordaje multidisciplinario y multirreferenciado para lograr la construcción del pensamiento, en virtud del desarrollo de un análisis profundo con elementos de certeza. Dichos elementos basados en la complejidad caracterizada por la posesión de múltiples partes que conforman un conjunto difícil de conocer. Entre sus trabajos se destacan: El hombre y la muerte (2007); La Vía. Para el futuro de la Humanidad (2011) y Penser global. L'humain et son univers (2015), Laffont/MSH. En Morin (1999) elabora un cuantioso análisis del término «Libertad», entregado en su obra escrita Antropología de la libertad. GRASCE, París. Entre las conceptualizaciones que Morin dejará en el prenombrado trabajo, se podría resaltar las siguientes:

  • Una libertad es una posibilidad de elección: Una posibilidad de elección puede ser interior, es decir, subjetivamente o mentalmente posible; es una libertad de espíritu. Puede ser exterior, es decir, objetivamente o materialmente posible; es una libertad de acción.

  • El imperio del medio: Como frecuentemente se ha dicho, hace falta sustituir la concepción de que el medio exterior impone sus fatalidades a los seres vivientes por una concepción de la autonomía dependiente.

  • La influencia de los genes: referida a la inexpugnable herencia en ocasión de la existencia de características heredadas genéticamente.

  • El imperio sociológico y la influencia cultural: Existe en primer lugar la influencia sociocultural. La cultura de las sociedades arcaicas permitió la realización de individuos que desarrollaron una extrema agudeza de sentidos, que les permite captar como signos y mensajes los múltiples indicios y acontecimientos de su ambiente natural; individuos con aptitudes manuales politécnicas, maestros en el arte de manejar sus armas para la caza, de fabricar sus útiles y edificar su casa.

  • Así se efectúa la domesticación de los espíritus: Como, en el seno de una misma sociedad, los individuos son extremadamente diversos, genética y psicológicamente, algunos individuos llegan a mostrarse resistentes al imprinting justamente porque su individualidad se manifiesta mediante una fuerte autonomía cerebral, y serán reacios con respecto a lo que la mayor parte acepta como evidencia.

  • La influencia de las ideas: Los individuos no se encuentran sometidos sólo por su sociedad y su cultura, están también sometidos por sus dioses y sus ideas.

  • Los caminos de la libertad: Si se atiende a una concepción determinista del ser humano, no hay posibilidad de libertad y ésta aparece como una pura ilusión. En cambio en una concepción espiritualista de la libertad, ella sería independiente de las condiciones físicas, biológicas, sociológicas

  • El nudo gordiano: Y sin embargo la autonomía humana y las posibilidades de libertad se producen, no ex nihilo, sino por y en la dependencia anterior (patrimonio hereditario), la dependencia exterior (ecológica), la dependencia superior (la cultura), que la coproducen, la permiten, la alimentan, a la vez que la limitan, la subordinan, y corren permanentemente el riesgo de someterla y destruirla.

  • Las libertades del espíritu: El espíritu (mind) de un individuo/sujeto es la sede de la sujeción y la sede de la libertad. Cuando algunos individuos dejan de estar sujetos a las órdenes, mitos y creencias que emanan del Gran Ordenador y llegan a ser al fin sujetos de conocimiento y de reflexión, entonces comienza la libertad del espíritu.

  • Despiertos y sonámbulos: se es autómata, sonámbulo, poseso, aun cuando se es conscientes del sonambulismo, de los automatismos y de las posesiones.

Nótese el engranaje intrincado detrás de las libertades individuales-colectivas, pero entre líneas siempre observables, la presencia de los deberes y derechos, la moral, la justicia, la política, y demás dimensiones donde el fenómeno pudiera manifestarse, pertinente de estudio, contraste y análisis. Para continuar, en aras de cultivar el conocimiento sobre la materia y complejizar aún más la discusión, adicionando elementos para el discernimiento y/o la comprensión, es conveniente llamar a la «La Ciencia» y preguntarse: ¿Hacer Ciencia es un acto de Libertad? Antes de avanzar en la respuesta se debe rescatar la definición suscrita a la categorización, donde el origen de la palabra Ciencia, se obtiene del vocablo latín «scientia» y significa conocimiento; además designa todo conocimiento alcanzado a partir del estudio y/o práctica, constituido sobre principios y leyes, deducidos en la observación, el razonamiento, y estructurados sistemáticamente para su comprensión.

Si el hecho científico se asume bajo lo mirada invariable de la ética profesional, la libertad de servir al interés común dominará, dando paso al conocimiento productivo. No obstante, secuestrar la práctica científica y ponerla al servicio de las élites, clases dominantes y/o grupos del poder económico, la convierte en un objeto pernicioso. La premisa ejecutoria, discursiva, de acción y de hecho, pasaría entonces por impulsar a la Ciencia como sujeto al servicio de la humanidad, manteniéndola en todo momento alejada de la negociación mezquina, ventajista y obscena, representada por una Ciencia objeto dominada por intereses burgueses, hegemónicos e imperiales. En resumidas cuentas, para mantener viva la civilización de forma coherente, es necesario detener la ciencia esclavista prestataria del poder económico y concebirla dentro de la frontera para la construcción del conocimiento, solo así la ciencia se convierte en arma emancipadora forjadora de libertades.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1285 veces.



Wilman Bernal

Lcdo. Administración, organización y sistemas. Profesor universitario

 wilmansanz@gmail.com

Visite el perfil de Wilman Bernal para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Wilman Bernal

Wilman Bernal

Más artículos de este autor



US Y ab = '0' /tecno/a239444.htmlCd0NV CAC = , co = US