Lo que mi amiga la genia me dijo hace 15 años parece estar concretándose

Hace más de 40 años atrás, mientras que escribía poesía, sentado en una acera (vereda) de uno de los barrios más grandes de Caracas, observé una muchacha que también estaba sentada en la acera, observado la gente que pasaba, y tomando notas en un cuaderno.

En aquel tiempo, en los barrios de Venezuela, era muy raro ver a alguien escribiendo porque que la mayoría de la gente de los barrios escribía muy mal, ya que habían solamente terminado el quinto grado primaria antes de tener que salir a trabajar para ayudar a la familia, para sobrevivir.

Bueno, me paré, y fui a verla, y le pregunté:

¿Qué escribes?

”Filosofía,” me respondió, “¿Y tú?”

”Poesía.”

Así empezó nuestra gran amistad.

Con pocas excepciones, hablamos todos los días, sin importar en que lugar o país nos encontremos en el momento.

A partir de los 15 años de edad, cuando terminó la secundaria y empezó a trabajar, esta muchacha --- hoy mujer --- se ocupó del bienestar de su familia, y de sus sobrinos, y de otros familiares.

Dedicó su vida entera a ayudar a otros.

Esa era, y sigue siendo su misión.

Quiso ser monja, pero cambio de idea a los 30 años de edad, pero aun así decidió vivir la vida de monja, una vida minimalista, para así poder ayudar al maximo de su capacidad a los más necesitados de este mundo, para poder cumplir su misión.

Esa es mi amiga.

Bueno, hace más de 25 años atrás, mi amiga tuvo que irse de Venezuela para poder cumplir con su misión.

¿Por qué?

Porque aquí en Venezuela, en general, en aquel tiempo --- y aun ahora --- si uno no tenía nombre, si uno no tenía palanca, si uno no era de “buena” familia, o si uno no era blanquito, el máximo empleo que una hombre podía obtener, era de obrero, mientras que el máximo trabajo al cual una mujer podía aspirar, era de secretaria o recepcionista, pero mi amiga era/es una genia, es la persona con la más alta capacidad intelectual que he conocido en mi vida … y he conocido muchos genios en mi vida …

… y por eso mi amiga tuvo que irse de Venezuela.

Con ese cerebro que tiene, de haber nacido en cuerpo de hombre, blanco, y rico, me imagino que se hubiera quedado, ya que así podría haberse ganado salarios 1000 veces más que los miserables salarios que le pagaban como mujer para hacer un trabajo 1000 veces menor que su capacidad.

Bueno, antes de irse de Venezuela, adquirió su titulo oficial de traducción español/inglés/francés, y se llevó solamente eso, un poco de ropa, y su inmenso cerebro. Empezó como traductora, y rápidamente llegó a ser la directora de un centro de investigaciones y desarrollo científico medico electrónico para una de las más grandes empresas del mundo en esta área de actividad.

Así pudo cumplir su misión.

CHAVEZ

Cuando conocí a mi amiga, ella dirigía proyectos comunales en el barrio, y yo dirija escuelas de alfabetización para adultos, y clases para los niños de la calle, y para aquellos y aquellas que no obtenían cupo en las escuelas, ya que casi no habían escuelas en aquellos tiempos en los barrios.

Ella siempre fue apolítica, o mejor dicho, antipolítica, y yo soy igual, somos personas de acción, no de habladera de paja, no creemos en los políticos, ni en la politiquería, ni en los partidos políticos, ni en la realeza, ni en títulos, ni en apellidos, ni en las estrellas de Hollywood, ni nada de eso, creemos en la acción, en los resultados, en hacer.

Ahora, ya que Chávez era un político, normalmente no me hubiera interesado estudiar a Chávez, pero empecé a interesarme en el caso de Chávez en el año 2001 ya que cada vez que hablaba con gente viviendo en Venezuela, lo que me decían seriamente contradecía lo que leía en las noticias internacionales desde Canadá, donde vivía en aquel momento.

Así empezó mi estudio de Chávez, el cual duro más de 2 años, y mi amiga estaba al tanto del progreso (ver final del artículo).

Después esperé otros 2 años, observándolo a Chávez con mucho cuidado, para confirmar que Chávez era realmente Chávez, y no alguno extraordinario actor marioneta del imperio, y en el 2004 decidí llamarme chavista, seguidor de Chávez, pero no de su partido político MVR.

Simplemente, seguidor de Chávez.

Por segunda vez en mi vida me identifiqué con un político, aunque en los dos casos no eran políticos de carrera. El otro caso fue el de René Levesque y el movimiento Separatista de Québec que siguió la Revolución Tranquila, en Canadá.

Bueno, cuando empecé a estudiar a Chávez, hace unos 15 años atrás, mi amiga me dijo algo así:

“Ten cuidado, mucho cuidado, Venezuela no es como Canadá, si te declaras chavista, es posible que algún loco seguidor de la oposición trate de matarte, solo por ser chavista, sin conocerte, sin conocer tus razones, y si ofendes a algún líder de la oposición, te mandarán a matar, así como siempre se ha hecho en Venezuela.”

”Tú y tu boca grande.”

”Podría ser que las cosas cambien mientras que Chávez esté en el poder, pero de alguna manera lo matarán, si no por bala, será envenenado, desde dentro de su entorno cercano, son traidores, no todos, pero algunos, y creo que sé quien será esa persona, y si no es esa persona, no importa, pero seguro que lo matarán, de alguna manera.”

”Y cuando Chávez muera, allí se aprovecharán, todos, opositores y políticos y seguidores del chavismo, y destruirán la Revolución ya que nadie en el entorno de Chávez tiene la capacidad o la espiritualidad de Cristo, de vivir con lo mínimo para poder cumplir el máximo, para cumplir con una misión humanista, todos tienen intereses, y así caerá la Revolución, y es entonces que deberás tener aun más cuidado, porque te cazarán, te matarán, por tener una boca tan grande.”

”Cuando esto empiece a ocurrir, todo regresará a ser como lo era antes, igualito, los pobres serán más pobres, los niños a las calles, los ricos más ricos que nunca, no se cumplirán las leyes, excepto del más vivo, o del más fuerte, incrementará la delincuencia, la corrupción, el egoísmo, todo, igualito como antes.”

”Deberás tener mucho cuidado.”

”Y lo triste es que los seguidores de la oposición se arrepentirán de haber tratado de deshacerse de Chávez, de haberlo odiado tanto, de haberlo querido muerto, porque es entonces que se darán cuenta de lo que tenían cuando Chávez vivía, pero será demasiado tarde.”

Espero que no me vengan a matar, pero lo que mi amiga la genia me dijo hace 15 años parece estar concretándose.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4068 veces.



Oscar Heck

De padre canadiense francés y madre indígena, llegó por primera vez a Venezuela en los años 1970, donde trabajó como misionero en algunos barrios de Caracas y Barlovento. Fue colaborador y corresponsal en inglés de Vheadline.com del 2002 al 2011, y ha sido colaborador regular de Aporrea desde el 2011. Se dedica principalmente a investigar y exponer verdades, o lo que sea lo más cercano posible a la verdad, cumpliendo así su deber Revolucionario ya que está convencido que toda Revolución humanista debe siempre basarse en verdades, y no en mentiras.

 oscarheck111@yahoo.com

Visite el perfil de Oscar Heck para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Oscar Heck

Oscar Heck

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a236522.htmlCd0NV CAC = Y co = US