Una derrota más que anunciada o la historia que el pueblo de la república bolivariana tiene que saber

Ya enfermo gravemente y muy debilitado por los tratamientos agresivos a que se sometió para tratar de detener el avance del cáncer invasivo, el Comandante le confiesa a sus colaboradores más cercanos, Nicolás Maduro, Diosdado Cabello y Cilia Flores la información que recibió desde hacia varios años refrendada por cada uno de los Presidentes amigos, cuya lista era larga y extensa, incluyendo a Néstor Kichner, acerca de la conspiración económica y la invasión a Venezuela organizada por los EEUU de Norteamérica, con la complicidad no solo de la oposición sino de algunos funcionarios del gobierno sin cuya decisiva colaboración los planes no se habrian podido gestar.

Por lo que resulta inconcebible que el actual gobierno no tomara las medidas para que el impacto de estas circunstancias no afectaran tan cruelmente a la población, al no tener quien los frenara se atomizaron en las sombras para repartirse los cargos aun antes de que el Comandante muriese; la vieja alacranera al decir del General Muller Rojas se relamió de haber logrado su máximo objetivo: obtener el poder y la chequera de una de las naciones más ricas de América. La ambición de poder es mucha y la irresponsabilidad de quienes tenían que pegar el oído al latido popular es mil veces más.

Inmediatamente se activaron los planes, lo primero desmontar los medios de información del estado para convertirlos en medios para la propaganda de una gestión de gobierno mediocre y nutrida por el recuerdo del Líder de La Revolución Bolivariana y para ello se utilizo el instrumento más eficaz probado y conocido por la ultraderecha nazi hitleriana: el método Goebbles ahora aplicado contra los revolucionarios y el propio pueblo que osara tener alguna critica hacia alguno de los "apóstoles" así autodenominados de esta secta "creados y criados al decir de ellos mismos, para gobernar a este país, mientras se calumniaba y se apartaba a los verdaderos revolucionarios que habían estado con el Comandante por resultarles molestos y "viejos anacrónicos", de la izquierda trasnochada. Las voces del pueblo llano se acallaban en medio de calumnias y escarnios públicos, hackers mercenarios a través de las redes y mil mentiras de desprestigio.

Revivieron las viejas practicas adecas de la cuarta: la conchupancia para acallar la corrupción, el nepotismo, el despilfarro del gasto publico, la calumnia, el clientelismos, el amiguismo, los nombramientos a dedo, los ·negocitos", el desorden, pero además de eso, las hordas de choque enviadas por connotados "revolucionarios hijos de Chávez" para sabotear a las asambleas populares; aquí no manda el pueblo, no señor: aquí manda Maduro, Jaua y Cabello y a la cabeza y como principalísima asesora la mismísima primera combatiente que, sin su valiosa colaboración y las de sus amigos hubiese sido imposible desmontar los medios del estado.

El primer campanazo de alerta lo recibió el presidente Maduro ante la pirrica diferencia entre el y Capriles a pesar del llamado del Comandante Chávez al pueblo de que se votara por Maduro, ¿será que el Líder como en tantas oportunidades se equivoco y subestimo al pueblo revolucionario o fue que la alacranera pensó que ya tenían el mandado listo y solo era cosa de coser y cantar? El que tenga ojos que vea y oídos que escuche.

No había más nada que hacer que salir a la calle a pie como el pueblo, llenarse del lodazal de las calles llenas de hueco, caminar exponiéndose a que lo atracaran por falta de bombillos en los postes, ir de emergencia a un CDI ¡a un CDI! Con las paredes desconchadas y las camillas rotas y destartaladas al mejor estilo Macondo, que queda al lado de una flamante Alcaldía dizque "revolucionaria" donde se pelotean las competencias los funcionarios ineptos y mediocres, las cloacas reventadas por el calor y las aguas putrefactas circulando por las calles de los barrios y urbanizaciones, mientras el Presidente Maduro y su "equipo" se regodean metiendo en un saco por igual a todos los compatriotas que hacen largas colas a pleno sol para conseguir insumos alimenticios para su familia no ya la cesta básica desaparecida desde hace tiempo, en esas colas "sabrosas", y no digamos del que se burla cada día del pueblo cayéndole a muela entre mazos y cadenas, mientras un triste pantalón llega a la friolera de veinte mil bolívares.

A estas alturas nos imaginamos que muchos ya sabrán esta historia que forma parte de un relato mucho más amplio, la conspiración vienen desde adentro, los traidores los conocemos, y los padres de la derrota apenas ocurrida también los conocemos por lo que es inútil que el gobierno del presidente Maduro siga insistiendo en buscar excusas para algo que tiene una sola lectura: El Líder lo escoge el pueblo, carismático y cuatriboliao, dos cualidades de muchas que ninguno de los que gobiernan "hijos de Chávez" tienen, ahora el juego esta en el patio del pueblo revolucionario que se atrevió a reclamar su derecho y a gritarle en la cara a quienes con su irresponsabilidad, prepotencia y mediocridad que no escuchaban, que su tiempo ya paso; ni tablets ni bolsas de comida ni dinero repartido acallo sus voces. Al pueblo opositor engañado o no, que sepan que votaron por los mismos dinosaurios traidores y asesinos que hicieron posible que apareciera Hugo Chávez y La Revolución Bolivariana, mejor que lo tengan presente porque estamos aquí.

SE BUSCA LIDER.

anazaicon@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1578 veces.



Ana Bordas


Visite el perfil de Ana Bordas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ana Bordas

Ana Bordas

Más artículos de este autor


Notas relacionadas