Dedicado al colectivoalexisvive

Propaganda inflamable para cabezas incendiarias

   

Navegando en internet recibí un mensaje que me impresionó de inmediato por lo impactante de su composición de palabras: <<Propaganda inflamable para cabezas incendiarias>>. A simple vista, si uno no conociera la procedencia del mensaje, pudiera creerse que se trata de personas violentas por contumacia o, en menor grado, de tendencia bonapartista. Pero no es así. Se trata, su procedencia, de un movimiento que nació de las vivencias en una parroquia de reconocida referencia de lucha revolucionaria, y en donde se han expresado casi todas las tendencias del pensamiento social: 23 de Enero. Algunos políticos de limusina nunca han escondido su desprecio por una comunidad que siempre les ha resultado un hueso duro de roer para domarla y nunca lo han logrado.

 

Reunidos un número de personas, de distintas edades y sexos y razas, se percataron que tenían la misma inclinación ideológica, nadaban en la misma corriente política, y andaban en el mismo sueño que es común a todo pueblo que anhela su emancipación. Entonces a alguien –no se quién- se le ocurrió la idea de hacerse un movimiento político con ideología de pueblo, como la tienen tantos movimientos y organizaciones populares en este país. Allí no se detuvieron, salvo para reflexionar en relación con la selección del nombre para el movimiento. A alguien se le ocurrió merecidamente –no se quién- identificarlo de la siguiente manera: <<colectivoalexisvive>>, creo que sin mayúsculas, en homenaje al camarada internacionalista Alexis González, asesinado en un sector del 23 de Enero al regresar de una lucha política en las calles y avenidas del centro de Caracas el día 12 de abril de 2004.

 

Conozco a varios de los militantes del <<colectivoalexisvive>> que viven su lucha por el mismo sueño de Alexis, que lo llevan en el alma y el corazón que es la conciencia, que se impulsan en su ejemplo, que quieren ir a la paz con justicia social sin que haya necesidad de que truenen las armas de la guerra, que son con las que mataron a Alexis. Son hombres y mujeres pacíficos en esencia. No entremos en eso de andar buscando algún pasado que no nos agrade para criticarlos. No, entendamos su presente que es una hermosa razón de andar buscando futuro con dignidad para todo su pueblo. Sin egoísmo, son unos excelentes camaradas.

 

Si uno hace un estudio de las cinco palabras que componen el título del mensaje, <<propaganda inflamable para cabezas incendiarias>>, hallaremos un camino menos empinado para ir donde Heráclito y concederle a su idea del fuego la importancia que se merece, no para reconocerle que sea el principio del universo pero sí uno de los descubrimientos más transcendentales del conocimiento humano. Gracias al fuego el hombre y la mujer no sólo se favorecieron para enfrentarse a ciertos rigores –esencialmente climáticos- de la naturaleza, sino también –demasiado importante- para incrementar el valor nutritivo de su alimentación en función del desarrollo de sus órganos, como igual para la construcción de valiosos instrumentos de trabajo en procura de economía de tiempo y de la calidad en la producción.

 

<<Propaganda inflamable para cabezas incendiarias>> es lo que en las reglas de la gramática se denomina <>. Esta no lleva verbo. La oración, sí. Quien la elaboró hizo –no sé si lo sabe- una jugada maestra en el ajedrez de la lengua castellana. Me perece que es como un enroque en un momento no en que el rey peligra tanto como la torre que lo resguarda. Si ésta es derrumbada, los peones quedan a la deriva de esas piezas que se desplazan bien armadas y sofisticadas ocupando territorios para instalar su imperio en la sumisión de nuevos esclavos.

 

Si eso lo traducimos a un lenguaje sencillo y políticamente entendible, refiriéndonos al por qué lanzan a la conciencia de otros su consigna de <<propaganda inflamable para cabezas incendiarias>> el <<colectivoalexisvive>>, diremos a su favor en relación con nuestra realidad actual: la patria corre el peligro de ser intervenida desde fuera o alterada desde su interior por los factores que se aferran a los esquemas de la globalización capitalista como el mundo que se merece la humanidad. Ante ese peligro la consigna refleja la necesidad de estar alerta, prepararse, organizarse y tener a la mano los instrumentos que nos permitan defender –no por la simple razón de resistir sino de vencer- nuestro indeclinable derecho a la autodeterminación, a andar haciendo el camino por el sueño que nos invocan los sentimientos del corazón grande de toda patria que quiera romper las fronteras para entrar definitivamente en el universo de la humanidad: el socialismo.

 

La <<propaganda inflamable>> puede ser un grito, un puño alzado, unos ojos bien despiertos, un mural de la memoria, un canto ardoroso de protesta o de esperanza, un verso armonizando la secuencia de los tiempos, una palabra de espíritu colectivo, un paso dado haciendo una parte del camino, unas letras integrando la conciencia, es la teoría. <<Cabezas incendiarias>> es ya la acción en los diversos campos de la lucha por la vida y la alegría contra la muerte y la tristeza, es el abrazo hecho fuerte en el pecho de una masa encendida de llegar a su destino, es la práctica.

 

No siempre una <<propaganda inflamable>> resulta un culto a la violencia ni unas <<cabezas incendiarias>> la prueba de su fuego. En el caso del <<colectivoalexisvive>> es, así lo concibo, una oda de amantes de la paz que las circunstancias de peligro en que vive nuestra patria de ser intervenida por el imperio capitalista, los obligan a prepararse para la guerra. Por eso el <<colectivoalexisvive>>, como tantos otros movimientos revolucionarios, empuñan los sueños puesta la esperanza en el porvenir. De allí que sus militantes digan: <<el límite es el cielo por asalto. Salud y socialismo>>. Es todo, por ahora.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3306 veces.



Freddy Yépez


Visite el perfil de Freddy Yépez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: