Construir de nuevo la esperanza

Es lamentable pero debemos aceptarlo, un sector del chavismo perdió la esperanza en el gobierno bolivariano. Terrible verdad, pero cierta. ¿Las causas de esta situación? Sólo hay que darse un paseíto por el portal Aporrea.org para enterarse, sé que dirigentes importantes del Psuv lo hacen y supongo que el gobierno realiza la misma actividad: oír al chavismo crítico. Fueron dos millones de votos disidentes, consolidando una tendencia histórica de las últimas elecciones, existe un grupo descontento que no vota por la oposición pero tampoco por el gobierno, ahora se tiene ya la cifra exacta. Que cada quien saque sus cuentas.

¿Por qué no se oyeron las múltiples advertencias? En lo personal escribí varias veces sobre el tema: un gobierno sordo a las sugerencias y la aplicación de acciones correctivas en la gestión oficial. No quiero presentarlas de nuevo en este momento, me imagino que en el esfuerzo de realizar un diagnóstico verdadero y exhaustivo se hará. Pero veremos si de verdad quieren encontrar las causas y no se siguen inventando fantasmas que confortan a la burocracia ineficiente y corrupta que ha secuestrado la revolución bolivariana.

Pero, ¿cómo sembrar de nuevo la esperanza? En primer lugar aceptando la situación real: la dimensión del chavismo disidente es considerable y, de no presentarse correctivos de fondo, seguirá creciendo. Voy a repetir una frase de Schemel, “con el pasado (Chávez) y las misiones ya no se ganan votos”. Los desilusionados de la gestión pública requieren medidas eficientes que resuelvan los problemas inmediatos (corrupción, inflación, colas, desabastecimiento, inseguridad). No aceptan un lenguaje panfletario que encubre los verdaderos problemas del país. Creo que fue Barreto quien señaló a una señora que le dijo que se iba a mudar para VTV porque allí todo está perfecto. Ese es el sendero que transita el gobierno cuyo final es la desesperanza creciente y el abismo. Hay que atender el “núcleo duro” del chavismo, como recomienda García Linera, el vicepresidente de Bolivia. Dejar la prepotencia a un lado y ser humildes, saber oír al pueblo. Aceptando la realidad, se construye la esperanza.

Otra decisión clave es dar respuestas contundentes a la corrupción, mal ancestral que se metió en los huesos de la élite que gobierna a nombre del Chávez. Cuando el chavismo disidente hace las denuncias respectivas, entonces oímos expresiones como “quieren ganar titulares”, “son unos traidores” y otras más que no es del caso referir. Todo el mundo lo dice y la burocracia del gobierno y el Psuv no lo sabe, de nuevo tenemos el chiste de “chino de Recadi”, un grupo considerable roba y nadie está detenido, ni siquiera auditado. Las cifras que se manejan son escandalosas. Edmee Betancourt hizo la denuncia en el 2013 y salió de la Presidencia del BCV. Todos esperamos que se realice una “auditoría pública” del proceso de otorgamiento de divisas, pero nada se hace, las denuncias se reciben y quedan engavetas, hasta ahora. Ya los voceros de la nueva mayoría de la Asamblea Nacional anunciaron la revisión a fondo del asunto. ¿Teníamos que perder las elecciones para que vinieran otros a hacer el trabajo que la Contraloría, la Fiscalía y la extinta Comisión de Contraloría de la Asamblea dejaron de hacer? Britto García ya lo dijo recientemente: “terminar con la impunidad de corruptos, acaparadores, especuladores y contrabandistas de extracción, sancionándolos en forma ejemplar e implacable, para probar al electorado que se abstuvo, que no hay complicidad entre esos delincuentes y el gobierno.” Así se sembraría de nuevo la esperanza.

Existen medidas de carácter económico que no tienen explicación política para que no se ejecutaran desde el año 2013, sólo razones turbias y purulentas pueden arrojar alguna causalidad. Pasaron los días y no se aumentó la gasolina, nunca se realizó la unificación cambiaria, tampoco se hizo transparente el proceso de asignación de divisas, nunca se investigó la corrupción a fondo y paremos de contar. En cambio se insistió en la narrativa de la “guerra económica”, que por cierto sólo la cree un 35% de la población, ni siquiera la totalidad de los votantes del GPP del pasado 6-D. Esta es la “narrativa de un fracaso” en lugar de una explicación coherente. Así que entre bachaqueros, especuladores, acaparadores y funcionarios que no entregan divisas para cobrar comisiones, lograron derrotar a un gobierno que nunca logró descifrar la compleja situación. Al final, el Presidente Maduro admitió que “la guerra económica había ganado” para cerrar un cuadro humillante. Sólo declarando la emergencia económica, dejando a un lado narrativas insípidas, logrando acuerdos con los factores productivos y utilizando las menguadas divisas para el beneficio colectivo, el chavismo gobernante volverá a hacer nacer nuevas ilusiones en el sector que todavía espera por acciones eficientes.

Pérez Pirela ha referido en distintas ocasiones lo del “juego de la silla” que simboliza el incesante enroque de la élite que gobierna. Los ministros pasan de su silla a la parlamentaria o a la de alguna gobernación. Además, en esta ocasión los exministros candidatos lograron ahuyentar a dos millones de votantes que vieron en sus rostros y ejecuciones los actores responsables del fracaso gubernamental. Los ministros y dirigentes del Psuv han puesto sus cargos a la orden. Pero, ¿seguirá el juego de la silla? Demos un voto de confianza al Presidente Maduro, sólo con rostros nuevos –tanto en el gobierno como en el Psuv-- se podrá sembrar de nuevo la esperanza, no hay otra forma. Hay que darles unas vacaciones a la galería de dirigentes y funcionarios que ya cumplieron sus ciclos en la dirección de la revolución bolivariana.

Finalmente, el Presidente Maduro tiene el balón en su cancha, le toca jugar para que el chavismo entre en una nueva etapa. Ahora, a comenzar un nuevo juego con nuevos jugadores y nuevas reglas. La etapa de construir de nuevo la esperanza.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1296 veces.



Nelson Suárez

Docente/Investigador Independiente (Literaratura, Ciencia, Tecnología y Sociedad)

 suarez.nelson2@gmail.com

Visite el perfil de Nelson Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Nelson Suárez

Nelson Suárez

Más artículos de este autor


Notas relacionadas