La pobrería es burguesa

Con cada proceso electoral la revolución bolivariana pierde electores en lugar de sumar. ¿Qué explicación hay para ese fenómeno? Los pobres son mayoría. Manuel Sutherland[1], apunta:

"En el ámbito electoral, las cifras son demoledoras. Entre 2006 y 2012 los votos del chavismo crecieron en 882.052 votantes, es decir, 12%. En ese mismo período, la contrarrevolución (MUD) creció en 2.298.838 votantes, es decir, 54%."

¡Paradójico, la pobrería venezolana es burguesa!

El fracaso en acabar con la pobreza no es por falta de recursos económicos. ¿Será por mal administrados? El chavismo según lo proclama el presidente Maduro "somos los mejores", en "candidatos a la Asamblea Nacional, los mejores", en genios de las finanzas ¡los mejores! En los últimos catorce años, sólo por concepto de renta petrolera, el país percibió 700.000´000.000 millones de dólares (setecientos mil millones), o sea, un promedio de cincuenta mil millones de dólares por año. Utilicemos, una vez más, el trajinado ejemplo –plan Marshall – que en la reconstrucción de Europa, luego de la Segunda Guerra Mundial, utilizaron cuarenta mil millones de dólares. Eso significa que en Venezuela en los últimos catorce años se han utilizado catorce planes Marshall y la situación económica del país en el 2015 es exactamente igual o peor a la de 1998, con el agravante que la deuda pública creció cuatro veces. Para la revolución bolivariana catorce planes Marshall, más el crecimiento de la deuda cuatro veces, más la recaudación fiscal, no han sido suficientes para reconstruir la economía y erradicar la pobreza. ¿Por qué? Por una razón elemental, esa inmensa masa de dinero no fue utilizada para crear fuentes de trabajo estable, sino, con mentalidad electorera, culto de la personalidad, caridad, compasión cristera: dádivas, limosnas, subsidios. Para no hablar de corrupción.

Si el slogan central de la revolución bolivariana es la lucha contra la pobreza ¿Por qué en lugar de sumar votos, pierde votos, en cada nueva elección? ¿Acaso los pobres quieren seguir siendo pobres? Algún teórico asomó la explicación y sentenció: los pobres son desagradecidos. Habría que preguntar ¿Son desagradecidos o son realistas?

La chequera ideológica.

¿En dónde está la falla? ¿En la chequera ideológica/electorera del petróleo o en la concepción teológica de la pobreza? De que se trata ¿de erradicar la pobreza o de alimentarla? He ahí la cuestión - that is the question –

La buhonería: economía del rebusque.

El 50% de la población en edad laboral trabaja en la economía informal: buhonería en semáforos, aceras de ciudades y pueblos; policías acostadosen las carreteras del país. La economía del rebusque para sobrevivir, organizada, propiciada por la llamada revolución bolivariana. Promocionar la buhonería. Organizar los buhoneros en grandes locales, centros comerciales, mercado persa para buhoneros (Sambil para pobres). ¡Qué pantomima! ha resultado ser esta revolución chavista/cristera /camandulera.

La buhonería es la expresión del fracaso del gobierno en la creación de empleos estables. A esa actividad se dedicaban sólo los habitantes sin trabajo de las ciudades, pero, ahora, la buhonería se trasladó a las carreteras del país con la instrumentalización del policía acostado. Regular la velocidad en algún sector de la carretera donde hay unas viviendas, sirve de pretexto para construir el policía acostado y construir el "cambuche" para la venta de frutas, café en taza, periódico, chucherías, cables para cargar celulares en los vehículos y otras cosas.

Correr la arruga.

Durante catorce años el chavismo sólo ha conseguido correr la arruga de la crisis económica. En este momento (diciembre del 2015) el país se encuentra enfrentado a la misma o parecida situación que existía en 1998: devaluación de la moneda, inflación, escasez, carestía, importación de 80% del consumo de todo. El cuadro siguiente CIFO-ALEM da cifras:[2]

Tabla 1:

 

Etapa 1 En%

Crecimiento de las exportaciones 2003 a 2013 257%

Crecimiento de las importaciones 2012 a 2013 454%

 
   
 

Porcentaje de las exportaciones del Sector Público (2011) 98%

 

Porcentaje de las exportaciones del petróleo (2011) 95%

 

Porcentaje de exportaciones del sector privado (2011) 2%

   
     

Flagrante contradicción.

Devaluaciones y subsidios son dos elementos contrarios en la economía de los últimos años. Con cada decreto de devaluación de la moneda, el gobierno crea mayor pobreza y con cada subsidio, aumento de salario, cestatiquet el gobierno pretende contrarrestar la pobreza que el mismo genera por la devaluación. Lo que escribe con la mano lo borra con el codo. Veamos:

Seis devaluaciones en diez años:

En 2003 de 573 Bs/US$ a 1.600 Bs/US$

En 2004 de 1.600 Bs/US$ a 1.920 Bs/US$

En 2005 de 1920 Bs/US$ a 2.150 Bs/US$ y 2.600 Bs/US$ (preferencial).

En 2010 de 2.150 Bs/US$ a 4.300 Bs/US$ (- 3 ceros).(2,15 y 4,30 Bs.F.)

En 2013 de 4.300 Bs/US$ a 6.300 Bs/US$ (4,30 y 6,30 Bs. F.)

En 2015, en el cambio paralelo, un dólar cuesta 800,00 Bs F (800.000,00 Bs).

Se mantiene el círculo vicioso de la pobreza alimentado por la política de dádivas, limosnas y subsidios para sobrellevar la economía improductiva, ficticia. Desempleo (empleo informal). La deuda crece. PDVSA en situación de acoso económico. Economía sustentada en subsidios de todo y para todo - la gasolina – que abre la puerta al contrabando de extracción, que provoca más escasez, más carestía, y conduce a la paradoja de importar combustibles en un país petrolero. Políticas que traen más devaluación, más inflación, más escasez y carestía. Subsidios para alimentar la pobreza, disfrazar la economía. Políticas que no aportan solución al slogan del chavismo: lucha contra la pobreza. Parece que, elevar el nivel económico de los pobres es pasaporte para mudarse al bando contrario, dejar de ser chusma y comenzar a ser burgués (clase media). ¿Será por ahí que se evaporan los votos en cada elección? Entonces, el problema no es de agradecidos o desagradecidos, sino, de consciencia de clase.

La varita mágica de la renta petrolera permite las ligerezas ilusorias. Fondo económico (FONDEM), manejado a discreción para alimentar el culto a la personalidad y el hiperliderazgo. Con una chequera de dólares que no caen, como mana del cielo, sino, emanan del subsuelo ¡cualquiera es buen gobernante! Pero, cuando la chequera se agota, comienzan los problemas. Lo más lamentable del fallecimiento de Chávez está en que no pudo disfrutar, engolosinase en el fracaso de su gestión económica. La dejó como legado, como Plan de la Patria. Legado que Maduro ha administrado con creces. Si Chávez hubiera planificado el desastre ¡No le había salido mejor!

Competencia desleal.

Durante catorce años la revolución bolivariana ha utilizado la pobreza con fines electoreros y con sentimientos religiosos sustentados en la ideología cristera: Bienaventurados los pobres. Discurso que la jerarquía católica rechaza, por cuanto esa prédica le pertenece desde hace dos mil años y no la comparte con nadie. Es de su exclusiva pertenencia. No acepta competencia y menos si el discurso asoma la posibilidad de ser llevado a la práctica con el perverso objetivo de acabar con la pobreza. ¡Eso es inaceptable! De ahí el odio furibundo, perpetuo, contra los comunistas y contra todo aquel que haya intentado socavar las bases de la pobreza en dos mil años de luchas sociales. Los herejes de hace setecientos o quinientos años lo intentaron con sus ideas comunistas y fueron perseguidos, sitiados, exterminados, matadlos a todos, y que dios se encargue de escoger a los suyos, ordenó el abad Arnoldo de Citreaux, cuando le informaron que, entre los herejes, convivían cristianos. Herejes (según la Inquisición), terroristas, (según la CIA), denominación utilizada para señalar, de antes y de ahora, al luchador social de izquierda.

Resulta paradójico que, la llamada revolución bolivariana y la Iglesia católica, con el mismo discurso y la misma ideología cristera y camandulera ¡Estén enfrentadas! ¿Por qué? Son madera del mismo tronco. La controversia surge porque el chavismo se metió en terrenos de la exclusividad de la Iglesia católica y utiliza su prédica: bienaventurados los pobres. Problema elemental de celos: – "¡Con mis pobres no te metas! Son mi patrimonio y lo utilizo para sembrar mis creencias por medio de la ignorancia y el temor."

Diecisiete años ¿No son suficientes?

¿Cómo hablar de éxito en la economía productiva, si las importaciones aumentan? ¿Por qué aumentan las importaciones? ¿Será porque la producción nacional no responde a la demanda o por otras razones? ¿Cuáles? ¿Cómo explicar que con la gasolina a 2 centavos de US$/litro, la economía no prospere ni tenga ventajas competitivas en el mercado internacional? ¿Qué ha ocurrido en la economía productiva en estos diecisiete años? Tiempo más que suficiente para mostrar avances, obtener algunos resultados positivos. ¿Por qué esos extraordinarios resultados de la Reforma Agraria y de las políticas económicas del gobierno, no se ven? ¿Qué pasa? ¿Hasta cuándo la espera para percibir y disfrutar la bonanza de los "cambios revolucionarios" y de la descomunal inversión de divisas petroleras? ¡Diecisiete años no son suficientes? ¿En dónde está la guerra económica? ¿En la inoperancia del gobierno para producir bienes de consumo o en la jauría de empresarios capitalistas que se quieren comer viva a la caperucita roja? ¡Lobos feroces![3]


[1] Manuel Sutherland El triunfo electoral de Maduro. Estadísticas, autocrítica y golpe de Estado (8 asesinatos).Asociación Latinoamericana de Estudios Marxistas, ALEM. Caracas 2013.

[2] Manuel Sutherland, Estatizar el comercio exterior es frenar las importaciones fraudulentas, la inflación y la próxima devaluación. Centro de Investigación y Formación Obrera CIFO-ALEM Caracas 2013. www.alemcifo.org

[3] León Moraria, El Triángulo Negro Autores Editores. Bogotá 2015 www.autoreseditores.com/milibro



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1733 veces.



León Moraria

Nativo de Bailadores, Mérida, Venezuela (1936). Ha participado en la lucha social en sus diversas formas: Pionero en la transformación agrícola del Valle de Bailadores y en el rechazo a la explotación minera. Participó en la Guerrilla de La Azulita. Fundó y mantuvo durante trece años el periódico gremialista Rescate. Como secretario ejecutivo de FECCAVEN, organizó la movilización nacional de caficultores que culminó en el estallido social conocido como el ?caracazo?. Periodista de opinión en la prensa regional y nacional. Autor entre otros libros: Estatuas de la infamia, El Fantasma del Valle, Camonina, Creencia y Barbarie, EL TRIANGULO NEGRO, La Revolución Villorra, los poemarios Chao Tierra y Golongías. Librepensador y materialista de formación marxista.

 leonmoraria@gmail.com

Visite el perfil de León Moraria para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



León Moraria

León Moraria

Más artículos de este autor


Notas relacionadas