La revolución en Venezuela es, definitivamente, venezolana

Las circunstancias históricas y los momentos cotidianos marcan los hechos históricos cuales algunos ciudadanos sencillamente esas circunstancias y momentos los calificarían como "el destino". La "Orden Ejecutiva" enviada por el Presidente Barack Obama de los EEUU de América, ha tenido un importante impacto en la vida nacional venezolana con incidencia en todo el continente americano incluyendo el propio país del norte (aka: el Imperio), en la Comunidad Europea, Rusia, China solo por mencionar a algunos de los gobiernos, movimientos sociales y organismos internacionales y regionales.

¿Por qué los imperios cometen errores históricos que nos permiten verles sus propias entrañas de gobiernos imperativo, asolador, irrespetuoso y violador de lo más íntimo de la cultura nacional por no mencionar, en el marco del desarrollo del estado-nación, de los "asuntos internos"? Cuando nos referimos a la "cultura nacional", nos estamos refiriendo a la Historia, a las costumbres y religiosidades (antropología humana), a las realidades geográficas y los bienes naturales contentivos en un país en referencia.

Ello nos lleva a preguntarnos los porqué de la realidad que significa ser imperio, en líneas históricas, y, más en profundidad, los porqué de esa expresión histórico-política en lo implícito del desarrollo del sistema capitalista en esas líneas expuestas de Vladimir Ilich Lenín en su texto: "Imperialismo, fase superior del capitalismo". Los imperios, se podría extraer de la Historia, tienen su propio destino histórico y es por ello que la inteligencia estadounidense desde la derrota en la "Guerra de Vietnam" comenzaron a estudiar la Historia del Imperio de Roma, su proceso y los porqué de su desaparición como Imperio como, por ejemplo, el texto de James O´Donnell: "La ruina del Imperio Romano". Esta tendencia de la inteligencia estadounidense se ha venido desarrollando hacia estudios sobre la guerra como la del autor Niall Ferguson en su libro; "La Guerra del Mundo". Ello sin necesidad de referirnos a un texto de Michael Hardt y Toni Negri: "La multitud y la guerra" como el dramático texto de Tiziano Terzani: "Cartas contra la guerra". Es decir, en las propias entrañas del Imperio estadounidense, en este caso que nos atañe, lleva en su alma, por cierto, desde los primeros pasos como estado-nación, es decir, desde su fundación como nación, contenidas esas ideas imperiales en las propias mentalidades de los "Padres Fundadores" cual nos obligan no solo a los venezolanos sino también a todas las naciones, gobiernos y pueblos que se han adscrito a los principios tanto de la UNASUR como de la CELAC a considerar que ese concepto de "patio trasero" es algo más y más importante que una simple frase ideológico-política. Es por ello que el Comandante Fidel Castro con esa profunda visión de análisis por experiencia personal ha definido a la Organización de Estados Americanos (OEA) como el "ministerio de las colonias". Ahora bien, sí nos adentramos a reflexionar sobre esa calificación ofrecida para "tirios y troyanos" del Comandante Fidel Castro tenemos, obligadamente, que llegar a aceptar que es profunda y asimétrica la dinámica de trabajo que se corresponde por obligación y derecho realizar en el seno de la OEA por la simple y sencilla realidad de la presencia de los EEUU de América en el seno de ese organismo continental americano, por cierto, acompañado del país de la Commonwealth como es Canadá.

En resumen, hay en objetividad inevitable una profunda relación entre los EEUU de América y el resto de los países del continente americano incluida Canadá a pesar de la guerra entre ambas realidades geográficas y el desarrollo histórico de ambos países como colonias británicas. Pero ¿cómo ha sido el desarrollo de los EEUU de América como Imperio en el marco del desarrollo de su imperialismo inevitable? ¿Se desarrolló como Imperio en lo definido como natural-humano y/o absorbió de la mirada hacia las actitudes en desarrollo de las coronas europeas cuando éstas incursionaron en lejanas geografías de lejanos continentes como África y Asia? La simple lectura del texto: "Treaties and Agreements with and Concerning China, 1894-1919, Tomo 1", nos lleva a conocer dos objetivas realidades: como se comportan los imperios y como se desarrolló el imperialismo. En esa lectura aprendemos a conocer los pasos paulatinos que los EEUU de América iban asumiendo frente a las realidades geopolíticas que se expresaban con los Imperios europeos, particularmente, aquel que llevaba la "voz cantante": la victoriana Gran Bretaña. Washington fue aprendiendo, cuidadosamente, de esos imperios y del rol que le tocaba jugar en ese ajedrez internacional pero sin perder su objetivo fundamental mientras consolidaba su realidad geográfica de expansión hacia la costa del Pacífico y lo terrófago sobre el territorio del bravo pueblo de México mientras iba aplicando su "Doctrina Monroe" ("América para los americanos") que tendría su máxima expresión primaria con el "Bloqueo de La Guaira" acompañado por imperios europeos en proceso decadente. Es por ello supremamente importante la realidad del Gobierno del Cabito, Cipriano Castro.

En este marco de ideas en pleno desarrollo, debemos mantener la presencia de dos realidades históricas: don Simón Bolívar y Cipriano Castro cuando el primero, El Libertador, señalo con precisión histórica que aquel país del norte en desarrollo traería desgracia a los países al sur de sus aspiradas fronteras mientras que Cipriano Castro precisó con frase político-ideológica que "…la planta extranjera…". Dos realidades históricas, dos referencias político-ideológicas.

La relación de los EEUU de América con Venezuela siempre ha sido "diferente" comparándola con otros países del entorno geográfico. Lo explicó nuestro Comandante en Jefe, Hugo Rafael Chávez Frías, y lo viene reiterando el Presidente constitucional, Nicolás Maduro Moros cuando de referencias histórico-comprobables cuales nos estamos refiriendo que son harto conocidas. Pero debemos exponer los periodos de esas relaciones. El gobierno del general Juan Vicente Gómez fue de particular ventaja para Washington en tiempos históricos mundiales cuando se expresaban movimientos social-políticos y revoluciones socialistas: Rusia, China, levantamiento de los trabajadores del caucho en Indonesia, en el propio suelo estadounidense, en México, los espartaquistas, la realidad del Comintern (Internacional Comunista), Lenín, Stalin, Trotsky, Plejanov, Rosa Luxemburgo solo por mención de una larga e histórica realidad mundial cual no le sería ajena a lo interno de la sociedad pensante venezolana.

El movimiento nacionalista y modernista venezolano, quizás, podríamos señalar que comenzó con los estudiantes universitarios en aquel año de 1928 que tuvo un fuerte impacto en pensares que tendrían importancia revolucionaria en la vida pública venezolana. Quizás de aquel comienzo se podría llegar al triunfo socialdemócrata de corte nacionalista de don Rómulo Gallegos quien sería vitoreado en la 5ta. Avenida de Nueva York. Eran tiempos del desarrollo del pensamiento anticomunista post-triunfo de la Revolución China, de un importante movimiento marxista estadounidense, la aparición del macartismo y la conjugación en praxis de la denominada como "Guerra Fría".

¿Sería Marcos Pérez Jiménez un nacionalista al tiempo que un aliado de los EEUU de América en el marco de la "Guerra Fría"? ¿Cuándo comenzó Washington a imponer el militarismo en América Latina y cuando comenzó a imponer gobiernos declarados demócratas en el marco de la Democracia Representativa en nuestra Región Americana? Esos espacios históricos nos podrían llevar a conocer la dialéctica de los intereses de Imperio de los EEUU de América para los países al sur del río Bravo y al sur de la península de la Florida.

¿Cómo se fue desarrollando la conjugación de ese movimiento venezolano nacionalista y de izquierdas en sus lógicas expresiones políticas que concluyó, como expresión política de Poder y de poder ejercer el Gobierno con el triunfo de Hugo Rafael Chávez Frías en aquel diciembre?

Fueron varias e importantes etapas. Como siempre hemos considerado que el movimiento estudiantil del año 1928 de corte teórico-político daría un primer e importante paso hacia el proceso revolucionario en su más amplio concepto. El Gobierno de don Rómulo Gallegos marcó "la realidad de lo nacional" que obligó, en el marco de su concepción imperialista como imperio que los EEUU de América promovieran el "Golpe de Estado contra un Gobierno constitucional de corte nacionalista". El espacio que se expresó entre el derrocamiento de don Rómulo Gallegos y el derrocamiento de Pérez Jiménez permitió el desarrollo de un pensamiento político de fuerte ideología de izquierdas que se expresaría en ese proceso histórico comprendido entre el Gobierno de Larrazábal, el triunfo electoral de don Rómulo Betancourt y el triunfo de la "Revolución Cubana". La conjugación de esos factores conjuntamente con otros paradigmas político-ideológicos sustentados en directrices atemporales para nuestro país, Venezuela, llevaría a la decisión de desarrollar "el proceso guerrillero de los años 60" como base fundamental de la revolución de izquierdas venezolanas. Aquellos avatares revolucionario-guerrilleros sentaron las bases para un mayor y mejor diseño de la revolución venezolana incluyendo tanto los errores estratégicos como tácticos de la guerrilla y la realidad en objetividad de la denominada política del gobierno de don Rafael Caldera Rodríguez: "Pacificación Caldera" cual no implicó dejar en los anaqueles de la biblioteca el objetivo fundamental: la Revolución Venezolana sino, como expresamos, el repensar con profundidad de estudio, análisis, objetivos y realidades históricas la nueva etapa revolucionaria con características venezolanas. Un país como Venezuela con su objetiva y particular antropología humana, su Historia, su influencia extra-fronteras y sus experiencias previas debía y tenía que parir su propia realidad criolla. Ello se conjugó para sorpresa de "tirios y troyanos" en un hombre de provincia que expresaba toda aquella antropología humana tan característica de "la venezolanidad", "la teluridad criolla". Nos referimos a Hugo Rafael Chávez Frías.

En ese contexto, nos avocamos ahora a los EEUU de América. ¿Podrían ustedes creer y más allá comprender que a pesar de las relaciones (sic) de los EEUU de América con Venezuela no hubo, prácticamente, durante todo el siglo XX un experto en asuntos de Venezuela? Esa realidad en objetividad obligó a Washington confrontarse con el triunfo de Chávez Frías por lo que obligaría al Poder y a Washington a sustentar sus análisis políticos sobre opiniones criollas de corte de derechas, es decir, tendenciosas con contenidos ideológico-anti-comunistas e incluso paradigmáticas de la "Guerra Fría" y de un militantismo anti-hermanos-Castro. Es evidente que aquellas consejas tenían que tropezarse con ese proceso revolucionario que se había desarrollado sobre la base de derrotas educativas y de una extraña figura que sustentaba sus paradigmas en pensares muy venezolanos, telúricos, que no fueron comprendidos ni antes ni ahora por esas derechas trasnochadas y atemporales.

¿Podrían los EEUU de América derrocar al Gobierno que preside el Presidente constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros? Todo es posible en la "viña de Señor". Nada se debe descartar pero, al tiempo, es de obligación reflexionar sobre las consecuencias no solo las inmediatas sino a mediano y largo plazo de tal accionar político-militar-estadounidense. Para ello es necesario objetivar los escenarios a analizar.

En primer lugar, se debería conocer qué impacto ha tenido la "Guerra de Vietnam" en la sociedad estadounidense, qué impacto está teniendo en los desmovilizados y desmovilizadas de las guerras donde ha participado el ejército estadounidense en Iraq y Afganistán, cuáles son los significados reales en objetividad de películas como "El francotirador" y aquellas en producción por el aparato ideológico de Hollywood, cuáles son las realidades sociológicas de los afro-americanos, de los hispanos, de los "sin-techo" (homeless), del consumo de estupefacientes, de las debilidades del Partido Demócrata, de la realidad de la extrema derecha del Partido Republicano y de los movimientos sociales que se están expresando en continuas protestas por las consecuencias de sus realidades internas como sociedad estadounidense cuando ha sucumbido el "american way of life".

En segundo término, Washington debe calcular dos escenarios: Cuba y las FARC-EP y el ELN. En otra referencia preguntarse cuáles serán las reacciones de las sociedades latinoamericanas y caribeñas y no nos estamos refiriendo a un escenario tipo "Guerra Civil española". Y, por último, cómo irán a reaccionar los países miembros de la UNASUR y la CELAC. Fíjense que no hemos precisado la experiencia revolucionario-venezolana en un escenario de invasión-y-guerra.

UNIDAD, LUCHA, BATALLA, VICTORIA.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1564 veces.



Miguel Ángel Del Pozo


Visite el perfil de Miguel Ángel Del Pozo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Ángel Del Pozo

Miguel Ángel Del Pozo

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /ideologia/a204668.htmlCd0NV CAC = Y co = US