Ni magnicidio, ni golpe de Estado. El plan es otro

Como sabemos, aquí estamos viviendo un golpe, aunque no precisamente de estado. No es nada nuevo para los venezolanos los intentos de golpe pues ya tenemos 15 años de experiencia. Solo que este tipo de golpe ya lleva 30 meses.

Como recordaremos, tuvimos el golpe de estado de abril 2002, en el que semanas antes habían desaparecido alimentos básicos y demás con el tal “Paro” de Fedesátrapas y la Coordinadora Dedocrática. Luego vivimos el golpe petrolero dic-2002/feb-2003, en el que los mismos golpistas nos escondieron todo, hasta el gas para cocinar. Fue un golpe que nos costó más de 20 mil millones de dólares en pérdidas.

Después en marzo 2004 el loco de carretera de Leochoro implementa el rayado libreto de la CIA de las guarimbas y también desaparecieron los alimentos de los estantes. Luego María Corina falsifica firmas (planas) para un Referendum Reafirmatorio donde también pasó lo
mismo.

Y de ahí, en cada proceso electoral que tuvimos en el país, a los venezolanos nos aplicaron el libreto “Esconde La Comida”. Tal fue la situación que yo ya, antes de que comenzara una campaña, compraba suficientes alimentos para sobrevivir durante la temporada electoral.

Una vez que llegaba el día de la elección y se cerraba la jornada, aparecían de la nada los rubros que nos escondían durante la campaña.

Nunca olvidaré la descarada burla de Nitu Pérez Osuna mientras el país esperaba los resultados del Referendum para la Reforma. La palangrista dijo: “Esta noche por fin tomaremos café con leche”. Esos dos rubros de tantos otros, desaparecieron del mercado durante esa campaña, pero si los vimos en panaderías y restaurantes por bojote.

En cada elección, vimos el mismo libreto “Esconde La Comida”.

Y como siempre, la MU$ perdían las elecciones, cantaban fraude, llamaban a salir a las calles a defender sus perdidos votos, se les caían los shows y regresaban de la nada los alimentos la misma semana (…) solo que ya en la elección presidencial de octubre 2012, Fedesátrapas y la MU$, furibundos por otros 6 años más de Chávez, y luego con los otros 6 de Maduro, enloquecidos e iracundos se quedaron pegados con el plan. Nunca lo levantaron. Y por orden de los del norte.

El presidente Chávez inició la campaña en julio o agosto 2012, ganó en octubre y falleció en marzo 2013. Tuvimos elecciones luego de 30 días, ganamos nuevamente en abril 2013 y la locura fascista se desató.

Desde el inicio de la campaña de Chávez en 2012 hasta el sol de hoy, es decir, desde hace 30 meses, Fedesátrapas y la MU$ han escondido todo lo que es básico para el pueblo: alimentos, medicinas, repuestos, etc.

Durante estos 30 meses Fedesátrapas ocultó la mayor parte de su producción y la contrabandearon para no perderla como sucedió en años anteriores. Planificaron muy bien un sistema de distribución para el contrabando con terceros, incluso con mafias colombianas y otras. Infiltraron delincuentes en nuestras instituciones alimentarias para desviar los alimentos del pueblo comprados con dinero del Estado.

Paralelamente a esto, la MU$, banqueros venezolanos opositores, tanto en el país como los “huyidos” a Miami, junto a Uribe Vélez y sus mafias paramilitares en la frontera impulsaron la destrucción de nuestro bolívar a través de diferentes mecanismos que ya sabemos. Aquí hago un paréntesis, pues, ¿cómo se permite esto? ¿Eligio Cedeño y Alvaro Uribe, dos criminales en el extranjero, deciden cuánto vale nuestra moneda? Esto tiene que acabarse.

No conozco país con control de cambio con dólar paralelo, solo Venezuela, y esto sucede desde el viernes negro de Herrera Campins.

Volviendo al tema, para más INRI, los descarados de Fedesátrapas y la MU$ durante los 30 meses que nos han escondido de todo, no han hecho más que chillar y chillar ante las cámaras de TV y de agencias internacionales de “noticias” que “LA CULPA ES DEL RRRRÉGIMEN”, “LA CULPA ES DE MADURO”, “NO HAY COMIDA, MEDICINAS, ESTO Y AQUELLO”, “HAY ESCASEZ”, “NO HAY PRODUCCIÓN”, “HAY UNA CRISIS ECONÓMICA”, “HAY COLAS COMUNISTAS EN LOS SUPERMERCADOS”, etc, etc.

Aparte del ocultamiento de rubros, contrabando, etc., añadimos el desangramiento de dólares que ha sufrido la nación por parte de criminales empresarios ya sean activos o de maletín, raspacupos, funcionarios corruptos (Cadivi), etc.

Este macabro plan, que abarca todo lo ya explicado, y que ya lleva 30 meses activo, tiene solo un fin.

A Estados Unidos y su MU$ se les cayó el plan de magnicidio contra Maduro cuando denunció el complot públicamente. Luego, el plan de un golpe de Estado militar encomendado a golpistas como Julio Borges también se les cayó.

Como ambos planes fracasaron Estados Unidos y sus aliados optaron por otro plan: QUEBRAR ECONÓMICAMENTE A VENEZUELA.

El Imperio, esté Maduro o esté un opositor en el poder, solo necesita a una Venezuela quebrada. Mientras más quebrado esté un país, más saqueable es.

El ocultamiento y contrabando de alimentos, desangramiento de reservas internacionales, caída de los precios del crudo impulsada por EEUU y su aliado Arabia Saudita, sanciones a Venezuela, etc.

Lo que está a la vista no necesita anteojos. El plan es la quiebra económica de nuestro país.

Solo hay un problema… QUERER, NO ES PODER.

Presidente Maduro, durante 20 meses no lo han dejado trabajar, como lo hicieron con mi Comandante. Aquí hay un pueblo que lo apoya, somos los y las guerreras de Chávez, somos los ‘mismos’ que durante 15 años hemos combatido a los ‘mismos’ golpistas y su Imperio y damos la vida por esta Revolución. SOMOS LOS HIJOS E HIJAS DE CHÁVEZ. RESTEADOS HASTA LA MÉDULA.

ESOS VENDEPATRIA, DESTRUYEPATRIA, DESANGRAPATRIA, GOLPISTAS, ASESINOS, FASCISTAS, NO VOLVERÁN. ELLOS, NUNCA, JAMÁS, VOLVERÁN.

Esta es la Patria de Bolívar, de Chávez. Este pueblo cambió, y cambió para siempre.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 8897 veces.



Ivana Cardinale


Visite el perfil de Ivana Cardinale para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ivana Cardinale

Ivana Cardinale

Más artículos de este autor