Mi odisea por un paquete de café

Antes de contarles mi experiencia de este lunes 19 de mayo hago un paréntesis para mencionar que durante estos últimos 15 años de Revolución, 14 años con el Comandante Supremo, Eterno e Infinito Hugo Chávez y un año con el presidente Nicolás Maduro, los opositores han chillado y rebuznado que en Venezuela hay un rrrrrégimen dictatorial ruso-chino-castro-chavista-come niños, cuando en realidad lo que ha existido en nuestro país es el mejor ejemplo de democracia en el mundo. Tan ejemplar ha sido nuestra democracia que tuvieron que asesinar al Comandante inoculándole un cáncer totalmente desconocido, de esos que se fabrican en los laboratorios de la muerte de la CIA en un desesperado intento de eliminar este modelo democrático.

Teniendo una ejemplar democracia, nos han tildado de comunistas durante todos estos años, término cuyo significado ignoran. Pero a los burros opositores, que viven insultando y subestimando la inteligencia del pueblo hay que sacudirles la memoria con los conceptos.

¿Qué significa el COMUNISMO?: Es un sistema de gobierno o movimiento político que promueve la formación de una sociedad sin clases sociales, donde los medios de producción sean de propiedad común. Esto implica que la propiedad privada de dichos medios no existiría, lo que llevaría al poder a la clase trabajadora que es el soporte fundamental de una verdadera Revolución.

Entonces, revisando el concepto de comunismo, en Venezuela existe una sociedad con clases sociales, los medios de producción son en su mayoría privados, la propiedad privada se respeta y la clase trabajadora sigue luchando por su reivindicación pues muchas empresas privadas continúan con sus políticas explotadoras.

Ahora les cuento lo que me ocurrió hoy lunes. Salí a comprar café y fui al Automercados Plaza en el Centro Plaza, Los Palos Grandes. Ayer domingo, una empleada de dicho automercado me informó que habían descargado un camión de café y que lo sacarían al día siguiente. "Pase mañana que lo sacarán para la venta", dijo la empleada.

Cuando llegué hoy lunes al automercado busqué el café pero no lo encontré. Le pregunto a un trabajador del automercado que colocaba galletas en un estante, "¿dónde está el café?.Él responde, "NO HAY CAFÉ". Entonces le dije, "¿No hay café?, pero si ayer descargaron todo un camión de café?". El hombre con cara de asustado me contesta, "Eso será en el Excelsior Gama, aquí no. NO HAY CAFÉ, NO HAY CAFÉ", y salió corriendo huyendo de mi como espantado. ¿Será que pensó que yo era del Indepabis?

Frustrada me dirigí a Chacao en mi búsqueda por el tan deseado café. Entro al Abasto Madrid y le pregunto a un cajero, ¿Hay café?. Él me responde, "No hay...... pero mire". Entonces saca una bolsa plástica de Abastos Bicentenario y me dice mientras me mostraba dos paquetes de un cuarto de kilo cada uno, "Tengo este café (Flor de Patria) y se lo dejo en 80 BsF". Yo estupefacta le dije que seguiría buscando por otro lado.

Me fuí al Supermercado Magdalena en Chacao y le pregunto a un empleado, "¿Hay café?", y el señor me dice, "Aquí no hay, pero en Petare hay bastante. Vaya a Petare para que vea la cantidad de café que venden los buhoneros. Lo que no consigue aquí lo tienen ellos. Cuando usted ve gente haciendo cola en los supermercados, la mayoría son buhoneros. Quieren hacerse ricos hambreando al pueblo".

Aquí hago otro paréntesis pues cabe preguntar, ¿hay o no una ley que prohíbe que los buhoneros vendan alimentos? ¿Con cuál permiso sanitario los buhoneros venden alimentos? ¿Explotación del pobre por el pobre?

Volviendo al tema, seguí buscando mi café y me fui al Unicasa en la calle Guaicaipuro y nada. No había café. Entonces me fui al Automercado Lux en la Francisco de Miranda. Tampoco tenían el deseado café.

Decidí regresar a Los Palos Grandes e ir al Excelsior Gama. Comienzo a subir por la tercera avenida de esta urbanización desde la avenida Francisco de Miranda y veo a personas bajando con bolsas llenas de paquetes de café. Cada persona llevaba unos 20 paquetes del preciado rubro. No llevaban mercado, solo paquetes de café y en esas cantidades. Acelero el paso para buscar mi bebida favorita. Mientras subía bajaba más y más gente con sus bolsas llenas de café. Cuando entro al supermercado y llego al estante del café, un señor le da los dos últimos paquetes que quedaban a una señora que llegó 1 segundo antes que yo.

Entonces le pregunto al señor, "¿Y el café?". Él responde, "Estos son los dos últimos paquetes. Se acabó". Ya harta de mi búsqueda infructuosa le dije, "¿Se acabó? Claro que se acabó porque ustedes sacan la mercancía y permiten que la gente se lleve de a 20 paquetes dejando a los demás sin nada".

La escuaca que se llevó los dos últimos paquetes se mete en mi conversación y sale rebuznado en voz alta "No hay café porque no hay producción en el país".

Más vale que no. En voz alta y para que todo el mundo me escuchara le contesté, "¿Producción? ¿De qué habla USTED? ESTE ES UN PAÍS CAFETALERO, lo que aquí sucede es ACAPARAMIENTO Y OCULTAMIENTO. LLEGA LA MERCANCÍA Y ESTE SUPERMERCADO INCITA AL ACAPARAMIENTO PERMITIENDO QUE UNA PERSONA SE LLEVE HASTA 20 PAQUETES. MIRE LOS CARRITOS LLENOS DE CAFÉ. NO VINIERON A HACER MERCADO. SOLO VINIERON A COMPRAR 20 PAQUETES DE CAFÉ Y ACAPARARLO EN LOS GABINETES DE SUS COCINAS DEJANDO A LOS DEMÁS SIN EL PRODUCTO”.

La mujer huyó ante esta arremetida verbal y todos los que estaban en las colas con sus carritos llenos de café estaban petrificados, no dijeron ni pío. Quedaron como congelados ante mi vociferada queja.

Cuento lo que me sucedió hoy lunes porque creo que ya es hora de comenzar a expropiar a estos supermercados golpistas que se burlan del Estado y del pueblo. Los dueños de las cadenas de supermercados están todos en el complot para derrocar al gobierno. No hay ninguna duda.

Los opositores tienen 15 años llamándonos comunistas sin serlo. Pues bien, entonces EXPRÓPIESE DE UNA BUENA VEZ ESTOS SUPERMERCADOS PARA QUE ENTONCES SÍ PUEDAN DECIR CON PROPIEDAD QUE SOMOS COMUNISTAS Y EXPRÓPIESE TODO COMERCIO QUE REINCIDA EN LOS DELITOS DE USURA Y ACAPARAMIENTO.

Ya basta de que los supermercados y abastos se burlen de nosotros, ya basta de abusos, ya basta de violación a las leyes, ya basta de acaparamiento, ocultamiento y sobreprecios, ya basta de buhoneros vendiendo alimentos y explotando a los pobres. Ya basta de gente cómplice, sumisa ante los desmanes de los comerciantes acaparadores, manipuladores y golpistas.¡EXPRÓPIESE!

Total, siempre nos han llamado y seguirán llamándonos comunistas.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 8401 veces.



Ivana Cardinale


Visite el perfil de Ivana Cardinale para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ivana Cardinale

Ivana Cardinale

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a188392.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO