Corto, claro y raspao

Preguntémosle a Maduro

Editorial

En una democracia revolucionara sólida. En una democracia participativa y protagónica, hacerle preguntas a Nuestro Presidente, no es un irrespeto, ni nada que se le parezca. En los países verdaderamente democráticos y revolucionarios, debe existir una interacción entre el pueblo y su líder. Una manera de hacerlo es a través de un portal como Aporrea, y hacerlo en forma de preguntas argumentadas. Esa práctica es sana y podría ayudar al Presidente, si es que sus ayudantes, que lo ven y lo oyen todo, pudieran hacerles llegar estas reflexiones. ¿Estamos o no en una democracia revolucionaria?

1.Wiston Vallenilla y Tves

¿Qué cree usted, Presidente? ¿Lo está haciendo mal o bien? Recuerde que usted lo nombre presidente de Tves, como un reconocimiento a su apoyo al proceso revolucionario. Es bueno que lo evalúen. COMENTARIO: Yo pienso que está haciendo un esfuerzo por inyectarle nuevos bríos a un canal que casi nadie veía, sin que se esté en una carrera loca por el rating. Eso sería muy malo. Por ejemplo, no debe convertir a la programación de la mañana, sobre todo “Tves en la mañana” en una vulgar imitación de Venevisión, Portadas y El Vacilón. Pienso que en el medio donde Winston se desenvuelve hay mucho talento. Es es a ese talento humano al que él tiene que echar mano. Y demostrar así, que se puede hacer buena televisión, sin apartarse del camino revolucionario. Tampoco estoy de acuerdo que se convierta la nómina del canal en una carga para el Estado. Winston y sus compañeros deben ganar buen dinero. Se lo merecen. Pero no debe ser a expensas del Estado. Por lo tanto, propongo que el canal se abra a la publicidad pública y privada, con el fin de que se financie, en una buena parte.

2. Otro desatino en Comunicación e información

Le pregunto señor Presidente, ¿por qué tantos pelones en el nombramiento del ministro o ministra de Comunicación e Información del Gobierno revolucionario? Esta falla viene desde lejos. El Presidente Chávez reclamaba continuamente sobre la ineficacia de ese organismo. En los últimos años de su gestión nombró a Ernesto Villegas para ese cargo. Es, dicho sea de paso, el mejor que ha pasado por allí en estos 15 años de revolución. Ahora usted saca a quien ni siquiera ha debido darle ese cargo, y coloca en su lugar a Jacqueline Farías. COMENTARIO: No tengo nada contra Jacqueline, pienso que su pasantía por Hidro Capital y por el cargo de Jefa de Gobierno del Municipio Libertador, ha sido buena. Ha demostrado capacidad para el trabajo. Pero de allí a ser la responsable de las políticas comunicacionales e informativas del gobierno, es otra cosa. Le deseo mucho éxito en su gestión, pero tengo mis dudas. Un periodista como William Castillo hubiese hecho mejor papel.

3. ¿Qué tiene usted contra la CVG y sus empresas?

Los guayaneses le hacen esa pregunta, a través de mi persona. Presidente Maduro: ¿Por qué tanto “desgano” con la Corporación Venezolana de Guayana (CVG), un emblema para lo guayaneses. Mejor dicho, fue un emblema. Hoy día es un cascarón vació. ¿Por qué Presidente? COMENTARIO: La CVG se ha convertido en un centro de entrenamiento gerencial para generales. Los guayaneses, como los venezolanos, no entienden como Guayana fue llamada, inclusive por el Presidente Chávez, como la alternativa no petrolera, y la revolución la ha abandonado, sin razón visible. Este organismo se conoce, en los actuales momentos, como una empresa maula. No le cumple a sus trabajadores, dizque porque no hay real. ¿Quién va a creer esa vaina, si ya nuestro gobierno ordenó la construcción el tercer satélite a China? Aunque usted no lo crea. Tenemos real para unas cosas, y para cumplirles a los trabajadores de la CVG, no. Y eso que tenemos un Presidente obrerista. ¿Usted entiendo ese contrasentido?

4. La inflación nos roba y los comercios también

Todos los venezolanos y venezolanas, chavistas y no chavistas esperan con ansiedad un ajuste de sueldo o un aumento del salario mínimo. ¿Por qué, señor Presidente, se ha tardado tanto para emitir un decreto aumentando, por lo menos, el salario mínimo? Usted me dirá: periodista, esta situación no se arregla con aumento de salario. Se arregla con producción, producción y más producción”. Y yo le diría, está bien señor Presidente, eso lo sé desde hace tiempo. Pero a lo que me refiero es que un aumentico, de esos que usted hace, no va solucionar el problema, pero sí les solucionaría un problema a muchos venezolanos, aunque sea momentáneamente. (Ya lo hizo: aumentó un 15 por ciento. Poco, pero algo es algo). Mientras tanto, sus ministros y burócratas, ponen sus conocimientos y capacidades, en la lucha por controlar lo que parece, a vuelo de pájaro, incontrolable. SIN COMENTARIO.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2694 veces.



Teófilo Santaella

Periodista, egresado de la UCV. Militar en situación de retiro. Ex prisionero de la Isla del Burro, en la década de los 60.

 teofilo_santaella@yahoo.com

Visite el perfil de Teófilo Santaella para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Teófilo Santaella

Teófilo Santaella

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a198089.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO