Formular objetivos socialistas para el Banco Central de Venezuela

Al plantearnos el socialismo como modelo a fundar en Venezuela las funciones del Banco Central de Venezuela cambian radicalmente ya que de ser una institución vinculada al sistema financiero capitalista internacional en términos de garantizar la estabilidad del mismo, debe transitar ahora el camino de diferenciarse necesariamente mediante la identificación de nuevos problemas y formular objetivos dirigidos a su  solución dentro de otra visión ideológica.

Como lo planteó reiteradamente el Presidente Hugo Chávez, uno de los grandes parámetros que el sistema financiero imperialista mundial exige es la autonomía de los Banco Centrales, pero esta autonomía se refiere a su autonomía de las políticas publicas del propio país, pero manteniéndose dependientes de las políticas de los organismos centrales de ese sistema a nivel internacional, con lo cual se busca salvaguardar los intereses privados nacionales y transnacionales,  sobre el interés de la nación.  En el caso nuestro estamos por lo tanto en una situación opuesta, pues debemos cohesionarnos con las políticas nacionales de construcción del socialismo  e  independizarnos de las políticas internacionales de salvaguarda del capitalismo neoliberal, siendo necesario por ello elaborar una nueva normativa socialista para el ente bancario central.

En  este caso el Banco Central como pudiera pensarse primeramente no sería dirigido a financiar el estado, sino contribuir a construir un nuevo modelo sistémico en el marco de una política socialista.

Si el Banco Central no tiene unos objetivos rotundamente dirigidos hacia el socialismo difícilmente tendremos una política integral revolucionaria con el fuerte crecimiento económico-social que esto conlleva y no podrá funcionar como el cohesionador económico que debe ser y estar preparado para enfrentar las amenazas potenciales y reales que acarrea tomar ese camino.

Hay que recordar que los países empeñados en la construcción del socialismo, e inclusive aquellos que solo buscan desarrollar una política independiente de los centros imperialistas, se enfrentan a grandes riesgos y amenazas que deben considerarse. Si tomamos el caso de las reservas internacionales, generalmente se maneja que estás deberían calcularse para financiar unos seis meses de importaciones o quizás un poco mas, pero en nuestro caso esa estimación  resulta inadecuada pues podemos enfrentar políticas de bloqueo o sanciones, que como en el caso de Cuba pasan de 50 años. Se pueden mostrar otros casos bien actuales como son Corea del Norte, Irán, muy recientemente Rusia o el horroroso caso de Palestina, que nos llevan a considerar que nuestra política desde el Banco Central debe diseñarse tomando en cuenta la posibilidad de estas situaciones y plantearnos una masiva acumulación de reservas monetarias para multiplicarlas y garantizarnos la independencia nacional en el caso que nos veamos encarados a estos  escenarios, que ya se pre amenazan en las Cámaras Legislativas de los Estados Unidos.

Por otra parte las funciones que se le asignan al Banco Central de Venezuela deberían ser basadas en objetivos distintos y superiores a los de otras instituciones equivalentes en el ámbito internacional ya que no se diferencian mucho a las que tienen la institución análoga de un país altamente sometido como Colombia o el de un país con rasgos feudales como España.

Para colocar a la economía venezolana completamente en los rieles de construcción del socialismo planteamos que debe modificarse su base legal, estableciendo claramente objetivos socialistas al Banco Central, dejando su papel de cuasi espectador de la actividad económica en la visión neoliberal para convertirse en un organismo superior de la misma y garante de la acumulación de capital. Partiendo de los grandes objetivos se deben ajustar las funciones que actualmente realiza y operacionalizar los nuevos objetivos.   Consideramos que su articulado debe referirse a:

1) El Banco Central estará dirigido a impulsar el desarrollo de las fuerzas productivas nacionales y la acumulación de capital, fundamentos necesarios para  garantizar la independencia nacional.

2) El Banco Central impulsará la acumulación de capital y la generación de riqueza de forma permanente, evitando las crisis periódicas, en  todos los componentes del sistema: Estado, Familias, Comunidades y Unidades de Producción y Comercialización.

3) El Banco Central utilizará sus funciones particulares  en materia monetaria, cambiaria, regulación del sistema bancario, reservas, etc. para garantizar el logro de los objetivos anteriores.

4) El Banco Central coordinara con otros organismos e instituciones la aplicación de acciones en áreas distintas a su esfera de actuación, tales como: aduanas, impuestos, formación de recursos humanos, control de inmigración desbocada, etc. que afectan la actividad económica. Participará conjuntamente con el Ministerio de Planificación en la elaboración de los Planes Nacionales realizados todos en el marco del Plan de la Patria.

Al disponer el país de un Banco Central dirigido a la Acumulación de Capital y al Desarrollo de las Fuerzas Productivas como soporte para la creación de una sociedad socialista, estaremos enfrentando uno de los principales medios de dominación con que cuenta el capitalismo neoliberal, como lo es la carencia en los países periféricos de los recursos financieros necesarios para planificar y ejecutar autónomamente según su visión e intereses programas de desarrollo y determinar libremente el modelo social mas adecuado a las necesidades de sus pueblos.

                                                                                oscar111147@yahoo.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1933 veces.



Oscar Rodríguez E.


Visite el perfil de Li Min Wu Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: