Pildoritas 135 (año VII)

El III Congreso del PSUV y su principal prioridad

Es de esperar, al menos esa es la aspiración de un simple y humilde militante raso de la Revolución,  como yo, quien  el domingo si acudió  a votar, sin presiones , ni por temor, porque no soy empleado público, que quienes salieron electos, se pongan de acuerdo para que del tercer congreso, salga un resolución que le dé prioridad total al tema de la formación ideológica de la militancia, como una solución para el fortalecimiento del compromiso ideológico y doctrinario que sirva de dique de contención a la debilidad principista, que es lo que por lo general, lleva a muchos a declararse abstencionistas, o lo que es peor a saltar la talanquera, porque no están en condiciones de inferir  que los problemas que existen  aún sin solución y los que se presentan a diario, son parte del escarceo político, en el mayor de los casos creados por estrategia  de una oposición que  aun domina los medios de producción y la cadena de distribución de bienes y servicios, que utiliza como arma muy poderosa para crear animadversión contra el gobierno, sobre todo en las filas revolucionarias.

Por ello la formación ideológica es tan necesaria como los anticuerpos en el organismo humano, para que inmunicen a cada militante a fin de que esté en capacidad de resistir con éxito la influencia malévola de por ejemplo la guerra económica a que estamos sometidos y que ya lleva más de un año con consecuencias perturbadoras de la relación pueblo gobierno, lo cual se vio reflejado en la exigua participación en un evento tan importante como el celebrado el domingo 20 de este mes, en el cual los más de 7 millones de venezolanos que conforman el universo chavista, si hubiesen estado dotados de herramientas ideológicas, con seguridad hubiesen concurrido en masa a cumplir un deber que debería ser prioridad para cualquier militante disciplinado y comprometido. que después de 20 años de revolución y 15 de gobierno debería estar en capacidad de actuar por convicción y no por conveniencia y menos supeditar su apoyo a circunstancias que, no negamos han sido diseñadas para afectar no sólo el bolsillo de los venezolanos, sino la psiquis de muchos de lo cual no están exentos quienes acudieron voluntariamente al llamado para cerrar filas como militantes, pero que al parecer no tienen claros los deberes que al decidir hacerse militantes adquirieron  y ello sucede porque, hay que aceptarlo y lamentarlo, quienes tienen  el deber de garantizar la formación de todo el universo partidista, no han tomado la misma como prioridad.

El fundador, de lo que con frecuencia hemos oído llamar el partido más grande de América, jamás olvidó lo necesario de la formación ideológica, a él en muchas oportunidades le oímos hablar de las escuelas de cuadros, siempre insistió en ello, pero pareciera que la cúpula dirigencial, no tomó en serio los llamados; él en su legado dejó resuelto el problema con todo el bagaje doctrinario, principista, programático y formativo que plasmó en su escritos condesados  en documentos invaluables como EL LIBRO AZUL, EL LIBRO ROJO, EL PLAN DE LA PATRIA, a los que yo agrego los discursos, y su programa  ALO PRESIDENTE, pero también la Constitución en la cual quedaron plasmados también aspectos muy claros de su pensamiento.

Todo ello facilita de tal manera la posibilidad de establecer programas formativos para la militancia, que no es necesario acudir a bibliografías clásicas de ideólogos del socialismo del pasado, pues esa tarea la dejó realizada quien se  constituyó en  el político más ilustrado en décadas y se destacó por interpretar a connotados pensadores de todas las épocas y supo parir su propia creación que no es otra que el SOCIALISMO DEL SIGLO XXI, como una adaptación a la idiosincrasia de un pueblo como el venezolano, y el cual supo trasmitir con una didáctica tal, que ya quisieran poder emular los pedagogos más pintados de este y cualquier país del mundo.

Recordemos que desde sus inicios nos habló del árbol de las tres raíces y les aseguro que a estas alturas muchos de quienes fungen como militantes ignoran con qué se come eso.

Se hace, pues, absolutamente prioritario que en este III congreso del PSUV, antes que a otro tema se le dé al de la formación el lugar que le corresponde, si no, esperemos para vivir lo que los partidos tradicionales  cuando  se olvidaron de este aspecto les  llevó a ser lo que hoy son: casi que fantasmas, tanto que un wolkswagen les quedaría grande para reunirse.

Ojala y el Comandante eterno, quien seguramente va a estar presente como principal delegado en el Congreso, ilumine a quienes para bien o para mal, tienen en sus manos el futuro y la permanencia de la Revolución.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1386 veces.



Saúl Molina


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas