Por el Gobierno

Lo aprobado se conoce ¿y lo diferido por qué no?

La Revolución ha entrado en una etapa de serios desacuerdos y controversias, la salida del ex ministro Giordani, es un detonante peligroso y a la vez esclarecedor, comenzaron a caerse las máscaras de aquellos que al primer estampido, soltaron prenda en defensa de lo indefendible, creo que no terminaba de escribir su carta pública el ex ministro Giordani, cuando salieron al ruedo los capotes “rojos rojitos” para calificar de traidor, desleal etc., a quien fue considerado por el Comandante Chávez, como unos de sus colaboradores de mayor confianza y así lo confirma su trayectoria al frente de su cargo, que si se cometieron errores, claro que si, eso no está en discusión, lo que no sabíamos, era que ante los desacuerdos con el resto del equipo económico del gobierno en materia de presupuestos, que a juicio del ex ministro Giordani, eran una bomba de tiempo, (inflación galopante o inducida como la llamaron) sin embargo según nuestros siserones, el gobierno difería las propuestas planteadas o simplemente las rechazaba.

¿Cuáles eran esas propuestas negadas? Nunca se han dicho ¿Por qué? Ya pudiésemos sacar algunas conclusiones y preguntarnos: ¿Giordani, tuvo algo que ver con los acuerdos con la burguesía parasitaria en materia de aumentos de costos y precios?

¿Giordani, propuso llamar a Miraflores a la derecha económica para “dialogar”? ¿El ex ministro estuvo involucrado en conceder divisas a esas empresas de maletín o aquella que nos trajo chatarras en sus contenedores? ¿Giordani tiene alguna responsabilidad en la cantidad de tractores y otras máquinas para aumentar la producción agrícola que jamás ha sucedido? ¿En el ganado para aumentar la producción lechera? ¿Tiene algo que ver con los SILOS reconstruidos y nuevos para el almacenamiento de granos los cuales no han cumplido su cometido porque no hay nada que almacenar? ¿No será que la inflación inducida obedece a las propuestas diferidas o rechazadas por el gobierno?

Debo aclarar que el Pueblo no necesita ser economista para darse cuenta de los manejos dolosos de sus autoridades en materia de los fondos del estado, los mecanismos creados para administrar las divisas que corresponden a todas y todos lo venezolanos, simplemente han sido saqueados y en los actuales momentos tenemos una economía quebrada y sometida a los leoninos intereses de quienes nos han prestado recursos y NO para aumentar ninguna producción, simplemente para pagar deudas que nunca el Pueblo ha contraído, las reservas de la nación se fueron a las manos de *los buitres-zamuros* (con el perdón de estas aves), posiblemente en breve espacio de tiempo, estemos en corriendo los mismos riesgos del Pueblo argentino y otros del continente.

Con lo que expresamos en este escrito, estamos siendo solidarios con el ex ministro Giordani y en cuanto al Gobierno, este no ha dicho toda la verdad y es su responsabilidad hacerlo, aquí en las calles de la Patria existe un Pueblo que observa hasta hoy, con una sabia paciencia presidente MADURO, no espere que esta paciencia sea vitalicia, la gente sabe cuando Usted dice a viva voz APROBADOOOO, ahora necesita saber que es lo que Usted ha Diferido o rechazado en las propuestas de algunos de su equipo económico entre ellos al ex ministro Giordani.

Y para concluir otra pregunta al Gobierno, de un ILUSO ¿Estamos construyendo una economía Socialista de la mano con el Capitalismo Chino? Si alguien está en capacidad de responder, que lo haga se lo agradecerá el *pajaguato* de Juan Pueblo que seguramente será también separado del PSUV, como el camarada y Profesor, Héctor Navarro.

Presidente MADURO, sin SOCIALISMO, nunca habrá Justicia ni PAZ



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1892 veces.



Pedro Marillán Sánchez

Comunicador Social Alternativo

 pedromarillan41@gmail.com      @psmarillan

Visite el perfil de Pedro Marillán Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Marillán Sánchez

Pedro Marillán Sánchez

Más artículos de este autor