Como lo veo lo escribo CLXXVI

Rescatemos la Revolución Bolivariana

Algunos le piden, de una u otra forma, a los moderadores de aporrea, que canalicen un camino que permita hacerle llegar, a todo el poder constituido, las conclusiones y  demandas, que exigen la totalidad de los participantes que acompañan la idea de un socialismo a lo venezolano.
 
Sin duda alguna, el mejor medio para convocar y difundir, tantos los pasos y reglamentos que le den orden a la idea, como a las múltiples propuestas y profundas discusiones de las mismas, es utilizando la más grande plataforma de comunicación e información Bolivariana que representa una página como Aporrea.
Quienes serán los participantes; la mayoría de venezolanos a quienes se les envíe o lean todas las proposiciones, que harán muchos compatriotas, con diferentes capacidades, talentos y verdadero amor por la Patria y su Pueblo para enrumbar, perfeccionar y afianzar la Revolución Bolivariana.
 
Si quieren tener una idea de quienes pueden ser los bolivarianos capaces de dirigir a la Patria, lean estas opiniones publicadas en el 2007, cuando ya se advertía de lo presente:
 
De todos modos se dé o no esta vía, se debe buscar la forma de hacer llegar al pueblo todo, que si no hacemos algo en el menor tiempo posible, terminaremos por perder todo lo que la revolución ha realizado. Lamentablemente las autoridades del PSUV, que debería encargarse de esta tarea, no ha podido imponer ni mantener una dirección completamente elegida por las bases que lo sustentan, es más, hacen silencio y muestran sumisión ante quienes alegan sin ruborizarse, que representan al pueblo que los eligió,  cuando la verdad es que quien los impuso fue el Comandante Chávez y el pueblo sólo siguió su orden y voto por ellos, como hubiesen votado por cualquier otro al que le levantara la mano el máximo líder. Recuerden los integrantes del PSUV, uno de los consejos del Comandante Ernesto Che Guevara:
 
“…Nuestra tarea consiste en impedir que la generación actual, dislocada por sus conflictos, se pervierta y pervierta a las nuevas. No debemos crear asalariados dóciles al pensamiento oficial ni "becarios" que vivan al amparo del presupuesto, ejerciendo una libertad entre comillas. Ya vendrán los revolucionarios que entonen el canto del hombre nuevo con la auténtica voz del pueblo…”
 
El pueblo debe asumir de una vez, que todo lo que hagan los funcionarios en el beneficio de la Patria, es su obligación y no una dadiva o un favor personal. Y todo funcionario directo o indirecto debe entender y asumir que está en el cargo que ocupa por voluntad del pueblo y que a éste se debe en cuerpo y alma para administrar los recursos de la Patria y llevar la mayor suma de felicidad a su pueblo. Su recompensa está en el servir con honor y por eso su juramento al asumir el cargo, queda sellado de esta manera “Si así lo hiciere que Dios y la Patria y el pueblo Soberano os lo premie… Si no…que os lo demande”.
Las incongruencias de muchos de los actuales administradores de la cosa pública, demanda una renovación casi total de sus miembros que como he dicho muchas veces, si son verdaderamente revolucionarios deberían ponerse a la orden del pueblo para que este tome la decisión de elegir a otro o ratificarlo en el cargo que ocupan.
 
Cada venezolano y venezolana debe saber, que todo lo que se hace y deja de hacer en la Patria es de nuestra incumbencia, al igual que los recursos que se emplean o se pierden en esas ejecuciones, pero también debe entender y comprender que individualmente nuestra quejas o reclamos serian pajas que se las llevaría el viento, solo unidos como dijo Bolívar, y se comprueba lamentablemente en las desgracias, es que podríamos recuperar la Revolución Bolivariana
Nunca podrá borrarse de la historia que el Comandante Chávez, dio su vida por devolverle la soberanía y la dignidad a la Patria y a su Pueblo, pero como dije una vez, tras una orden suya, los alacranes aplaudían y al retirarse el máximo líder, le sacaban el dedo medio. Lamentablemente el Comandante acepto esta verdad muy tarde y cuando en muchas de sus reuniones, sus regaños y el accionar que tomaría contra los que confabulaban contra la Revolución Bolivariana se hizo público, sobre todo en el documento llamado “Golpe de Timón”, ya su muerte había sido decretada.
 
Lo malo sería, quedarnos solo con lo que hubo o no hubo en su mandato, o en los errores o aciertos en sus decisiones. La vida de la Revolución Bolivariana y el Socialismo a lo Venezolano, nos demanda seguir adelante, retomar la banderas antes de que caigan completamente, arrebatárselas a quienes las defraudan; sino son capaces de entregarlas por pundonor a quienes si están dispuestos, no solo a enarbolarlas como símbolo, sino de ondearlas contra viento y marea para recuperar verdaderamente el lugar que le pertenece y se merece la Patria y su pueblo ante el mundo; como lo dibujo nuestro Libertador, Simón Bolívar.
Busquemos la manera de cumplir una de las últimas acciones que prometió llevar adelante el Comandante, acción que predestinaba el fin del enroque y por lo tanto de la ineficiencia del gobierno y que es  la siguiente:

 "Reconozco que una de las graves fallas de esta revolución, es la falta de seguimiento. Cuando a un responsable se le asigna una tarea y no la cumple ni la ejecuta, no podemos premiarlo con darle un mejor cargo. Es urgente hacer seguimiento a todo. Me comprometo públicamente a ahondar y trabajar en esa tarea, a partir del 8O”.  (Chávez, en entrevista realizada el 04/10/2012)



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1672 veces.



Luis Díaz


Visite el perfil de Luis Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a188669.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO