Como lo veo lo escribo CLXXIV

¡Marx pésimo sociólogo e historiador¡

Escribo con premura porque la convocatoria que hace la UBV, para celebrar el aniversario del nacimiento de Marx es para ya, y quisiera que así como al capitalismo le da miedo que se estudie las teorías de ese gran filósofo y revolucionario de la economía; a la izquierda venezolana le da miedo que se analice sus deficiencias como sociólogo e historiador. Dentro de esa jornada debe exponerse a juicio y condena, el porqué Marx comparó a Bolívar, con el emperador Soululouque, el dictador de Haití que surgió de entre los esclavos para cometer fechorías contra su propia gente, poniendo a Bolívar, desde la mira de Marx, como a un dictadorzuelo oportunista y demagogo.
 
“5 de mayo de 2014.- Los días 5 y 6 de mayo se realizarán las I Jornadas "¡Marx vive! ¡Viva Marx!". La actividad es organizada por la Dirección General de Producción y Recreación de Saberes de la UBV con motivo de cumplirse, el cinco de mayo, el 196 aniversario de su nacimiento. El evento se realizará en la Sala "Carlos Cruz Diez", ubicada en el piso 10 del Edificio Sede de la UBV, en Los Chaguaramos.” 
 
Con respecto a Marx en mi Como lo veo lo escribo CLXIII, titulado: “¿En busca de cuál Bolívar?.- ¡Del que se encuentra en nosotros ¡”,  expuse claramente y con argumentos mi pensar. Debido a que ese artículo no fue publicado en su momento y ahora buscándolo en mi historial veo que sólo aparece mi último escrito, y mis más de 200 mensajes  desde aquel aciago 2002, no aparecen en el archivo, espero que esto se corrija, o me veré obligado a repetir por lo menos los más leídos, no es cosa de ego sino de justicia. Por tal motivo reenvió aquel escrito publicado  en noviembre del 2011, que fue motivado por un artículo del Sr. Strogoff, titulado “¿En busca de cuál Bolívar?”,  como una crítica al escritor Colombiano William Ospina. 
 
Como lo veo lo escribo CLXIII
¿En busca de cuál Bolívar?
¡Del que se encuentra en nosotros ¡
 
“De la capitulación no se saca otra cosa que entregar hasta los dispersos y perder hasta el derecho de defenderse.” Bolívar.
 
No debemos capitular, vengan de donde vengan, ante los que quieren enterrar los sueños de tener una Patria digna. Es obligación de todo Bolivariano defender a toda costa, nuestras raíces o nunca saldremos adelante, ni conseguiremos alcanzar nuestra soberanía y mucho menos la independencia que continua pendiente todavía.
 
Sr. Strogoff, leyendo su artículo publicado en Aporrea, tengo que decirle; que es usted, el que se encuentra en deuda con los lectores de esta página; su actitud es más deplorable de lo que pudo decir el escritor Colombiano William Ospina, del libertador. Llamar  “errática semblanza” a la infamia que regó Karl Marx ante el mundo de nuestro Simón Bolívar, es una ofensa al verdadero Bolivariano, sólo los confundidos y los que le odian y envidian, como Marx; no sentirían una convulsión inmensa y un desprecio profundo por lo escrito por este señor; el mismo editor, le escribió enérgicos reparos y el  mismo Marx,  como se dice jurídicamente, “a confesión de parte relevo de pruebas”, le revela en una de sus cartas a Engels, lo siguiente:
 
    “En su correspondencia con Engels, Marx admite con sorna que se le pasó "algo" la mano al salirse del ecuánime registro adjetival que exige el tono enciclopédico, "pero —añade— habría sido también pasarse de la raya presentar como un Napoleón I al canalla más cobarde, brutal y miserable (sic). Bolívar es el verdadero Soulouque".
 
 Por eso no hace falta la interpretación que le hayan dado numerosos historiadores de lo que usted llama “error y desacierto de Marx” al referirse a Bolívar; las declaraciones del mismo Marx ante la llamada de atención de Hegel sobre su escrito son suficiente confirmación, para que el pueblo bolivariano no lo encumbre, porque Marx no sólo demostró la envidia y el odio irracional sobre un hombre, al igual que hoy la reflejan  muchos sobre el Comandante Chávez, que sinceramente, también está confundido; tanto así, que se ha declarado de todas las corrientes y tal vez fuera así, si lograse con ello el avance de la Patria; que lamentablemente solo ven algunos, aunque la realidad muestre, que se está cayendo a pedazos.
 
El odio y la envidia de Marx se debe; a que el verdadero Bolívar, echaba por tierra su teoría de que un burgués no podía ser un patriota, que no podía ser desprendido e invertir su fortuna en liberar al “proletariado”, indios y negros esclavos y explotados por el hombre; ni despreciar riquezas ni coronas  por su más grande amor, Venezuela, a quien quería llevar a lo sublime y mucho menos podía existir un Bolívar, que dictara clases de virtud, y de buen ciudadano, llevando a la práctica su prédica filosófica, que superaba a muchas, como la de “la dictadura del proletariado” que proclamaban los filósofos rusos y alemanes mucho tiempo después.
 
Tal vez lo que más le duele a muchos de los detractores de Bolívar, a los que no llevan su sangre e inclusive a los que lo utilizan para su beneficio, en fin los antihumanos es la verdad que el escritor William Ospina, muestra al final de su obra cuando afirma del Padre de la Patria lo siguiente:
 
“Así que lo podemos dejar en cualquier parte; en cualquier momento de su vida, y también del futuro. Podemos dejarlo ahora en una calle cualquiera de nuestro convulsionado presente, dejarlo preguntándose si valió la pena el esfuerzo. Pero no, él no se preguntaría eso. Leería los periódicos, miraría esas pantallas que no se callan nunca, trataría de ver en qué estamos. Nunca se estuvo quieto, y no tenía vocación de estatua. Echará a andar por una calle de éstas, en Puerto Príncipe o en Lima, en Trujillo o la Habana, en Cali o en Caracas. Siempre está todo por hacer, la historia comienza cada día. Ya no es un militar ni es un político, es un hombre común, un ciudadano. El desafío ahora es otro, y grande. Y se va preguntándose solamente una cosa: por dónde comenzar de nuevo” 
 
Con esta replica; quiero llamar a todos los Bolivarianos para que profundicemos y llevemos a todos los escenarios posibles, los pensamientos de Bolívar, que no sólo son elucubraciones suyas, ni dichas de la boca para afuera, sino practicadas en carne propia; ejemplo que debemos emular cuanto antes; no sólo como respeto a su memoria, ni como simple cumplir de su mandato, sino con la conciencia cierta, que la más hermosa y más grande satisfacción que puede sentir un ser humano, es el de ser útil a la patria y a su pueblo, y convertirse en un mejor Ciudadano; titulo que Simón Bolívar prefería, antes que el de Libertador.
Por eso ruego que no se repita, como sucedió en una reunión del equipo político Parroquial del PSUV de la Vega, (leer artículo: http://www.aporrea.org/actualidad/a112874.html), ese vacío de ideas Bolivarianas, dentro de tantas teorías foráneas. Lamentablemente muchos nadan en un método científico, que ha fracasado en donde tenía todas las condiciones para perpetuarse; utilizando sólo estas teorías nunca podrán llegarse a la solución de los problemas del venezolano porque este pueblo no es ruso ni alemán y si algo tenemos de europeo es lo que nos tiene mirando para abajo. Si los ofendo discúlpenme, pero considero mayor ofensa dejar fuera  de estos debates políticos a Simón Bolívar, Simón Rodríguez y tantos otros patriotas, que si conocían realmente lo que era un ser humano; en vez de adoptar doctrinas que por donde se les mire son frías, excluyentes y atentan contra los confundidos que también son hijos de la patria. 
 
El artículo del Sr. Strogoff,  “¿En busca de cual Bolívar?”, me hizo recordar aquella replica que le realizó,  Mier Hoffman, a Manuel C. Martínez M. , por su escrito “Bolívar, más burgués que socialista” , la cual recomiendo leer e incorporar algunas de sus verdades, en cualquier foro político. http://www.aporrea.org/actualidad/a16759.html
 
Para finalizar quiero decir que muchos hablan de que el insulto de Carlos Marx a Bolívar es un error humano; pero recuerden, que un verdadero socialista debe ser autocritico y Marx, que siguió viviendo, nunca llego a rectificar ni se digno a reconocerlo ante quienes se lo señalaron y rebatieron con argumentos. Quien lea a profundidad este agravio a los venezolanos podrá sin lugar a dudas notar el grado de envidia y la tergiversación que hace de los acciones de Bolívar. Otros fanáticos aseguran que la teoría marxista lo llena todo; son aquellos, que siempre creen que lo de afuera es lo mejor por eso sólo promueven libros, citas y pensamientos extranjeros como paradigmas de vida para todo el mundo, sin tomar en cuenta la diferentes idiosincrasias de los pueblos.
 
Marx no fue socialista y así lo declara en su correspondencia a Pavel Vasilievich: 
“El único punto en que estoy completamente de acuerdo con el señor Proudhon es en su repulsión hacia la sensiblería socialista. Antes que él me he ganado ya muchos enemigos por mis ataques contra el socialismo borreguil, sentimental, utopista.”
 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1678 veces.



Luis Díaz


Visite el perfil de Luis Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: