Los líderes de la Revolución no la defienden. Pena ajena en la conferencia por la paz

Pena ajena, impotencia, y hasta sorpresa, nos causó el ver como los voceros del gobierno bolivariano que intervinieron en la Conferencia por la Paz que convocara el presidente Maduro en Miraflores, no supieron defender lo que representa en logros y en programa la Revolución Bolivariana iniciada en 1999.

Nos quedó un mal sabor al constatar que a los líderes del proceso revolucionario se les olvidaron las razones por las cuales ocupan los cargos en los cuales están. Como si 25 años de luchas, desde el 27 de febrero del 89, no hubieran pasado, y este gobierno fuera simplemente un gobierno más que discute con sus opositores los mecanismos para lograr la paz y evitar una guerra civil.

Sólo el presidente de la Central Bolivariana de Trabajadores dejó claro que la disputa actual es por el control de la renta petrolera. A pesar de su pésima oratoria, Will Rangel dijo lo que no supieron decir ninguno de los funcionarios de los distintos poderes públicos que allí intervinieron. Se pudo interpretar de sus palabras, algo confusas, que aquí sigue planteada una lucha de clases, y que los trabajadores tenemos reivindicaciones propias que han sido contempladas y conquistadas en este proceso revolucionario.

Esquemáticamente, mencionamos algunos de los puntos centrales de esta revolución que parece que ya se les olvidó a quienes encabezan el gobierno bolivariano:

Primero que todo, hay que reivindicar en todos los espacios que la Revolución Bolivariana es un faro que alumbra las luchas de todos los pueblos del mundo, enfrentados a los planes neoliberales y al intervencionismo guerrerista que ejecutan los Estados Unidos, sus países aliados y las instituciones que dominan la economía mundial. El programa de gobierno de la Revolución Bolivariana es el más avanzado de país alguno, a pesar de todas sus limitaciones y deficiencias de la acción gubernamental.

Mientras en Europa se restringen todos los derechos sociales conquistados por los trabajadores hace 70 años, en Venezuela se han ampliado y fortalecido conquistas como el derecho a la educación pública, a la salud gratuita, al trabajo, a la vivienda, a la seguridad social, a la cultura, a la recreación y otros derechos que hoy son cercenados en España, Grecia, Italia, Francia, Alemania y que en décadas anteriores ya habían sido aniquilados en los Estados Unidos e Inglaterra.

Mientras la respuesta que los gobiernos burgueses de distinto signo han dado a las protestas populares que se han generalizado en el mundo desde 2011, ha sido la represión violenta, la persecución y criminalización de los protestantes, y en algunos casos el abierto genocidio contra el pueblo, la revolución bolivariana mantiene una política democrática que tolera las manifestaciones opositoras y permite la mayor libertad de expresión existente en país alguno.

Mientras el imperialismo y sus aliados han fortalecido en las últimas décadas los mecanismos de control sobre las fuentes de materias primas y de recursos naturales para sus industrias, Venezuela ha avanzado en recuperar el control de sus principales industrias y en el manejo soberano de nuestra economía, tratando de romper con los mecanismos de la dependencia que por siglos nos han confinado en el subdesarrollo económico y social.

La democracia participativa y protagónica es uno de los logros fundamentales de la revolución. La participación de las comunidades organizadas en Consejos Comunales y Comunas para la ejecución de los presupuestos públicos es única en el mundo, y es un referente sólido contra los mecanismos fraudulentos de la falsa democracia liberal representativa, parlamentaria, que imponen en todo el mundo los Estados Unidos y sus aliados.

El control obrero en las fábricas y empresas públicas y privadas también ha sido una propuesta y en algunos casos un logro de esta revolución. Los Consejos de Trabajadores como expresión del poder popular en el ámbito económico son una propuesta clave de la revolución bolivariana, como facilitadores del tránsito al socialismo, objetivo del Plan de la Patria que nos dejó el presidente Chávez.
Resaltan entre las conquistas sociales la Gran Misión Vivienda Venezuela y la Ley Orgánica del Trabajo, las trabajadoras y los trabajadores. Con esos logros, pudo Chávez triunfar en 2012 y constituyen conquistas del pueblo que no son negociables.

Hay muchos otros ámbitos de conquistas populares en esta revolución que tampoco fueron mencionados en la fulana Conferencia por la Paz, y que los que escriben por aporrea sabrán definir seguramente.

Pensamos que si quienes encabezan por el gobierno esa conferencia de paz no saben definir los puntos vitales no negociables de esta revolución, pues el proceso de cambios mismo está en peligro. Pues se puede terminar negociando la esencia misma de la revolución, sólo para salvar el cogote de burócratas que ya ni saben ni recuerdan las razones históricas de este proceso.

Sugerimos al presidente Maduro realizar cambios urgentes en la plana mayor de la revolución, de la vicepresidencia para abajo, e incluyendo al resto de poderes públicos, y rodearse de verdaderos revolucionarios, de genuinos líderes del pueblo, que sepan defender con la vida, si es necesario, no las prebendas burocráticas ni los dineros mal habidos en la administración pública, sino las razones justas e históricas por las cuales el pueblo venezolano dio la vida el 27 de febrero del 89 y el 11, 12 y 13 de abril del 2002, razones por las que todavía, pese a las malas ejecutorías del gobierno, centenares de miles de mujeres y hombres del pueblo venezolano están dispuestos a jugarse la vida en las calles de todas las ciudades del país para garantizar que esta revolución se mantenga, se consolide y se profundice, tal como lo deseó Chávez al despedirse en su última alocución del 8 de diciembre de 2012.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2329 veces.



Roberto López Sánchez

Roberto López Sánchez (Caracas, 1958). Historiador. Profesor Titular de la Universidad del Zulia (1994-2019). Magister en Historia de Venezuela y Doctor en Ciencias Políticas. Luchador social, activista del movimiento estudiantil y profesoral, vinculado al trabajo obrero, campesino, ambientalista, indígena y cultural desde 1977. Participante de la lucha armada revolucionaria (1977-1988); miembro del Frente Guerrillero Américo Silva. Sometido a persecución política y juicio militar en 1982. Actividad revolucionaria clandestina durante 1982-1988. Fundador de la Unión Nacional de Trabajadores-Zulia y miembro de su comité ejecutivo (2004-2012). Integra el consejo consultivo de la Federación Bolivariana Socialista de Trabajadores del Zulia (organismo que sólo ha sido convocado en una oportunidad en cinco años). Ha sido director de las Divisiones de Extensión y de Formación General; Secretario Docente de EUS; Coordinador de la Unidad Académica de Antropología, del Diplomado en Consejos Comunales (cinco cohortes graduadas) y el Diplomado en Formación Sindical con (cinco cohortes graduadas) en la Facultad Experimental de Ciencias (FEC). También ha coordinado la Zona Zulia-Falcón del Ministerio del Trabajo (2004). Ha publicado: El movimiento de trabajadores en Venezuela durante la revolución bolivariana: 1999-2012 (2017); Movimiento estudiantil y proceso político venezolano (2007); El protagonismo popular en la historia de Venezuela (2008-2015); Los Consejos Comunales y el Socialismo del Siglo XXI (2009); y Venezuela ante la globalización, la crisis mundial y los retos de su desarrollo (2012), además de 5 capítulos de libros científicos, 45 artículos científicos y 50 ponencias en eventos nacionales e internacionales. Es miembro del Programa de Estímulo a la Investigación (PEII), nivel C. Egresó en pregrado con 19,41 puntos de promedio (LUZ, 1994). Ha dirigido 10 proyectos de investigación en la FEC-LUZ. Actualmente dicta semestralmente las materias de Historia de Venezuela, Historia de América, Intercambios económicos y simbólicos, y Poder y Movimientos Sociales, en la Licenciatura en Antropología de LUZ. Ha dictado los seminarios Lucha de clases en el siglo XXI. Movimientos sociales y formas de participación política; y El análisis marxista y la sociedad global del siglo XXI, en el programa de Doctorado en Ciencias para el Desarrollo Estratégico de la Universidad Bolivariana de Venezuela, en Maracaibo. En la División de Extensión de la FEC desarrolla anualmente seminarios sobre: Crisis política en Venezuela; Marxismo y Antropología; Movimientos Estudiantiles en Venezuela; Movimiento de Trabajadores en la Venezuela Contemporánea; Crisis Económica Mundial y su repercusión en la economía venezolana; Movimientos Sociales y Protagonismo Popular en la Historia de Venezuela (dictado también en el Centro Internacional Miranda -CIM- y en Fundacite-Mérida en 2016); y el seminario La Lucha Armada en el Oriente de Venezuela: 1965-1990, en el CIM (2017). Es coinvestigador en el Proyecto: “Historia de los frentes guerrilleros Antonio José de Sucre y Américo Silva: 1966-1990”, Centro Nacional de Historia (2016-2017). Investigador principal en el proyecto “Identidades en el estudiantado de la Universidad del Zulia” y del programa de investigación “Universidad del Zulia: comunidad, organizaciones e identidades” (2017-2019).

 @cruzcarrillo09

Visite el perfil de Roberto López Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Oposición



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a183124.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO