La del 4F No lo Permitamos

Una rebeldía, que tiende a desaparecer

No es poca cosa decirlo y si además, vemos el horizonte político desde hace un año hasta los actuales días, podríamos decirlo y con mucha certeza, que existe decepción porque hemos ido rápidamente, perdiendo la CALLE, LA REBELDÍA, EL ESPÍRITU DE LA REVOLUCIÓN SOCIALISTA, hoy hablamos de diálogo, de Paz por la Vida, pero el Socialismo no aparece en las estructuras del gobierno, estamos claro que tender la mano, no es sinónimo de debilidad, pero se parece bastante a ese síntoma, las nuevas líneas del presidente MADURO, han sido orientadas hacia la inseguridad reinante (eso no tiene nada nuevo, 40 años de la 4ta. la vivimos y peor) pero quienes son los que alientan este flagelo y no estamos tratando de desviarnos del tema el cual no podemos desconocerlo que es grave, pero la derecha, quien es la que lleva la cantaleta en esta campaña en torno a este flagelo, forma parte de este mal que nos aqueja como sociedad por más de 50 años, porque lo alienta con su campaña anti-gobierno, donde entre otras, pide la destitución del Presidente por considerarlo ilegítimo, es decir desconocen la voluntad del pueblo que le dio su respaldo, de las instituciones del estado y las leyes de la república, ¿no son suficiente estos elementos para actuar?, que más ilegítimo que el proceder de esta derecha apátrida y parásita, que sigue actuando y amenazando, pero lamentablemente no hemos actuado con la contundencia que sus acciones ameritan.

Aquí encontramos las razones para decir que estamos perdiendo la rebeldía que nació de la inspiración de un hijo de la patria de BOLÍVAR, hace 22 años, un 04 de Febrero de 1992, entonces que debemos hacer; arrinconar a esa derecha oligarca porque ellos son los que han sembrado y propiciado la violencia, su síndrome por obtener la renta petrolera, les ha llevado a cometer graves delito de lesa humanidad.

Camarada presidente MADURO, no deje que este pueblo pierda la esperanza, asuma con Mano de Hierro, cualquier acción desestabilizadora, recuperemos para el pueblo chavista y socialista, la inspiración de rebeldía y su camino hacia el Socialismo, no dilatemos el tiempo y retomemos el rumbo trazado en el Plan de la Patria (EL VERDADERO).

Ante la injusticia y los atropellos de este grupo de Fascistas, en contra de los deportistas cubanos que se encuentran compitiendo en la Serie del Caribe en la Isla de Margarita y a igual como lo hicieron en el |976 en contra de Cubana de Aviación y donde perecieron 73 deportistas de la Isla, también aupados por el imperialismo, y el mercenario de Posada Carriles, estos parásitos de hoy y “dueños del capital” de todas y todos los venezolanos, son los mismos que están involucrados en esta acción de violencia, solo tienen nombres distintos, por lo tanto, no podemos ni debemos actuar solo con arengas, aplique todo el peso de la Ley camarada Maduro y su etiqueta ya muy arraigada en el pueblo * Ya Basta Ya y Caiga quien caiga, llámese como se llame* hacerlo es imperativo, renunciar a ello, es perdernos.

Este 04 de Febrero, se cumplirán 22 años de aquella gesta valiente de un grupo de hombres que al mando de Teniente Coronel, insurgieron contra el sistema imperante y dividieron la historia de la patria en dos tiempos, en un antes y un después, eso significa la epopeya del 4F, ayer una Venezuela entregada al capital foráneo y hoy cuando cumplimos 15 años de revolución bolivariana, somos una Patria libre y soberana, ese *Tantito así, debemos defenderlo hasta con la vida* es el que no podemos dejarnos arrebatar, es la hora de desenvainar la espada de Bolívar y Chávez y no envainarla jamás.

A recuperar el espíritu combativo de aquel 4F

Y de aquellos 12, 13 y 14 de abril del año 2002.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1184 veces.



Pedro Marillán Sánchez

Comunicador Social Alternativo

 pedromarillan41@gmail.com      @psmarillan

Visite el perfil de Pedro Marillán Sánchez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Pedro Marillán Sánchez

Pedro Marillán Sánchez

Más artículos de este autor