Blindar la democracia participativa y protagónica como política de Estado

Uno de los elementos que logra marcar lo que la politología define como un hecho visagra fue el paso de la llamada democracia representativa en Venezuela contemplada en la constitución de 1961, a la democracia participativa y directa que es la trasferencia del ejercicio del poder al pueblo como actor protagónico, tal como se plasma Constitución de 1999 que establece en el artículo 6: “El gobierno de la República Bolivariana de Venezuela y de las entidades políticas que la componen es y será siempre democrático, participativo, electivo, descentralizado, alternativo, responsable, pluralista y de mandatos revocables”.

Democracia participativa protagónica en Venezuela.

Podemos definir democracia participativa y protagónica como la nueva forma de democracia marcada por la participación libre y activa de la ciudadanía en la formulación, implantación ejecución y control de la gestión pública como mecanismo necesario para lograr el protagonismo y el empoderamiendo directo del ejercicio de la función publica, de igual forma la constitución de 1999 ratifica al protagonismo del poder popular en las decisiones de carácter público en su Artículo 62: “Todos los ciudadanos y ciudadanas tienen el derecho de participar libremente en los asuntos públicos, directamente o por medio de sus representantes elegidos o elegidas. La participación del pueblo en la formación, ejecución y control de la gestión pública es el medio necesario para lograr el protagonismo que garantice su completo desarrollo, tanto individual como colectivo.”

Recientemente, la Asamblea Nacional aprobó una reforma a la Ley de los Consejos Locales de Planificación Publica y de los Consejos Estadales de Planificación, con el objeto de darle mayor presencia e importancia a la participación del poder popular, la reforma a los artículos 6, 7, 8 y 29 que buscan garantizar los derechos del pueblo e inclusive aplicar sanciones administrativa, política y penales para aquellos gobernadores o alcaldes que omitan la participación de la ciudadanía en el diseño de los planes de desarrollo de un estado o municipio, muchas voces han reaccionado desde el opocisionismo venezolano criticando al ejecutivo por su insistencia en dar mayor protagonismo al pueblo en la función pública, dicha opinión deja de lado el mandato que nos da la carta magna de crear mecanismo para la participación directa y protagónica del pueblo. Otros inclusive afines a la revolución que cumplen funciones publicas al frente de alcaldías y gobernaciones pudieron pensar que con la desaparición del comandante Chávez se paralizaría el fortalecimiento del poder popular, por el contrario hoy mas que nunca nos aferramos a seguir profundizando la democracia participativa como fuente legitima y legal para la construcción de una nueva arquitectura del poder político y económico en Venezuela. Hoy cuando el ejecutivo nacional liderado por el presidente Nicolás Maduro recibe un ataque despiadado de la extrema derecha mundial y su socios en Venezuela, debemos estar claros en los objetivos estratégicos de la revolución bolivariana que no se confunda las invasiones a los sectores anti chavista con debilidad o negociación de los principios revolucionarios, todos los venezolanos debemos trabajar juntos por el país en marco de las leyes y la constitución haciéndola cumplir en toda su extensión para lograr así el desarrollo y ejercicio de nuestra independencia sin condicionamientos ni chantaje de ninguna potencia extranjera por tanto la democracia participativa mas que una política de gobierno debe ser siempre una política de estado en toda su dimensión.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 13427 veces.



Hugbel Roa

Ministro para Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología

 @hugbelpsuv

Visite el perfil de Hugbel Roa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Hugbel Roa

Hugbel Roa

Más artículos de este autor