El Papa usa falda

Asunto que no es importante y menos privativo de las mujeres, pero quiero decir que en toda mi vida, frases más o frases menos, casi siempre he visto al mismo papa, con su casulla blanca, sombrero picudo, hablándonos de lo mismo. Desde el sospechoso Pio 12, hasta mi amigo Pancho.

MI NOVIECITA SORPRENDIDA:

Desde los tiempos de Tucupita, glorioso estado Delta, cuando acompañé a mi noviecita a confesarse y yo que le decía que no me parecía buena la idea y ella que deseaba confesarle con el cura capuchino de capucha marrón, su “pecado” por haberme dado dos o tres besitos furtivos y apurados.

Luego de una espera de casi media hora, veo a mi flamante y muy hermosa noviecita medio apurada, salir de la iglesia, llorosa y algo perturbada.

Después de mi implacable interrogatorio, me contó que el fray la había “invitado” a efectuar su penitencia en la sacristía y cuando estaba arrodillada, el muy abusador se levantó la sotana y le enseñó a mi provocativa noviecita, la verdadera y recta intención que lo animaba.

Ella salió corriendo y pudo evitar que el monstruo ensotanado de Zade, la tocara.

Lo demás yace en mis recuerdos juveniles, como la primera campanada del cielo para bajarme del yugo de tener un portero del paraíso, para que mediante pago de peaje pudiera entrar algún día.

JESUS NO DIJO NI PIO:

Me fui para la Biblia a buscar razones para este parapeto muy aceptado de organización clerical y hasta el sol de hoy no lo he encontrado, nada!, ni una sola idea venida de Jesús acerca de ponernos esta especie de conserje, que nos tranca el agua y la luz, cuando no pagamos el condominio.

EL DIABLO METIO LA COLA!:

Para más vaina por azar de la vida fui educado en un colegio católico y allí si pude vislumbrar las dudas de mi primera juventud. Aunque el colegio era de varones, los curas profesores eran todo un poema de debilidades y desviaciones.

Uno veguero, que venía esquilmado de Tucupita, pudo protegerse y hasta diseminar la historia del confesor erecto.

Casi se constituyó en las narices del “superior” una especie de Club Jacobino de Párvulos Descreídos (CJPD) que nos burlábamos de las zalamerías curales.

Aquí en Caracas, cursaban hace tiempo cuentos e historias de los internados de curas para niños y de los colegios de monjas para niñas. No es de darle veracidad a todos estas picantes historias, pero estoy seguro de que vuelan, vuelan!

CONFERENCIA ESPISCOPAL, COMPAÑÍA ANONIMA:

Esta permisividad de todos los papas habemus, hasta el casi españoleto Frank, ha sido un mal tremendo en las filas de ellos. Sin contar con las intransigencias acerca de la sexualidad humana, el celibato devastador de los curas que hacen estragos en pueblos y colegios, hasta llegar a las cúpulas obispales, siempre arrimados a sus burgueses de turno, pendientes del “diezmo oficial” y siempre prestos a darle palo a los movimientos populares.

HABLAN CON DIOS!:

Una de las cosas que más me impresiona todavía, aún en curas que considero nobles y bien intencionados, es su pedante discurso que siempre los pone como “interlocutores con DIOS!”.

Dios mío!, ellos hablan con Dios!, lo interpretan, lo difunden y por sus terrenales bocas ordenan a creyentes lo que hay que hacer y las buenas gentes se arremolinan en plazas, países y continentes, para ver y escuchar a los “enviados” a darnos línea de vida y salvación.

Salvación que nunca tiene que ver con la lucha contra la explotación inmisericorde del capitalismo o el robo descarado de la burguesía apátrida, nada de eso…Es un tate quieto, mientras llega la inevitable muerte, para que hagas méritos de flanquear el pórtico de San Pedro, allá arriba entre las nubes, sitio de buenaventura y felicidad eterna, amén!...

PANCHO AMIGO, EL PUEBLO ESTA CONTIGO! :

Así pues el enfaldado Francisco, pasea su buena cara por Brasil y 4 mil venezolanitos, seguramente aplastados por este comunismo ateo, se fueron a verlo. Igualmente en Copacabana, vestidas ya las carotas playeras, al menos con un paño de baño, se prendió el gran show. Un show caro, que según Piñera, presidente de Chile “alguien tiene que pagar”.

Se visita las favelas “remozadas” para felicitar a sus sufridos habitantes por la resistencia ante al hambre, las drogas difundidas por grandes capitales, la miseria y la falta de educación. Se ruega a Dios por la salvación de sus pecaminosas almas, pero nunca se les dice que el camino es la organización, la verdad bíblica que nos hará libres, la educación gratuita, la batalla, la lucha y la victoria. Lula, secuestrado.

Se van y todo vuelve a lo mismo, “el señor cura a sus misas” y los pobres du la favela a su “pecados”.

In Te nominis patri, et filio et spiritu santi!, todo regado con una “caipiriña” bien fría! Al lado de una increíble carota du Copacabana!. Futbol y carnaval habemus!

Amén.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1705 veces.



Francisco Natera


Visite el perfil de Francisco Natera Amundaraín para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: