Darles un chance quizás, pero confiar en ellos no

En nuestra Patria capitalista en tránsito hacia el socialismo contar con grupos empresariales golpistas que ni a burguesía llegan es como tener madre pero muerta.

Los distintos gobiernos de la cuarta República exhortaron al sector privado a trabajar de la mano con el sector público por el bien del país. Con miras a genera empleo, sustituir importaciones e incrementar exportaciones, establecieron mecanismos para favorecer la inversión extranjera, crearon empresas mixtas y le concedieron beneficios fiscales y créditos blandos a las empresas para ampliar, mejorar y diversificar su producción y fracasaron. Así como también fracasaron en sus intentos por promover la transferencia de tecnología y por apoyar a la pequeña y la mediana industria.

Fracasaron porque no entendieron ni cuestionaron la lógica del capital. Fracasaron porque es imposible sacar al país adelante pensando que la única vía a seguir es la capitalista. Fracasaron porque de buena o de mala fe actuaron como apéndices de potencias capitalistas cuyo desarrollo ha dependido de la explotación de países como el nuestro.

Pero el fracaso fue mucho más allá de estas limitaciones estructurales. La burguesía nacional, totalmente compenetrada con los ideales, el pensamiento y los valores de eso que llaman la cultura occidental, se recostó de la riqueza petrolera y nunca estuvo dispuesta a trabajar por un país con el cual no se identifica. De allí que, sin tomar en cuenta los compromisos adquiridos ni los estímulos recibidos, la burguesía parásita venezolana haya optado por abandonar poco a poco las tareas industriales para dedicarse a actividades comerciales, financieras y especulativas, lícitas e ilícitas, mucho menos complejas y más productivas a corto plazo.

Es esta burguesía parásita y no otra la llamada por el Gobierno Bolivariano a colaborar en la superación de la escasez producto del golpe político - económico provocado por las cúpulas empresariales. Es esta y no otra la burguesía que dialoga con el gobierno para sacarle el jugo a MERCOSUR.

Ojalá esa burguesía supere su prepotencia y entienda que el país ha cambiado. Ojalá se de cuenta que el tercer objetivo del Plan de la Patria – Convertir a Venezuela en una Potencia en lo Social, lo Económico y en lo Político - va mucho más allá de la satisfacción de sus ansias de acumulación de capital, y sólo es realizable en una Venezuela independiente y comprometida con la construcción del socialismo, con la nueva geopolítica mundial y con la preservación de la vida en el planeta y la salvación de la especie humana.

Si no lo entiende y sigue agrediendo Venezuela, a los venezolanos y al Presidente Maduro se va a encontrar con un Pueblo, una Fuerza Armada y un Gobierno rodilla en tierra dispuestos a defender su Patria y el legado del Comandante Chávez.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1962 veces.



Mariadela Villanueva

Analista y comunicadora. Socialista y chavista. Firme creyente del poder popular

 mariadelav@gmail.com      @mariadvillanuev

Visite el perfil de Mariadela Villanueva para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Mariadela Villanueva

Mariadela Villanueva

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a166309.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO