En nombre del pueblo, (hábitat de Los Miserables): Gracias Alo Presidente

Digo hábitat de los miserables, porque no existe nada más cierto…

Solo pensemos en Capriles cuando nos dijo en estos días, que él no festejaba el “Día de los Trabajadores”, porque él era empleador y no empleado, al igual que no podemos decir que la oligarquía pertenece al seno del pueblo…

Los jefes de estado en Venezuela como en la mayoría del mundo, eran poco menos que invisibles ante los ojos de las grandes mayorías, y para los que lo dudan recordemos a Caldera.

El resto de los que gobernaron nuestro país, solo hacían su aparición en plan de promesas maravillosas, cuando eran candidatos…

¡Hasta nos daban la mano!

Y a las féminas besos en las mejillas, que lograban que algunas no se lavaran ese lado del rostro por varios días…

¡Nuestro futuro presidente me beso aquí!

Contaban a todas las vecinas con aire inundado de cierto orgullo…

Después lo veíamos una vez al año cuando presentaba las cuentas al Congreso, donde ocultaban sus promesas incumplidas con gran habilidad, o en tiempos cuando reclamábamos con aquella rebeldía que nos florecía…

Ahí sí que desaparecía su invisibilidad y lo veíamos con tono amenazador de soltarnos los perros (con el perdón del mejor amigo del hombre)…

Muchas veces recurríamos a la prensa para enterarnos de su existencia…

Hoy las cosas cambiaron para siempre…

El soldado de Sabaneta…

Nos enseño que gobernar de la mano del pueblo es posible en revolución.

No existen secretos en sus actos gubernamentales, y gracias a él todo lo sabemos.

Los domingos nos invento un sancocho o un cruzado a la distancia, y mientras degustábamos un almuerzo familiar, él nos contaba todo los pasos dados y los futuros en recorrer…

Y entre pasar un domingo ameno en familia, él nos obligaba a gobernar junto a él…

Y complacidos, nosotros nos sentíamos por primera vez compartiendo con ese soldado de Simón, la Casona y Miraflores…

“Alo Presidente” revolucionó la América nuestra, y jefes de estado del continente se apresuraron a imitarlo…

Y en un mundo al revés…

Los oligarcas que siempre nos ocultaron a sus presidentes del pueblo, si hoy no lo ven por una semana, dicen que seguramente esta muy enfermo, he inventan también su supuesta muerte…

Gracias comandante, gracias Alo Presidente…

Por demostrarnos que en revolución, el presidente puede gobernar con el pueblo…

¡¡Seguro que no volverán!!

NECESARIO ES VENCER


josevarela753@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1148 veces.



José Varela


Visite el perfil de José Varela para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Varela

José Varela

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a143899.htmlCd0NV CAC = Y co = US