Lo que piensa ese 1% del 99%

El 1% del que ya todos sabemos de quienes se trata, es la causa de los despelotes sociales y planetarios desde hace  milenios en la detenida evolución del Ser Humano. También es seguro que muchos conocemos la pirámide que sostiene a ese deshumanizado 1%, donde su base la componemos todos nosotros y todos, equivale a los conducidos inconscientes y medianamente conscientes que sostenemos en nuestros hombros esa pirámide.

En el segundo escalón están los súper-inconscientes clases medias de todas las sociedades humanas, empalagados con sus pobres prebendas y observando sin espabilar los escalones superiores. En el tercer escalón,  subiendo,  se estacionan policías y soldados de todas las armas y rangos,  tomados desde las bases anteriores que son desechables, pero son la fuerza que obliga y reprime a los anteriores y protege con sus vidas los escalones siguientes. En el cuarto se asientan toda la lacayería política mundial, los escogidos y por desgracia malnacidos académicos y científicos de todas las ramas; los empresarios que dan sus nombres y sus almas; los papas,  cardenales y otros líderes “espirituales”. 

(Con la debida excepción) Y en la cúspide de toda esta maquiavélica pirámide, están con sus rostros antes cubiertos y hoy, al descubierto, toda esa caterva de maltusianos que conocemos como el 1%. Ese pequeño y “poderoso” grupo de hombres y mujeres que se hicieron, y todavía pretenden seguir haciendo, ochas y panochas con el conocimiento y la sabiduría que pertenece a todo el conglomerado humano. ¿Pero por qué hacen del 99% lo que les da la real gana y qué piensan de nosotros ese desalmado 1%? Hacen lo que quieran de nosotros porque primero nos dividen con sus academias conductistas, con sus medios de comunicación, su comercio especulativo y con sus expertos arrulladores mentales como son las religiones.

(Con su debida excepción)  Y piensan que divididos, somos algo mucho menos que pequeñas cosas que no alcanzamos a ser ni un microscópico electrón. Divididos, que es la individualidad observada en cualquier parte del mundo y en cualquier sector social, el sálvese quien pueda, la libre empresa, la elección religiosa y las elecciones en malos  hábitos y acciones humanas equivocadas y, validadas en este siglo XXI que acepta todo con el sello de Libertad. Una mal  interpretada Libertad que tiene al Planeta al borde del precipicio y la especie Homo Sapiens que sucumbe en  problemáticas fáciles de resolver, pero que la individualidad y el libertinaje hacen que las soluciones no se hagan realidad. Y mientras buscamos oro en Marte y tratamos de saber que pasa en el interior de la Luna, los problemas de la humanidad no se resuelven y el mismísimo Ser Humano es lo que menos se conoce. Pero resulta que esa individualidad encriptada sutilmente en nuestra matriz milenaria, ya comienza a manifestar cansancio.

Es mucha la carga que recibe; las rodillas ya no resisten mas peso, la espalda  no aguanta más latigazos, los hombros  están sin fuerza y comenzamos a agarrarnos de las manos unos con otros para poder sostenernos y al hacerlo,  estamos dándonos cuenta que unidos somos ese 99%.  99% que realmente unidos, comenzamos a OCUPAR, a INDIGNARNOS  y a tomar las calles y plazas del Mundo.

Y el pensamiento sobre nosotros que tiene ese 1%, comienza a desvanecerse y sus imaginaciones no les pueden concebir las formas mentales donde antes no podían vernos porque éramos, como antes dije, menos que un electrón.  Ahora nos ven y nos piensan  gigantes y vamos creciendo cuando  más anonimos y “raros” personajes humanizados van apareciendo en la escena mundial y se unen al 99%.

Y seguirán apareciendo pequeños electrones que se unen al conjunto de electrones que formamos al gigante,  al cual ya huyen los 1% sus lacayos, sus policías, sus soldados y sus comerciantes académicos y religiosos.

¡Independencia y socialismo!  

 

nanditopico@hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1833 veces.



Hernando Cortés Pico


Visite el perfil de Hernando Cortés Pico para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas