¿Qué significa acelerar la transición al socialismo?

Acelerar la transición al socialismo, es una frase enigmática, que, lejos de producir tranquilidad en los oyentes o lectores, provoca temores y dudas. Cuando se quiere ampliar la base electoral, llegar a un setenta por ciento de apoyo, una frase como esa puede generar miedos. ¿De qué se trata? ¿A que se denomina socialismo? ¿Es que esa transición está predefinida? ¿Hay ya un concepto de socialismo escrito y consagrado? Mucho se ha afirmado que el único socialismo conocido, el llamado socialismo real, había fallado, y, por ende, había que construir un nuevo socialismo (del siglo XXI). Pero que este surgiría como fruto de la participación ciudadana. Nada de imposiciones de cúpulas. Por ello cuando se habla de apresurar la transición al socialismo hay que preguntarse a que nos estamos refiriendo. A menos que se trate del mismo del siglo pasado. La manera de actuar de algunos líderes pareciera indicar que la tentación del autoritarismo y del verticalismo sigue muy presente, lo cual es lamentable.

Algunas medidas adoptadas reflejan preconceptos que generan efectos perjudiciales en la base de sustentación del proceso. Me refiero, por citar un ejemplo, a la ley de arrendamientos, que a pesar de las súplicas de simpatizantes del proceso para que no fuera promulgada, fue puesta en vigencia afectando a todo arrendador, sin importar su condición económica, su edad, su carga familiar.

Hay frases como la de "ser rico es malo " muy repetida por el presidente, que debe ser aclarada, porque pareciera que se mete en el mismo saco a mucha gente, por el solo hecho de ser ahorrativos, de no malgastar sus ingresos y pensar en el futuro o por haber trabajado muchos años y jubilarse recibiendo sus prestaciones y pensión jubilatoria; mientras que el despilfarrador, irresponsable recibe el premio por no tener donde caerse muerto. Allí vendría otra pregunta preocupante: ¿qué tipo de ciudadano estamos fomentando? el que quiere ser un parásito del Estado, que todo se lo pide al Estado o un ciudadano trabajador, responsable, autosuficiente, productivo. Hay medidas del gobierno que parecieran preferir a ese ciudadano si se le puede llamar así, que es pasivo, que no asume responsabilidades, y que, en definitiva, no tiene ideología, porque apoya a aquél que le proporciona beneficios. Una relación utilitaria o interesada no es perdurable. Se esfuma cuando se agotan o disminuyen los recursos. Por ello el apoyo que debe generarse es el proveniente de los íntimamente convencidos de los valores que se promueven. Y los valores socialistas sólo se construyen tomando en cuenta la voluntad popular, siendo justos en la distribución de beneficios y cargas en la sociedad. Veámonos en el espejo de un país como Cuba, ejemplo revolucionario en el que han reconocido sus propios líderes el defecto de la existencia de un "exceso de igualitarismo". Es decir, un Estado que aplica un solo criterio de justicia para distribuir riqueza: "darle a cada quien la misma cosa", está fallando en el concepto de justicia, porque tal significado sólo es válido para ciertas situaciones (vida,salud, etc.) pero hay otras actividades que requieren otros sentidos de justicia, como: "a cada quien según sus obras" o "a cada quien según sus méritos" o "a cada quien según sus necesidades". Esta experiencia debiera ser tomada en consideración en nuestro caso, para no fomentar la vagancia, la irresponsabilidad, el parasitismo que no contribuye en nada a desarrollar un nuevo modelo productivo que pueda competir con el capitalismo.

En conclusión, no se puede hablar de acelerar la transición al socialismo y, al mismo tiempo, pretender aproximarse a los ni ni, a los indecisos, para lograr un triunfo contundente. Primero tendría que darse un consenso amplio sobre cuál es el rumbo del proceso que incluya a todos los sectores para poder soñar con un triunfo semejante. Más bien con ese discurso ambiguo, se está arriesgando parte del apoyo que se ha mantenido. Recuerden la derrota de la reforma de la Constitución. Dejemos pues la aceleradera, que del apuro no queda sino el cansancio.


mfeolac@hotmail.com

mfeolac@yahoo.com.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2035 veces.



Manuel Feo La Cruz P.


Visite el perfil de Manuel Feo La Cruz P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Ideología y Socialismo del Siglo XXI


Revise artículos similares en la sección:
Actualidad