El enigma del 2011

La revolución bolivariana

Con la instalación de la nueva Asamblea Nacional 2011 se puso de manifiesto lo que para todos es obvio: el animo de lucha y el discurso reivindicado hacia la patria de los camaradas compatriotas de la Revolución Bolivariana y la pobreza moral y vendepatria del bloque de la oposición; pero no nos engañemos, apenas ha comenzado la escaramuza entre los defensores de la patria y los aliados del Imperio, cuya calaña es de todos conocida de hecho y de cohecho. 

   2011, año convulsionado de grandes desafíos que nos pondrá a prueba, especialmente a los verdaderos Revolucionarios, para mostrar el temple que debe salir en defensa de lo que hemos logrado en este devenir, aunque nos parezca que con los últimos acontecimientos estemos casi como al principio de estos últimos 5 años; lo cierto es que ya la primera etapa se cumplió, ahora las exigencias y el hacer del pueblo Revolucionario serán mayores, ya no basta con que el Líder haga aquí y empuje allá para lograr los objetivos, ahora se requerirá definitivamente el acompañamiento decisivo del pueblo de La Republica Bolivariana de Venezuela, del verdadero luchador y constructor de la Patria nueva, ya no bastara con decir y pedir la aplicación de los procesos correctivos, es el pueblo quien demanda su cumplimiento, es el pueblo revolucionario, el que pone y quita lideres, el que trabaja y cumple sus deberes y obligaciones pero también defiende sus derechos, es el pueblo que exige y demanda que se le explique la razón o sin razón de que no se le escuche, de que no se le de explicaciones cuando se toman decisiones tan definitivas que involucran sus necesidades y la permanencia en el tiempo y el espacio de esta Revolución; ese pueblo que puso su sangre en defensa de sus logros y del Líder para que luego y sin consultarlo fueran perdonados los golpistas, ese pueblo que demanda que la construcción del Socialismo del siglo XXI comience por las bases y no por el techo y las ventanas, ese que sabe que el Socialismo, construcción del futuro y hechura para la nueva humanidad se hace con el concurso de todos y no con la decisión de uno o de unos, ese pueblo que pide que se le explique el porque algunos compatriotas son priorizados y otros no, el porque los camaradas que le han servido al pueblo con probidad en su hacer han sido destituidos y desaparecidos para priorizar a otros sin razón, y con ello se han incrementado los abusos, la burocracia y la corrupción, y se han perdido los dineros invertidos en planes y proyectos que ahora si van a ser necesarios debido a la coyuntura mundial, ese pueblo que exige que se le hable claro y sin  ambages, que se le explique por que hay tanta inflación en los artículos tan necesarios como las medicinas por ejemplo y por que el sueldito de los empleados públicos y mucho menos la jubilación se vuelve sal y agua para adquirir los rubros más necesarios en el mantenimiento de sus hogares, mientras esperan 3 y quien sabe cuantos años más para que se le entreguen sus pasivos laborales que se han  ganado durante años de servicio a la patria transformándose así el estado en maula; ese que demanda saber el porque el estado no ha comenzado a migrar hacia el sistema socialista en vez de continuar enrumbándose más y más hacia el capitalismo de estado, produciendo el enorme desequilibrio en los gastos públicos que ahora si se van a notar en este desorden glorioso en que vivimos. 

   La Construcción del Socialismo del siglo XXI no es un soliloquio de la estrella de la orquesta, a 11 años de Revolución, la orquesta que es el pueblo, ya debería tener muchas estrellas, muchos divas y muchos divos, porque para eso es el pueblo y sin el pueblo no habría líder y mucho menos Revolución; a 11 años de Revolución lo que no hicimos ahora nos pesa y se requerirá cabeza despejada, mucha mano izquierda y un alto grado de moralidad y de conciencia para desatar los entuertos cometidos y que los acuerdos que tengamos que tomar sean los más honestos y definitivos para que el pueblo revolucionario de La Republica Bolivariana de Venezuela no pierda sus logros alcanzados; este año tremendo a nivel mundial nos recuerda el dicho aquel de : “Cuando veas las barbas de tu vecino arder, pon las tuyas en remojo”. Pensemos en el pueblo Revolucionario constructor de la nueva humanidad, en las leyes que el pueblo requiere y que no sean precisamente una demostración de fuerza política de ningún bando, dejémonos de la autosuficiencia de pensar que todo lo sabemos y todo lo podemos sin consultar al pueblo, que ya los errores cometidos nos han costado caro, hagamos un alto y pensemos que es lo más importante, esa camaradas, compatriotas es la pregunta.

anazaicon@gmail.com 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2065 veces.



Ana Bordas


Visite el perfil de Ana Bordas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ana Bordas

Ana Bordas

Más artículos de este autor