El problema de la transición al Socialismo (II)

Lenin en su Informe sobre la Nueva Política Económica, implementada en la Unión Soviética ante los graves problemas económicos y de desabastecimiento que padece su población, indica “realizar en todo el país un intercambio más o menos socialista, de productos industriales y productos agrícolas, y por medio de este intercambio de mercancías restablecer la gran industria, como único fundamento de la organización socialista”. “Ahora nos vemos obligados -concluye Lenin- a retroceder un poco más, no sólo al capitalismo de Estado, sino a la regulación estatal del comercio y de la circulación monetaria. Sólo por este camino, más largo aún que el previsto, podemos restaurar la vida económica.” Tal situación, salvando distancias y tiempos, viene a planteárselo también Ernesto Che Guevara al encargársele la dirección del proceso de industrialización en Cuba, expresando sus dudas respecto al modelo económico contemplado en el manual de la Academia de Ciencias de la URSS.

Desde entonces, la sustitución del modelo económico capitalista significó un escollo difícil de superar para muchos de los gobiernos proclamados como socialistas en el mundo, pues todo lo existente en relación a un modelo económico socialista provenía mayormente de esta nueva potencia, manteniéndose algunos rasgos pertenecientes al capitalismo. Quizás en ello influyera el hecho que todas las experiencias revolucionarias socialistas tuvieran lugar en países periféricos del sistema capitalista, como Rusia y China, con economías prácticamente precapitalistas, en vez de aquellos altamente desarrollados, como lo previeran Marx y Engels. Consciente de ello, Lenin expone a la dirigencia de la revolución en Hungría que “es absolutamente indudable que la mera imitación de nuestra táctica rusa en todos los detalles, dadas las condiciones de la revolución húngara, sería un error. Debo prevenir a ustedes contra ese error...”. Esto lo recalcaría también en su obra El “izquierdismo” enfermedad infantil del comunismo, donde escribe que los revolucionarios deben ser capaces de aplicar “los principios generales y fundamentales del comunismo a las relaciones peculiares entre las clases y los partidos, a las características peculiares del desarrollo objetivo hacia el comunismo, que en cada país son diferentes y debemos saber descubrir, estudiar y vaticinar.” Sin embargo, en la mayoría de las naciones que luego conformaran el bloque soviético se obvió esta recomendación de Lenin y se adoptó como dogma científico lo aplicado desde el Kremlin. En muchos casos, lo que ocurrió fue la implementación de un capitalismo regulado desde las estructuras del Estado, lo cual conllevaría más tarde a abrirle espacio a una nueva clase económica poco diferenciada de la existente en el resto del mundo capitalista, pero florecida con el ropaje “socialista”.

Transcurrido el siglo XX, el socialismo sigue representando la alternativa revolucionaria frente al capitalismo, sólo que ahora se pretende distinguirlo del “realmente existente” en la Europa oriental, lo cual se ha extendido a China, Vietnam y Cuba, con sistemas nominalmente socialistas o comunistas, al permitir cierta coexistencia económica con el capitalismo. No obstante, se nota aún la dificultad para la instauración definitiva de un sistema propiamente socialista, así como una definición mejor perfilada, al encararse el viejo dilema de las relaciones de producción y la dicotomía trabajo-capital, máxime cuando el mundo se encuentra sometido a los intereses de las corporaciones capitalistas transnacionales. Todo esto envuelve manejar criterios nuevos, alejados del idealismo poco realista frecuente en alguna gente de izquierda, entretanto se vayan creando las condiciones mínimas requeridas para que la clase asalariada alcance su emancipación y autodeterminación, aceptando sin prejuicio alguno que el socialismo -tal como lo concibieran o asomaran Marx, Engels, Lenin y otros tantos teóricos y luchadores revolucionarios- no se ha concretado, por ahora, en país alguno.-

¡¡¡REBELDE Y REVOLUCIONARIO!!!

¡¡Hasta la Victoria siempre!!
¡¡Luchar hasta vencer!!

mandingacaribe@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1786 veces.



Homar Garcés


Visite el perfil de Homar Garcés para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Homar Garcés

Homar Garcés

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /ideologia/a112395.htmlCd0NV CAC = Y co = US