Entrevistando imaginariamente a Marx sobre lo tratado en: El capítulo II del Tomo II de “El Capital” (V)


¿Qué percibe el obrero al recibir el dinero con que se le paga su salario?

El capital en dinero D se presentaba en la forma I (ciclo D ... D') como la forma primitiva en la que se desembolsaba el capital; ''aquí, se presenta desde el primer momento como parte de la suma de dinero en que se ha transformado el capital en mercancías en la primera fase de circulación M' — D'; es decir, como la transformación de P, del capital productivo, en forma de dinero, conseguida mediante la venta del producto en mercancías. Aquí, el capital existe desde el primer momento como forma no originaria ni final del valor del capital, ya que la fase D — M, que viene a cerrar la fase M — D, sólo puede efectuarse abandonando una vez más la forma-dinero. Por tanto, la parte de D — M que es, .al mismo tiempo, D — T no se presenta tampoco como un simple desembolso de dinero mediante la compra de –fuerza de trabajo, sino como un desembolso en que se le adelantan  a la fuerza de trabajo, en forma de dinero, las mismas 1,000 libras de hilo con un valor de 50 libras esterlinas, que constituyen una parte del valor en mercancías creado por la fuerza de trabajo. El dinero que aquí se le adelanta al obrero no es más que la forma equivalente transformada de una parte del valor en mercancías producido por él. Y ya por este solo hecho, el acto D — M, considerado como D —— T no es, ni mucho menos, la reposición de una mercancía en forma útil, sino que implica otros elementos independientes de la circulación general de mercancías como tal.

D' aparece como la forma' transformada de M', que a su vez es producto, de las funciones anteriores de P, del proceso de producción; es decir, que la suma total de dinero D' no es más que la expresión en dinero del trabajo pretérito. En nuestro ejemplo, 10,000 libras de hilo = 500 libras esterlinas, producto del proceso de la hilatura; de ellas, 7,440 libras de hilo = al capital constante desembolsado c = 372 libras esterlinas; 1,000 libras de hilo = al capital variable desembolsado v = 50 libras esterlinas y 1,560 libras de hilo = a la plusvalía p = 78 libras esterlinas. Si de D' sólo se desembolsa nuevamente el capital primitivo = 422 libras esterlinas, suponiendo que las demás condiciones permanezcan invariables, el obrero sólo percibirá, en la operación D — T, una parte de las 10,000 libras de hilo producidas durante esta semana (el valor en dinero de 1,000 libras de hilo) como adelanto para la semana siguiente. . Como resultado de M — D, el dinero es siempre expresión de un trabajo pretérito. . En la medida en que el acto complementario D — M se efectúa inmediatamente en el mercado de mercancías y, por tanto, D se cambia por mercancías existentes y que figuran en el mercado, esa acto es, nuevamente, el trueque de trabajo pretérito de una forma (dinero) en otra (mercancías). Pero el acto D -—M es distinto en el tiempo del acto M — D. Puede ocurrir, por excepción, que sea simultáneo, como ocurre, por ejemplo, cuando el capitalista que realiza el acto D —M y el capitalista para quien este acto es M — D cambian simultáneamente sus mercancías y D sólo interviene para saldar la diferencia. La diferencia en el tiempo entre la ejecución de M — D y la de D — M puede ser más o menos considerable. Y aunque, como resultado del acto M D, D representa trabajo pretérito, en lo que se refiere al acto D — M puede representar la forma transformada de mercancías que no figuran todavía en el mercado, sino que figurarán en el porvenir, toda vez que D — M no necesita operarse hasta que M no se ha producido de nuevo. Del mismo modo, D puede representar mercancías que hayan de producirse al mismo tiempo que la M cuya expresión en dinero es aquél. Así, por ejemplo, en el cambio D -— M (compra de medios de producción), puede ocurrir que el carbón se compre antes de salir de la mina. Siempre que figure como acumulación de dinero y no sé gaste como renta, d puede representar, por ejemplo, algodón que no se produzca hasta el año próximo. Lo mismo ocurre con la inversión de la renta del capitalista, d — m. Y lo mismo con el salario T = 50 libras esterlinas; este dinero no es solamente la forma dinero del trabajo pretérito de los obreros, sino que es, al mismo tiempo, un pago a cuenta del trabajo presente o futuro, del trabajo que se está realizando o que habrá de realizarse. El obrero puede comprar con este dinero una chaqueta que no se confeccione hasta la semana siguiente. Así ocurre, principalmente, con la gran mayoría de los medios de vida necesarios que tienen que consumirse casi inmediatamente, en el momento mismo de su producción, a trueque de perderse. De este modo, el obrero percibe, al recibir el dinero con que se le paga su salario, la forma transformada de su propio trabajo futuro o del de otros obreros. Con una parte de su trabajo pretérito, el capitalista le hace un pago a cuenta de su propio trabajo futuro. Es su propio trabajo presente o futuro el que forma el fondo todavía no existente con que se le paga su trabajo pretérito. Aquí, desaparece por entero la idea de la formación de un fondo.

nicolasurdaneta@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1191 veces.



Nicolás Urdaneta Núñez


Visite el perfil de Nicolás Urdaneta Núñez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: