El Tiburón y los púlpitos merodean con la boca abierta pero, hasta en lo oscuro y con lluvia, sabemos escoger el camino

Otro 26, por antonomasia, revolucionario

í las lluvias llegan cuando son necesarias, sí cada cual tiene suficiente tierra para producir alimentos para alimentar a su familia, sí no hay enemigos que merodeen en las cercanías, si gozamos de buena salud y hay viviendas dignas, entonces hay menos trabajo para un líder pero, no es el caso aún.

El Socialismo bolivariano es un diluvio de esperanzas que se harán concretas más adelante. Extrapolemos; cuando Chávez llegó a Miraflores, Venezuela estaba en una tendencia terminal hacia el colapso definitivo, un poco más y habríamos desaparecido peleando, resistiendo; las cenizas de la tecnología de última generación lo cubrirían todo más allá de nuestras fronteras físicas pero, como Fidel, “llegó el Comandante y mando a parar”.

Pero, algo por sí sólo no lo es todo, nuestro afán de constituirnos como Estado Socialista y, por extensión, antiimperialista, no es suficiente ni ha de serlo hasta que entremos con gran fuerza a un estado de conciencia superior, mas, estamos sobre el camino andando sin pausas y con inquebrantable determinación.

El PSUV es una entidad socialista en el seno de un espacio minado por un capitalismo despiadadamente depredador y sanguinario regido por USA y que aquí se instaló para chuparnos la sangre pero, el pueblo, de la mano de Chávez, dijo basta y echó a andar.

No estamos en socialismo todavía, estamos librando una infernal batalla por estarlo. Habrá socialismo cuando todo el pueblo viva bien, pleno de la felicidad de vivir y podamos compartir con toda América, inclusive con los propios Estados Unidos del norte y, desde luego, con Cuba, y bajo reglas claras, nuestra riqueza energética.

Nuestros enemigos pretenden cero petróleo para Cuba y todo para USA y no lo permitiremos. Cuba y USA tendrán petróleo sí acá hay socialismo pero de no ser así, ni Cuba ni USA tendrán petróleo venezolano porque “los pozos dejarían de producir”.

Naturalmente que ello vale para toda América Latina, por lo que la integración -sine qua non- de nuestros pueblos, es obviamente determinante. Mercosur, Unasur, Alba y Caricom, en particular, deben prestar atención a la unidad verdadera.

Reproducir la vieja realidad cuando USA monopolizó el saqueo de nuestra riqueza petrolera para agredir a otros pueblos del mundo- apoyado en una legalidad internacional que es una mierda-bajo la mirada cabrona de la ONU, de la OEA y de El Vaticano, ya no será posible porque estamos dispuestos a ser libres. O compartimos con todos, bajo reglas claras o no habrá petróleo para nadie, inclusive, ni para nosotros mismos.

La pobreza de los barrios no es una cuestión independiente, por lo contrario, es consecuencia multifactorial: la riqueza-que es de todos-concentrada injustamente en pocas manos; el tipo de Estado que crea y fortalece a grupos económicos monopólicos y que ha orientado las ganancias hacia el bolsillo de los poderosos; la orientación de la economía, exclusivamente hacia la maximización de la ganancia, la falta de inversión social y muchas otras perversiones entre las cuales destaca el periodismo sedicente, que sirve de instrumento de dominación y esclavitud mental contra el pueblo trabajador.

Hay que revertir la tendencia capitalista que encallejona a nuestros pueblos hacia la esclavitud y la miseria, mediante embustes, y emprender una tendencia liberadora y socialista y que diga la verdad. Sí no se interacciona con el pueblo en un lenguaje esclarecedor y verdadero, corremos el riesgo de fracasar, hay que saber ubicarnos y esclarecer que estamos en vías de una tendencia esperanzadora para todos, que todavía no estamos en socialismo puesto que hay ranchos que se derrumban con la lluvia y que no habría otra salida favorable para las grandes masas de desposeídos, excepto el socialismo.

No es menos perverso el ataque sutil del Vaticano contra Venezuela y ello se manifiesta actualmente en las arremetidas del Cardenal Urosa Savino contra los poderes del Estado Venezolano, desde los púlpitos del alto clero y, eso no es nuevo.

En plena guerra de independencia, el 26 de Marzo de 1812, hubo un feroz terremoto que destruyó a Caracas y pereció la cuarta parte de la población (10 000 personas). En esa ocasión el cardenal de entonces, un tal Felipe Mota, vociferó que dicho terremoto era un castigo de Dios por nuestra determinación de libéranos del yugo que el Rey de España impuso aquí. A la sazón, Bolivar-entonces sólo joven rebelde- respondió al imbécil prelado, que: “Sí la Naturaleza se opone a nosotros lucharemos contra ella y haremos que nos obedezca”.

El 15 de Diciembre de 1999 el pueblo venezolano-impulsado por Chávez-celebró un referendo constituyente aprobatorio de la actual Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y durante el desarrollo de tal histórico evento popular, sufrimos una vaguada que dejó incontable cantidad de muertos y desaparecidos, calculada en aproximadamente 40 000 personas, en el Estado Vargas. En esa oportunidad volvió a atacar el Vaticano en la persona del entonces Cardenal Ignacio Velasco. Éste vociferó a voz en cuello que tal catástrofe se debía al castigo de Dios por tratar de liberarnos del imperialismo norteamericano-¡Ooootra vez el Vaticano!

Y, por sí fuera poco, el actual Cardenal Jorge Urosa Savino arremete de nuevo, en los mismos términos y como un energúmeno trasnochado, profiriendo necedades contra la majestad presidencial y contra el Presidente Chávez.

Cada vez que acá hay un evento electoral se presentan las calamidades climáticas y uno presume que USA puede tener sus sucias manos metidas en eso puesto que ellos han desarrollado armas para alterar el clima y hasta producir terremotos. Aparte de la manipulación religiosa que hace el Vaticano.

La iglesia propugna la tesis de la impotencia de nuestra voluntad socialista pero ignora que el modelo de cambio que Jesús predicó, no era atractivo, entonces; El modelo independentista de Bolivar tampoco lo era al principio.

De manera que su planteamiento de que el socialismo no es atractivo, forma parte de la más absurda y criminal propuesta clerical y hay que derribarla. Nosotros estamos decididos a impulsar un cambio social definitivo, tal como lo propuso El Libertados: “…donde haya la mayor suma de felicidad…”

Sí Fidel entrompó hacia la historia, un 26 de Julio, Chávez también entrompa, durante otro 26 pero Septembrino, hacia el despegue definitivo del socialismo bolivariano, conduciendo al pueblo pa´la asamblea nacional.

“Cuando yo oigo hablar de columnas, cuando oigo hablar de frentes de combate, de tropas más o menos numerosas, yo siempre pienso: he aquí nuestra más firme columna, nuestra mayor tropa, la única que es capaz de ganar sola la guerra, esa tropa es el pueblo”-Fidel, el día que bajó de la Sierra Maestra y discurseaba ante la multitud y, alegóricamente, una paloma se le paró en el hombro.

“Me la juego con el pueblo, el pueblo pa´la asamblea”-Chávez-


oceanoatlanticoguillermo@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1576 veces.



Guillermo Guzmán


Visite el perfil de Guillermo Guzmán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas


US mp N GA Y ab = '0' /ideologia/a108760.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO