26S, patria socialismo y ojo pelao

Cuando solo faltan horas para una nueva batalla, nos invade el espíritu de sublimes ideales, de compromiso ineludible con la Patria y más allá. Es un tiempo singular, sin duda alguna, este que vivimos junto a tantos camaradas con la conducción inquebrantable del Líder Comandante. Debemos sentirnos importantes y al mismo tiempo humildes, puesto que somos protagonistas de una parte de la historia que dará que hablar en el futuro a muchas generaciones y al mismo tiempo debemos entender que la seriedad con la cual lo asumamos, propenderá a fortalecer nuestro legado para ellas.

Todos los votos son necesarios, todo el respaldo es imprescindible, recordemos que el diablo se esconde en los pequeños detalles y debemos estar atentos a las maniobras arteras del enemigo. Tratarán de provocar caos, pues no es cosa de sospechas sino evidencias claras de su vocación fascista y retrógrada, las declaraciones públicas que sus distintos voceros han lanzado como prefacio a la desestabilización. Con apoyo en el exterior y con resonancia en los medios internacionales, esta pandillita necrófila se enfila por atajos antidemocráticos.

Sus interlocutores predicen un triunfo sin asidero lógico, validos de los infames medios de comunicación golpistas, quienes pretenden en vano, recrear un escenario de optimismo que solo puede ser creído por sus más desquiciados seguidores. Esos mismos que llevaron a su propia gente a un baño de sangre en el 2002 son los mismos que hoy alegan irresponsablemente la posibilidad de fraude, y amenazan con una “marcha sin retorno” que se manifiesta en su imposibilidad de recorrer los senderos democráticos y que les deja siempre exangües a la vera de las victorias populares.

Mientras estemos en la batalla electoral, enfoquémonos en la misión que nos toca en ese momento, hagámoslo con intensidad, sintamos profundamente que estamos abriendo las compuertas portentosas del poder popular, que estamos colocando con cada voto conseguido un bloque del socialismo que nos llevará a la mayor suma de felicidad posible. Luego, cuando el CNE anuncie los resultados, envainemos las espadas, como suele decir nuestro Líder Comandante.

Eso sí, como también suele advertirnos, ojo pelao. Debemos estar alerta ante las amenazas de guarimba. Recordemos que los lineamientos y libretos del enemigo provienen de Washington, estemos conscientes de que ellos llevan la muerte como estigma indeleble. No caigamos en provocaciones pues esa es la chispa que quieren para encender la pradera.

Nunca olvidemos que somos guardianes de los mayores recursos energéticos del planeta y que de nuestro coraje en este tiempo histórico que vivimos depende en grado sumo, su supervivencia.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1434 veces.



Plácido R. Delgado


Visite el perfil de Plácido Rafael Delgado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Plácido Rafael Delgado

Plácido Rafael Delgado

Más artículos de este autor


Notas relacionadas