Gomorra, el estiércol del destierro

Las situaciones de emergencia en el gobierno bolivariano de Venezuela, originadas por algunos dirigentes corporativos resultan inaceptables ya que determinan un desconocimiento a la autoridad del presidente, Hugo Chávez Frías, como líder de éste movimiento del Samán de Guere y portavoz de las bases populares e ideológicas latinas que nos llevan hacia la construcción del Socialismo del Siglo XXI Es necesario, recuperar el pulso de las empresas e instituciones del Estado y dejar – de una vez- en el aire a quienes provocan la deslealtad dentro del seno popular. Sus obligaciones es cumplirle al presidente y no afianzar el capitalismo, como lo vienen haciendo algunos coterráneos. Su objetivo primario es romper la intimidad que tiene el presidente con su pueblo.

El Socialismo Democrático es un proceso creativo y continuo, que, busca regenerar a nuestra nación en un solo norte, donde la tecnología es fundamental para lograr liberar los riesgos que transmitieron los dinosaurios en el pasado y, ocasionar ventorrillos, una certeza en los más humildes y vendernos a los grandes capitalistas golondrinas que, todavía conviven con nosotros en éste país. Necesitamos una industria venezolana de verdadero comercio y no centros mercantilistas de consumo masivo. Esto, es artificioso y constituye un detonante para el crecimiento del Estado. Necesitamos una industria, cuya chimenea abarque todo el ámbito territorial.

Es un debate, que, ha de plantearse en miras hacia el 2031 y el 2012, como fecha histórica por la integración que representa y genera. Veremos rejuvenecer a un nuevo país, limpio y con una nueva representación pública, auspiciada por los Consejos Comunales. Estaremos en el verdadero Poder Popular.

Vamos, hacia las boticas populares y los comercios agropecuarios, una sola vía política como ideología. Pero, debemos tener cuidado con la Operación Gomorra que ha de venir. Es un termómetro que se encuentra al frente, en la fachada de nuestra casa, es Venezuela. Tenemos, asuntos internos que resolver y ojala que la inmigración descontrolada no sea un mal presagio. Necesitamos un país unido, con pobladores honestos y con un criterio de sustentación política.

El Proyecto Bolivariano, constituye una acción civilista del pueblo y, debe estar inspirado exclusivamente del pensamiento de nuestro Libertador Simón Bolívar, es una democracia activa, donde todos estamos involucrados y debemos avanzar hacia la paz. Hay una marea democrática que concluirá en 2012, con un conjunto de leyes cambiadas y una Reforma que ahondará en la conciencia del pueblo, pero, se debe activar a los gerentes corporativos. Gobernadores y alcaldes para que beneficien al pueblo y los trabajadores, bases del nuevo Socialismo.

Aquí, no cabe el titubeo, como excusa. La democracia es pluralista, pero, tiene un solo carácter ideológico que revela la voz del pueblo.


emvesua@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1313 veces.



Emiro Vera Suárez


Visite el perfil de Emiro Vera Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Emiro Vera Suárez

Emiro Vera Suárez

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /ideologia/a108711.htmlCd0NV CAC = Y co = US