Una Venezuela forjada en juventud

Aquella mayoría que aupaba al presidente, ahora busca arrinconarlo y fragmentar su imagen, aquella alianza resultó ser una ciénaga de corrupción, porque, sus dirigentes adversan el proyecto político de transformación del país. Es impresionante, como dirigentes de la pasa administración democrática son unos xenófobos de la cosa pública y algunos empresarios, más cultos se apoderaron de las prestaciones sociales de los pobres. Ahora, tienen una corrupción rampante y escandalosa de carácter judicial por la debilidad del poder público en ciertas áreas.

La verdad, que, el proyecto bolivariano sigue su curso, pero algunos seudodirigentes desean bloquearlo, apoyando las brigadas delictivas y las vendetta de muerte que cada día ocurren en nuestro país. Con sinceridad, nadie desea observar a una Venezuela prospera y tecnológica. Como lo desea esa juventud que estudia en La Universidad Bolivariana y la Misión Sucre, sin olvidar quienes buscan conocimiento en el Inces.

Algunos de la oposición, prefieren apoyar una democracia derechista y paramilitar que asuma la historia de nuestro pueblo. Pero, los sectores populares se encuentran abocados a poner en práctica una ideología inspirada en los principios del Socialismo del Siglo XXI, que, nos abre el cauce hacia una mentalidad moderna, donde el pensamiento se convierte en una verdadera fuerza pública y la diversidad del pensamiento nos lleva hacia una tendencia intelectual contemporánea y, donde la voz de un liderazgo único es la contemplación de un nuevo ordenamiento constitucional que estamos formando en éste tiempo.

En Venezuela, debe existir una intención ideológica como una orientación pedagógica para lograr un consenso político sobre una realidad tangible que es el estado de derecho. Ya basta de coloquios y rémoras. Nadie, puede tener ingerencias sobre el país. El Libertador, Simón Bolívar nos liberó en la primera gran batalla por la libertad, ahora, asumimos que estamos presente en una nueva lucha para lograr nuestra segunda independencia y reformar históricamente al Estado, porque, es necesario para avanzar hacia nuevos horizontes económicos.

Hay que jugársela por la historia política de Latinoamérica y por la dignidad de un pueblo que busca su propia proyección ideológica.. La responsabilidad es comprender la necesidad de activar al Estado en sus modos de producción y lograr que los trabajadores dejen la buhonería y regresen a sus fuentes originales de labor continua, ya sea en el campo público o privado.

Hay que desatar un programa de protesta hacia aquellos personeros políticos que solo desean la destabilización del Continente Sureño y sobretodo de Venezuela. La lucha, ahora es ideológica y pragmática de una asimetría y variabilidad contundente para confundir el sentimiento del pueblo y llevarlo a un alto nivel depresivo y de insastifacción social. La integración de los países del Sur, es una vía peyorativa para lograr conciliar los códigos aduaneros y afrontar con rigidez la pobreza, es una lucha ardua y progresiva para lograr el equilibrio político de la región.

La crisis que se desatan en el seno de nuestro país no puede seguir siendo recurrente, debemos desarrollar acuerdos y tertulias que nos permitan acuerdos por la paz desde las bases y los consejos comunales.

Hay que detenerse e interpretar el nuevo ideario político del país. Constatar los datos para avanzar. Se necesita mucha competitividad para visualizar nuestras necesidades y, no seguir siendo el centro de epítetos por parte de los viejos dinosaurios que todavía se encuentran aferrados a ser los coordinadores de los viejos partidos políticos.

*filosofo


emvesua@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1183 veces.



Emiro Vera Suárez


Visite el perfil de Emiro Vera Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Emiro Vera Suárez

Emiro Vera Suárez

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /ideologia/a105548.htmlCd0NV CAC = Y co = US