Investigar, educar, comunicarse y organizarse, para elevar nuestro nivel de conciencia

El estudio diario, disciplinado, constante y sistemático, académico o de autoformación, son tareas primordiales de todas y todos los revolucionarios; y bajo ese principio he querido dejar para la socialización de opiniones, algunos fragmentos de un artículo que leí en la página web “aporrea”, el 05/06/2010, cuya autoría es de Antonio González Ordoñez, titulado “La corrupción moral”, en el cual nos deja ver entre sus líneas elementos bien validos para entender los ataques al proceso revolucionario.

Creo que opiniones como estas deben hacerse más del dominio nuestros, en todos los espacios donde cotidianamente hacemos vida, además son una contribución para quienes se han conformado en círculo de estudio, actividad que ayuda a elevar mucho más la conciencia y el conocimiento político e ideológico para una mayor defensa y profundización de nuestra revolución; así pues, dejo en sus manos algunos fragmentos del artículo en cuestión.

“En estos días aciagos de campaña electoral, la oposición de derecha en Venezuela ha lanzado un nuevo ataque de manera brutal, usando en esta ocasión toda la artillaría de la que dispone; en esta acometida contra el gobierno bolivariano, se observa el empeño en debilitar el apoyo popular que sustenta al Comandante Presidente Hugo Chávez en el poder, para ello han ido avanzado en varios frentes; primero está el denominado sabotaje económico, mecanismo perverso donde a través de casas de bolsa centrifugaban la divisa norteamericana comprada a precio regulado en organismos oficiales, para luego revenderla en el denominado mercado permuta al triple del costo real, obteniendo fabulosas sumas de dinero con el cual compraban bienes de servicio, alimentos, maquinaria, productos manufacturados e insumos en el exterior encareciendo los artículos al consumidor y ocasionando altos índices de inflación artificialmente”

El aspecto económico siempre ha sido blanco predilecto del aparato conspirativo de la oposición, tanto la interna como la externa, recordemos el cierre de empresas, fábricas y el paro petrolero, son recuerdos que nos vienen a la memoria para referirnos al golpe de Estado del 2002. Sigamos el hilo de Ordoñez:

“En las otras fases del nefasto plan estaba contemplado el acaparamiento y la especulación en el cual entraron en acción los monopolios agroalimentarias, empresas que producen y comercializan el 80% de los alimentos que se consumen en Venezuela, su radio abarca desde la producción, almacenamiento y procesamiento de productos como el maíz, leche, pollos, arroz, trigo y sus derivados tales como; aceites, margarinas, refrescos, harinas para pastas, abonos, cereales alimentos para aves y mascotas, huevos, mayonesa, pastas de tomate y otros. Con solo parar la línea de distribución causan gran malestar en la población y ponen en caos la economía.”

Las mafias que se mueven detrás de esto, son en primer lugar los que han destruido gran parte de nuestro ambiente, me refiero a los productores de agroquímicos y transgénicos, son ellas Empresas Polar, Agroisleña y Monsanto, por una parte y por la otra la Federación Nacional de Ganaderos (FEDENAGA), conjuntamente con FEDECAMARAS.

Es importante seguir bien de cerca los últimos acontecimientos, para poder ver con más claridad la escalada de un golpe en serie, magnificando cualquier acontecimiento, sea este natural o de cualquier índole, al respecto dice el autor que comentamos.

“Igualmente aprovecharon la circunstancia de la sequia en 2009 para crear una falsa alarma con lo del colapso eléctrico y el racionamiento del agua para ello dispusieron toda la maquinaria mediática, gremios financiados desde el extranjero, léase CTV, FEDECAMARAS, movimientos estudiantiles de extrema derecha (manos blancas), algunos Rectores de Universidades con una ética muy cuestionada y la consabida complicidad de algunos obispos apostatas de Evangelio.

Pero lo realmente alarmante además de los enemigos reconocidos, es la denominada quinta columna, ese grupo silente que actúa con el mayor desparpajo y que amenaza con llegar corroer toda la sociedad, la penetración de la delincuencia como fenómeno social se ha hecho común a todos los niveles, allí están los ejemplos de Colombia y México las mafias tiene prisioneros prácticamente a su gobernantes, en esas localidades el narcotráfico está en todo el tejido social, en Colombia la mafia delincuencial actúa libremente con grupos parapoliciales y paramilitares, existe como cosa normal la narcoparapolitica que tiene congresistas, ministros y presidentes, en México las bandas de la droga domina el 70% del país; están en la policía, ministerios y tribunales, por esos antecedentes nos preocupa algo que viene sucediendo en Venezuela”.

Finalmente Antonio González Ordoñez hace una advertencia que consideramos debe ser compartida y discutida en todos los colectivos, sean estos laborales, comunales, estudiantiles, entre otras formas de organización en las cuales se milite, ella tiene que ver con la permanencia de los valores del capitalismo, en contraposición a los que deben florecer en la sociedad que estamos construyendo, partiendo de la ética socialista; así para lo que compete a esta reflexión, vamos a extraer del último párrafo, algunos elementos que consideramos claves como aportes a los colectivos, no sin antes decir que compartimos el artículo en casi todas sus partes.

“La peor amenaza es el vicio en una sociedad, la degradación moral es más mortífera que una invasión armada, es la perversión de nuestros valores, es el basamento ideológico del capitalismo, la ostentación, la trampa, la supremacía, el crimen, la ganancia (…)vemos que en cualquier oficina pública para cualquier trámite administrativo hay que bajarse de la mula, por ello indicamos que el caso de los alimentos en mal estado (PDVAL) es un alerta ante las mafias y la corrupción la cual hay que acabar de manera contundente, es la hora de profundizar la revolución hacer una poda desde lo más alto hasta la raíz. Es tiempo de parar ese flagelo, sino la revolución se caerá desde adentro.”

Aspiramos que con los aportes que hace Antonio G. Ordoñez y otros que hacen uso de medios alternativos como “aporrea”, para caracterizar el momento, más estos comentario, sean contribuciones al debate, la tertulia y la conversa diaria que debemos desarrollar en nuestros espacios políticos y cotidianos.

Movimiento pedagógico revolucionario de Venezuela
baredu25@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2362 veces.



Bartolo Hernández


Visite el perfil de Bartolo Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: